viernes, 14 de abril de 2017

Homenaje a los guerrilleros antifranquistas fusilados en Carabanchel





“En reconocimiento a los luchadores antifranquistas ejecutados en Madrid entre 1945 y 1949 enterrados en este cementerio, valedores y defensores de la Libertad y la Democracia. Y a todos los guerrilleros, hombres y mujeres, desconocidos y silenciados, por la misma causa”

Estela mural. Cementerio Sur de Carabanchel
Madrid, 1 de diciembre de 2002

ADÁN ABAD QUINTANILLA, José Antonio. Comunista, natural de La Carolina (Jaén); vecino de Madrid. Recluido en el campo de trabajo de Valdemanco (Madrid), donde los presos políticos "redimían penas" trabajando en la construcción del ferrocarril Madrid-Burgos, junto a Mariano Fernández Garde, consiguieron hacerse con unos 100 kilos de dinamita que entregaron a Juan Sanz Pascual “Félix”, miembro de la Agrupación Guerrillera de Madrid con la que habían contactado a través de Luis Jiménez “Soldado”, que tenía a varios familiares internados en el campo. El 28 de diciembre, temiendo ser descubiertos por la Guardia Civil, se fugaron del campo y se escondieron en Madrid, incorporándose a la guerrilla madrileña, dirigida por Augusto Díez Rebolledo “Emilio”. El 12 de febrero de 1947, unos días antes del aniversario del triunfo del Frente Popular en 1936, Francisco García Manzanedo “Pelón” y Francisco Villalba Cruz “Ochoa”, responsables comunistas en el barrio de Usera, recibieron la orden de recoger seis bombas del domicilio de Ángel Blázquez y colocarlas en diferentes lugares de la capital. Cuando “Pelón” iba a colocar una de ellas en el cuartel de la Guardia Civil de Usera fue detenido por el guardia de la puerta. Por él se llegó al que le había entregado los explosivos, Andrés Núñez “Campos” y, tras diversas pesquisas, a la captura de “Paco el Catalán” y una cincuentena de guerrilleros y militantes comunistas. A fin de intentar contrarrestar la debacle sufrida, el 14 de febrero, Juana Doña y José Antonio Adán hicieron estallar un cartucho de dinamita en las oficinas de Embajada de Argentina. Por su parte, Juan Arribas Buedo y Mariano Fernández Garde colocaron otro junto a los locales de la Brigada de Investigación Criminal situados en la calle Correos. A finales de mes, todos ellos habían sido detenidos. Condenado a muerte, al amanecer del  26 de agosto de 1947 fue fusilado en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, en una saca de 14 antifascistas. En la actualidad su cuerpo se encuentra enterrado en un sepulcro del cementerio Sur de Carabanchel Alto, junto al resto de fusilados aquel día.



 ÁLAMO GARCÍA, Luis del. Comunista, nació en Madrid en 1918. Mecánico carpintero. En 1932 ingresó en la UGT y en 1936 en las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU). Al estallar la guerra se enroló como voluntario en las milicias ferroviarias, en la “Columna de Mangada”, destacada en la sierra, y después en Navalperal de Pinares (Ávila). Al reorganizarse el ejército le destinaron a una división blindada, acabando la guerra de teniente en el frente de Levante. Detenido en Valencia, estuvo en diversos campos de concentración -“Miguel de Unamuno” (Madrid)…- hasta 1941, en que salió libre. A las pocas semanas le llamaron a filas, cumpliendo el servicio militar en África. Al volver en 1943 se puso a trabajar en un taller de la calle Lope de Rueda. En el otoño de 1944 se organiza en el PCE. En enero de 1945 fue encuadrado por José Carretero en el grupo número 3 de la Agrupación Guerrillera de Madrid, dirigido por José Carmona. El 15 de enero llegó a Madrid José Vitini, procedente de Francia, pasando a dirigir la guerrilla madrileña. El 25 de febrero Luis del Álamo participa en el asalto a la subdelegación de Falange en la calle Ávila, barrio de Cuatro Caminos; como consecuencia de tal acción mueren dos falangistas: Martín Mora y David Lara. La detención el 20 de marzo de Juan Casín inició la desarticulación de la guerrilla madrileña. El 10 de abril la policía detuvo a Carmona y al día siguiente a Luis del Álamo, quien declaró que no había visto nada ni sabía nada de la muerte de los dos falangistas, al haberse quedado en la puerta vigilando. El 23 de abril de 1945 tiene lugar la vista, presidida por el tristemente célebre Enrique Eymar, "contra Vitini y diez más" -causa 129.185-, y se conoce la sentencia: Luis del Álamo y seis más son condenados a muerte, tres a doce años y una, absuelta. El 28 de abril son fusilados en el campo de tiro de Campamento y enterrados a continuación en una fosa común del cementerio de Carabanchel. Su cuerpo se encuentra en la actualidad enterrado en el nicho 14 del Cementerio Sur de Carabanchel junto a los de sus camaradas.


ARRIBAS BUEDO, Juan. Comunista, natural de Las Pedroñeras (Cuenca). Recluido en el campo de trabajo de Valdemanco (Madrid), donde los presos políticos "redimían penas" trabajando en la construcción del ferrocarril Madrid-Burgos, junto a Mariano Fernández Garde y José Antonio Adán Quintanilla, consiguieron hacerse con unos 100 kilos de dinamita que entregaron a Juan Sanz Pascual “Félix”, miembro de la Agrupación Guerrillera de Madrid con la que habían contactado a través de Luis Jiménez “Soldado”, que tenía a varios familiares internados en el campo. El 28 de diciembre, temiendo ser descubiertos por la Guardia Civil, se fugaron del campo y se escondieron en Madrid, incorporándose a la guerrilla madrileña, dirigida por Augusto Díez Rebolledo “Emilio”. El 12 de febrero de 1947 Francisco García Manzanedo “Pelón” y Francisco Villalba Cruz “Ochoa”, responsables comunistas en el barrio de Usera, recibieron la orden de recoger seis bombas del domicilio de Ángel Blázquez y colocarlas en diferentes lugares de la capital. Cuando “Pelón” iba a colocar una de ellas en el cuartel de la Guardia Civil de Usera fue detenido por el guardia de la puerta. Por él se llegó al que le había entregado los explosivos, Andrés Núñez “Campos” y, tras diversas pesquisas, a la captura de “Paco el Catalán” y una cincuentena de guerrilleros y militantes comunistas. A fin de intentar contrarrestar la debacle sufrida, el 14 de febrero, Juana Doña y José Antonio Adán hicieron estallar un cartucho de dinamita en las oficinas de Embajada de Argentina. Por su parte, Juan Arribas Buedo y Mariano Fernández Garde colocaron otro junto a los locales de la Brigada de Investigación Criminal situados en la calle Correos. A finales de mes, todos ellos habían sido detenidos. Condenado a muerte, fue fusilado en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, al amanecer del 26 de agosto de 1947, en una saca de 14 antifascistas. En la actualidad su cuerpo se encuentra enterrado en un sepulcro del Cementerio Sur de Carabanchel (Madrid), junto al resto de fusilados aquel día.



BLÁZQUEZ BLÁZQUEZ, Ángel “Ángel”. Comunista, nació en Pedro Bernardo (Ávila) en 1915. Mecánico. Enlace entre la guerrilla de Gredos y Madrid, gracias a que con un camión, propiedad de su primo Julián Martín Sierra, hacía portes de madera entre Casavieja (Ávila) y Talavera de la Reina (Toledo). Al ser detectado por la Guardia Civil, se escondió en Madrid, colaborando con Pedro Sanz “Paco el Catalán” en la fabricación de bombas, tarea para la que preparó un pequeño taller clandestino en la casa de sus suegros, en el barrio de Ciudad Lineal de Madrid. Los percutores que hacían explotar las bombas se los suministraban Clemente Sánchez López y Ramón Rebollo Asenjo, si bien no sabían el uso dado a las piezas que fabricaban, válvulas para la calefacción. La dinamita se la proporcionaban dos enlaces: Isabel Ruiz Hernández y Pilar de la Torre Ruiz. El 12 de febrero de 1947, unos días antes del triunfo del Frente Popular en 1936, Francisco García Manzanedo “Pelón” y Francisco Villalba Cruz “Ochoa”, responsables comunistas en el barrio de Usera, recibieron la orden de recoger seis bombas del domicilio de Ángel Blázquez y colocarlas en diferentes lugares de la capital. Cuando “Pelón” iba a colocar una de ellas en el cuartel de la Guardia Civil de Usera fue detenido por el guardia de la puerta. Por él se llegó al que le había entregado los explosivos, Andrés Núñez “Campos” y, tras diversas pesquisas, a la captura de “Paco el Catalán” y una cincuentena de guerrilleros y militantes comunistas, entre los que se encontraba Ángel Blázquez. El 17 de marzo de 1947 fue fusilado en el campo de tiro de Campamento, en Madrid, a los 33 años de edad, junto a “Paco el Catalán”, Andrés Núñez Pablo, Fernando Bueno Sabaro, Antonio Criado Cano y Anacleto Celada. Su cuerpo se encuentra enterrado en el nicho 33 del Cementerio Sur de Carabanchel, en Madrid.


BUENO SABARO, Fernando “Cuáter”. Comunista, nació en Puente de Vallecas (Madrid) en 1914. Matarife de profesión. Hermano de Manuel Bueno “Maquinista”. Exiliado en Argentina, fue captado por José Pons en sus conferencias sobre Unión Nacional, formando un  grupo para venir a España "para destruir la política quiñonista". En el otoño de 1943 llegó a España junto a José Isasa, José Pons y Antonio Moreno. Fernando Bueno fue enviado a Andalucía para realizar una misión, siendo detenido. A los diez meses fue puesto en libertad y volvió a Madrid. En 1946 pasó a la Agrupación de Gredos como delegado político. El 8 de julio de 1946 se reúne en el bar Pacífico, en la Avda, Ciudad de Barcelona de Madrid, con Llerandi, incorporado a la Agrupación de Gredos como delegado de propaganda, José Isasa “Fermín” y Feliciano Bejarano “Salvador”. Juntos marchan en tren a Villa del Prado, donde se entrevistan con Adolfo Lucas Reguilón “Severo Eubel de la Paz”, jefe de la llamada “Zona M”. Tras la reunión acompañará a Manuel Tabernero “Lyon”, jefe de la Agrupación de Gredos, a buscar a sus guerrilleros que se encontraban dispersos por la sierra. A finales de julio, tras recibir diversas noticias de que Jesús Bayón, jefe de la Agrupación Guerrillera de Extremadura, se había hecho cargo de ellos, la comitiva decide retirarse a la base de Talavera de la Reina (Toledo), mientras Llerandi se dirige a Madrid para informar de la situación a “Fermín”. Como resultado de ello, y del enfrentamiento de “Carlos” con otros jefes guerrilleros, se decide celebrar una reunión en Talavera. En ella Llerandi informa de las instrucciones recibidas de “Fermín”: la sustitución de “Carlos” al frente de la Agrupación extremeña y su traslado a la de Gredos, a las órdenes de Manuel Tabernero. Los últimos días de agosto los pasan en la zona, esperando la llegada de “Paco el Catalán” para hacerse cargo de la Agrupación Guerrillera de Extremadura. Éste no llegó, ocupando su puesto Julio Navas “Fabián”, cuya misión inicial era la de delegado de propaganda. Desde Talavera marchan todos juntos a la sierra, para celebrar, cerca de Casavieja (Ávila), la asamblea de reorganización con todos los guerrilleros disponibles. En ella se aprobó el nombramiento de Manuel Tabernero como jefe de la Agrupación de Gredos y de Fernando Bueno como delegado político. Como agregados al Estado Mayor figuran: “Carlos”, “Hervás”, “Robles” y “Campos”. El 9 de septiembre enfermaron “Carlos” y “Miguel”, decidiéndose su marcha a Talavera acompañados de Fernando Bueno y Llerandi. El 13 de septiembre de 1946, encontrándose reunidos en la huerta El Establo de los Gregorios, propiedad de la familia Bellido, situada cerca de Talavera de la Reina, fueron localizados por la policía madrileña que iba tras la pista de José A. Llerandi. Tras un primer tiroteo por la mañana, Manuel Tabernero “Lyon” y Jesús Bayón “Carlos”,  se refugiaron en un maizal, pero vino la Guardia Civil de Talavera, mandada por el entonces teniente Ángel Ruiz Ayúcar. Al verse sin escapatoria, ambos jefes, en cumplimiento del código guerrillero se suicidaron. Llerandi y Fernando Bueno intentaron refugiarse en una huerta cercana, perteneciente a la familia Aznar, pero ésta se encontraba vigilada, siendo detenido Llerandi; Fernando Bueno, aunque herido, logró escapar y refugiarse en Madrid. Tras la muerte de “Lyon”, Fernando Bueno fue nombrado jefe de la Agrupación de Gredos, si bien no se incorporará hasta finales del 46, tras reponerse en Madrid de las heridas sufridas en Talavera. Mientras tanto, “Robles”, que había sido nombrado jefe de la Agrupación de forma provisional, convocó a todos los guerrilleros en la sierra de La Bantera, término de Pedro Bernardo (Ávila), para pasar juntos la Navidad y fin de año, y aprovechar para celebrar debates políticos. Desde el 20 de diciembre fueron llegando los guerrilleros. El 28 llegó de Madrid Fernando Bueno. Al amanecer del día 29 un pelotón de guardias atacó el campamento. En medio del tiroteo los guerrilleros pudieron replegarse y escapar, quedando dos guardias heridos y un enlace muerto. Los guerrilleros, que habían marchado cada uno por su lado se reunieron a media mañana, salvo cinco que se extraviaron. Tras la reorganización, “Robles” fue nombrado jefe de Estado Mayor, Donato García “Arruza” de organización y Antonio Lombardo “Luna” de información. Contaba con tres guerrillas, lideradas por Avelino Blanco “Lucero”, Cándido de Paz “Moreno” y Justo Ballesteros “Hervás”. A comienzos de año, “Cuáter” enfermó del estómago, marchándose a Madrid en enero de 1947. El 12 de febrero de 1947, unos días antes del triunfo del Frente Popular en 1936, Francisco García Manzanedo “Pelón” y Francisco Villalba Cruz “Ochoa”, responsables comunistas en el barrio de Usera, recibieron la orden de recoger seis bombas del domicilio de Ángel Blázquez y colocarlas en diferentes lugares de la capital. Cuando “Pelón” iba a colocar una de ellas en el cuartel de la Guardia Civil de Usera fue detenido por el guardia de la puerta. Por él se llegó al que le había entregado los explosivos, Andrés Núñez “Campos” y, tras diversas pesquisas, a la captura de “Paco el Catalán” y una cincuentena de guerrilleros y militantes comunistas, entre los que se encontraba Fernando Bueno, jefe de la Agrupación de Gredos, convaleciente en Madrid. El 17 de marzo de 1947 fue fusilado en Campamento (Madrid), junto a Pedro Sanz Prades “Paco el Catalán”, Andrés Núñez Pablo, Ángel Blázquez, Antonio Criado Cano y Anacleto Celada.


CARMONA VALDEOLIVAS, José “Fantasma”. Comunista, nacido en 1916. Ebanista. Detenido por los franquistas, el 9 de octubre de 1941 se fugó del Hospital Provincial de Madrid, donde la habían llevado desde la cárcel de Yeserías. En octubre-noviembre de 1944 se organizó en el PCE. En enero de 1945 fue encuadrado por José Carretero en el grupo número 3 de la Agrupación Guerrillera de Madrid, grupo que pasará a dirigir. El 15 de enero llegó a Madrid José Vitini, procedente de Francia, pasando a dirigir la guerrilla madrileña. El 25 de febrero de 1945, Félix Plaza “Francés”, Tomás Jiménez, José Carmona “Fantasma”, Domingo Martínez y Luis del Álamo asaltarán la subdelegación de Falange en la calle Ávila; como consecuencia de tal acción murieron los falangistas Martín Mora y David Lara. José Carmona será acusado de ser el autor material del asesinato del primero. El 24 de marzo participa en el asalto a un almacén de maderas situado en la calle General Ricardos. El 10 de abril es detenido. El 25 de abril de 1945 tiene lugar la vista, presidida por el tristemente célebre Enrique Eymar, "contra Vitini y diez más" -causa 129.185-, y se conoce la sentencia: José Carmona y seis más son condenados a muerte, tres a doce años y una, la mujer de Juan Casín, absuelta. El 28 de abril son fusilados en el acuartelamiento de Campamento y enterrados a continuación en una fosa común del cementerio de Carabanchel. En la actualidad su cuerpo se encuentra enterrado en el nicho 16 del Cementerio Sur de Carabanchel.

    

CARRALERO VICENTE, Julio Antonio. Comunista, nació en Madrid en 1926. Miembro de la organización clandestina del PCE en Madrid. Fue detenido en noviembre de 1946 y fusilado, al amanecer del 26 de agosto de 1947, en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, en una saca de 14 antifascistas, entre los que se encontraba Eugenio Gómez, “Motorista”. En la actualidad su cuerpo se encuentra enterrado en un sepulcro del cementerio de Carabanchel Alto, en Madrid, junto al resto de fusilados aquel día.


CARRANQUE SÁNCHEZ, Francisco Esteban “Paquito”. Comunista, nació en Madrid el año 1923. Hijo de Juan y Nicolasa. Mecánico de profesión. Miembro de la 21ª Brigada (Gard) de la 3ª División de la Agrupación de Guerrilleros Españoles (AGE). Formó parte del grupo de guerrilleros españoles que, al mando de Cristino García y Gabriel Pérez, atacaron el 22 de agosto de 1944 una columna alemana compuesta por 1.500 hombres cerca del castillo de Tornac, "batalla de La Madelaine". Posteriormente pasó a España, incorporándose a la Agrupación Guerrillera de Madrid. Fue uno de los seis guerrilleros que componían el Grupo Especial de Cristino. En abril de 1945 participó en el intento de asalto a una sucursal del Banco Español de Crédito en la calle Velázquez de Madrid. Intervino como cómplice en la ejecución de León Trilla, llevada a cabo en Madrid el 6 de septiembre de 1945 por José Olmedo. También intervino el 15 de octubre en la de Alberto Pérez Ayala, compañero de Trilla, debido a que las acciones de ambos ex dirigentes comunistas ponían en peligro a toda la organización. El 9 de octubre de 1945 participó en el asalto a una sucursal del banco Central en el Paseo de las Delicias. Fue detenido el 15 de octubre, debido a las sospechas levantadas al realizar varias compras que excedían sus posibilidades económicas. El 22 de enero de 1946 fue sometido a juicio en Alcalá de Henares ante el Juzgado Especial de Espionaje y Comunismo, dirigido por el fatídico coronel Eymar, junto al resto de integrantes del "expediente Cristino". Carranque fue condenado a muerte y trasladado a la prisión de Carabanchel, donde le fue comunicado el 20 de febrero el "enterado" de Franco. Fue fusilado junto a Cristino García y diez antifranquistas más el 21 de febrero de 1946 a las 7,00 h. en el campo de tiro de Campamento. Su cuerpo se encuentra enterrado, junto a los de sus camaradas Cristino García Granda y Alfredo Ibias Pereira en el nicho 147 del Cementerio Sur de Carabanchel.


CASÍN ALONSO, Juan. Comunista madrileño, nacido en 1897. Guardia municipal de Madrid. Casado con Rufina Murillas, con la que tuvo cuatro hijos. Hermano de Hilario Casín. Secretario de Organización del Comité Provincial y enlace con la Secretaría Político-Militar de la delegación del Comité Central del PCE. Entre el 1 y el 10 de enero, con la ayuda de Félix Plaza, Domingo Martínez Malmierca, Manzanares y Anselmo “Americano”, instala una imprenta clandestina en una habitación subterránea, a la que se accedía desde el pozo de su casa, en la calle Cervantes del barrio madrileño de Carabanchel. El 20 de marzo de 1945, en medio de un gran despliegue policial, dado el revuelo causado por el asalto a la subdelegación de la Falange en Cuatro Caminos en el que murieron dos falangistas, fue registrada su casa, descubierta la "minerva" que ocultaba en el pozo, y detenido junto a su mujer. Aunque Casín resistió heroicamente las torturas, la vigilancia establecida sobre su casa llevó a la detención de Martínez Malmierca y, a partir de ahí, al desmantelamiento casi al completo de la guerrilla madrileña. El 18 de abril la mayor parte de ellos estaba en la cárcel de Carabanchel. En diez días se llevaron a cabo el juicio, la sentencia y la ejecución de los encartados. El 25 de abril de 1945 tiene lugar la vista, presidida por el tristemente célebre Enrique Eymar, "contra Vitini y diez más" -causa 129.185-, y se conoce la sentencia: Juan Casín y seis más son condenados a muerte y tres a doce años. Su mujer, Rufina Murillas, es declarada inocente. El 28 de abril son fusilados en el acuartelamiento de Campamento y enterrados a continuación en una fosa común del cementerio de Carabanchel (Madrid). Su cuerpo se encuentra en la actualidad enterrado en el nicho 13 del Cementerio Sur de Carabanchel.


CASTRO RODRÍGUEZ, Manuel. Comunista, nació en Castro Caldelas (Ourense) en 1918. Vaciador de profesión. A mediados de 1942 formó parte de la dirección del PCE en la zona de Hautes y Basses Pirénées, Gers y Las Landas (Francia). Responsable del aparato de pasos. Junto a Carrasco y Gabarrón mandó un grupo de guías especializados en el paso clandestino de los Pirineos, el cual comenzó a actuar a finales de 1940. Miembro del grupo OSEAU, dedicado a facilitar la evasión de FFL y judíos. Según Sixto Agudo, desde noviembre de 1942 pasaron decenas de oficiales y aviadores. Los llevaban hasta Andorra, en un camión conducido por Castro. Allí se hacía cargo de ellos Sergio Miguel. Dirigía el grupo el comandante del ejército francés Querillac, relacionado con la dirección de los grupos francos Pomiers, cuyo centro de recepción estaba en Toulouse. Jefe de la 4ª División del XIV Cuerpo de Guerrilleros Españoles, entre abril y octubre de 1943. Su zona de actuación se extendía por los Pyrénées-Orientales, Ariège, Hérault, Aude, Tarn y Aveyron. En agosto de 1944 fue nombrado jefe de la 26ª División de la Agrupación de Guerrilleros Españoles, desplegada en territorio pirenaico y compuesta por las Brigadas del Aude, Ariège y Pyrénées-Orientales. Su E.M. se hallaba instalado en un bosque cerca de Rivel (Aude). Fue uno de los más destacados guerrilleros en la batalla de la Madeleine, junto a Cristino García. En 1945 pasó a España, al frente de grupo de seis hombres (Alfonso Martínez Trigo “Solitario”, Clemades Rubio Blázquez “Pernales”…), con el objetivo de reforzar la lucha guerrillera en las sierras de Gredos y Guadarrama. El 13 de junio de 1945, en un combate que tuvo lugar en Las Navas del Marqués (Ávila), los guerrilleros perdieron a cinco compañeros, si bien lograron eliminar a dos miembros de la Guardia Civil. Ante esta situación, decidieron trasladarse a la capital para relanzar la resistencia urbana, pasando a formar parte de la Agrupación Guerrillera de Madrid, dirigida por Cristino García. El 20 de octubre de 1946 fue detenido en Madrid, junto a Cristino García y Antonio Medina Vega. Fue fusilado, con Cristino García y diez antifranquista más, el 21 de febrero de 1946 a las 7,00 h. en el campo de tiro de Campamento, en Madrid. Por los méritos alcanzados en la resistencia fue condecorado con la Cruz de Guerra.



CELADA GARCÍA, Anacleto “Paleto”. Comunista, natural de Talavera de la Reina (Toledo). Miembro de la Agrupación Guerrillera de Madrid, el 15 de febrero de 1945 participó en la colocación de varias bombas en la Delegación de Prensa y Propaganda Montesquinza nº 2. El 12 de febrero de 1947, unos días antes del triunfo del Frente Popular en 1936, Francisco García Manzanedo “Pelón” y Francisco Villalba Cruz “Ochoa”, responsables comunistas en el barrio de Usera, recibieron la orden de recoger seis bombas del domicilio de Ángel Blázquez y colocarlas en diferentes lugares de la capital. Cuando “Pelón” iba a colocar una de ellas en el cuartel de la Guardia Civil de Usera fue detenido por el guardia de la puerta. Por él se llegó al que le había entregado los explosivos, Andrés Núñez “Campos” y, tras diversas pesquisas, a la captura de “Paco el Catalán” y una cincuentena de guerrilleros y militantes comunistas, entre los que se encontraba Anacleto Celada “Paleto”. El 17 de marzo de 1947 fue fusilado en el Campo de Tiro de Campamento de Madrid, junto a Pedro Sanz Prades “Paco el Catalán”, Andrés Núñez Pablo, Fernando Bueno Sabaro, Antonio Criado Cano y Ángel Blázquez Blázquez.


CEPAS SILVA, José Antonio “Lobito”. Comunista de Villanueva de Córdoba. Zapatero. Se incorporó a la sierra el 16 de febrero de 1941, cuando empezaron a buscarlo por una denuncia que le puso la viuda del derechista Juan Pedro Cabezas, muerto en 1936. Lo acusaba de haberlo visto entrar en su casa el día en que detuvieron a su marido. Enseguida se presentaron en su domicilio los guardias municipales para detenerlo. Les pidió pasar un momento al lavabo, y aprovechó para huir por la puerta trasera. En la sierra se unió a la partida de Miguel López Cabezas “Moraño” o “Parrillero”, cuya zona de actuación se extendía entre el Sur de Ciudad Real y el norte de Córdoba. El 20 de marzo de 1943 se unieron los hermanos Alfonso y Manuela Díaz Cabezas “Los Parrilleros” actuando en aquella época esta partida por la sierra de Fuencaliente (Ciudad Real), de donde pasarán pronto a su tierra natal de Villanueva, al lugar Raya de la Pizarra y cerro de los Puntales.  El 17 de mayo se toparon con una patrulla de la guardia civil en el interior de un cortijo y hubieron de salir corriendo al amparo de la noche, si bien los disparos hirieron mortalmente a un enlace que les acompañaba, Andrés Cepas Luna, de Villanueva. Tuvieron luego campamentos y diferentes bases en la divisoria de Córdoba y Ciudad Real: en Mañuelas -Cardeña-, en la sierra Quintana y valle de La Víbora –Fuencaliente-, en la Hoz del Panizar –Jaén- y en los valles de Alcudia y de Ventillas. En este último tuvieron su último campamento, en la Hoya Cherrera, en la sierra de Abulagoso. A comienzos de 1944 se unieron al grupo de Julián Caballero, ex alcalde comunista de Villanueva de Córdoba. En las primeras semanas de 1944 fueron sorprendidos por la guardia civil en el cortijo de La Campanilla, montes de Adamuz (Córdoba), cuando se acercaron a una choza a recoger un cocido. En el tiroteo resultó herido en una pierna Julián Caballero. Entre Manuela y María Josefa “Mojea” curaron al herido utilizando el caldo de cocer jara y tomillo. En febrero, y hallándose sin provisiones, se presentaron en pleno día en el cortijo de El Tibio, zona de La Raña, Fuencaliente, con tan mala fortuna que se metieron en un destacamento de la guardia civil establecido allí recientemente. En el tiroteo fue abatido Miguel “Moraño” o “Parrillero”, mientras los demás pudieron alcanzar la espesura del bosque. El cadáver fue expuesto en la plaza de Villanueva de Córdoba, su pueblo natal, haciendo pasar delante del mismo a la mujer de “Lobito”, a la de Julián Caballero y a otras, mientras les hacían la siguiente pregunta: "¿Conoce usted a este bandolero y a su puta generación?". En abril sorprendieron a unos cazadores en un cortijo cercano a Villanueva a los que arrebataron las escopetas tras comer con ellos. El primero de septiembre asaltaron el caserío Fuenlabrada, término de Almodóvar (Córdoba). El 16 de noviembre se produce la separación de Julián Caballero, por disputas internas. El 17 de noviembre, por la noche, Inocencio “Borrica”, que actuaba como jefe de la partida tras la baja de Miguel, dio muerte por equivocación a un primo suyo, Vicente Ginés, que se hallaba practicando la caza "del garlito". El 20 de diciembre de 1944 “Los Parrilleros” fueron sorprendidos en el cortijo Los Herraderos, término de Fuencaliente, por un destacamento de la guardia civil cuando intentaban atracarlo. Tras unos minutos de tiroteo, José Antonio Cepas, Alfonso y Manuela Díaz se rindieron "a condición de que les respetasen la vida". A eso de las 11 de la noche les llevaron al cuartelillo de Fuencaliente. A la mañana siguiente se concentró en el cuartelillo toda la gente de derechas y de Falange, que empezó a pedir a gritos el linchamiento de los presos. El 22 de diciembre les fue tomada declaración, pasando en los días siguientes al cuartel de Villanueva de Córdoba, donde les sometieron a nuevos interrogatorios. En el Sector Móvil de la Fuente Vieja fueron maltratados por la elite falangista y militar. Aquí les prepararon unos informes llenos de malicia. El atestado de la guardia civil acusa de comunista a José A. Cepas, de 43 años, y de "participar en detenciones en 1936, que luego fueron fusilados". A Alfonso, de 22 años, lo acusan de desertor del servicio militar, de comunista y de haber pertenecido a los Pioneros Rojos. A Manuela, de 29 años, madre de 3 hijos, la acusan de "concubina" y de haber pertenecido a las Mujeres Comunistas de Villanueva. El informe de Falange, en los mismos términos peyorativos, está firmado por Martos, delegado de Información e Investigación, remitido por el alcalde Antonio Fernández, como jefe local del Movimiento. En tercer lugar, se incluye un tercer informe, exclusivo del alcalde, en los mismos términos descalificadores, como personas de "mala conducta". El 4 de enero de 1945 ingresaron en la prisión de Ciudad Real. Después, en la madrileña de Carabanchel, los hombres, y en la de Ventas, Manuela. El instructor en Madrid fue el coronel Enrique Duarte, primero, y después, Eymar. El 12 de abril de 1945 volvieron a declarar. José A. Cepas insistió en que la denuncia que le ponía la señora de Villanueva era falsa, y que Inocencio fue el autor de la muerte del cazador. El consejo de guerra se celebró el 16 de diciembre de 1945, en el Paseo del Prado de Madrid. El defensor alegó que los procesados se entregaron sin resistencia y que no cometieron hechos de sangre. Sin embargo, los tres fueron condenados a muerte. Curiosamente, a ninguno de los tres se culpa directamente de la muerte del cazador de Fuencaliente, sino que se dice que murió "por disparos de alguno de los procesados o por “Parrillero”". La Auditoría de Madrid confirmó su aprobación el 28 de diciembre de 1945. El 20 de febrero de 1946 llegó a la prisión de Carabanchel el "enterado" de Franco, contra Alfonso y José A. Cepas. A Manuela se le había conmutado la pena de muerte por treinta años de cárcel. Al mismo tiempo se comunicaba el "enterado" a otros 10 presos de Carabanchel, entre ellos Cristino García. El 21 de febrero de 1946 a las 7,00 h. en el campo de tiro de Campamento, Madrid, cayeron abatidos los doce. Todos fueron víctimas del Juzgado Especial de Espionaje y Comunismo, con jurisdicción en toda España, dirigido por el coronel Eymar.  


CORDERO BAZAGA, Blas “Pantera”. Comunista, nació en Aldea del Cano (Cáceres) el año 1914. Jornalero. Enviado por el PCE desde Francia, en compañía de “Gallego” y Cándido Mañanas Servant, en enero de 1945 llegaron a Madrid. Por el camino dieron muerte a un agente que les pidió la documentación en el tren a Barcelona. Miembro de la Agrupación Guerrillera de Madrid, dirigida por Cristino García. A primeros de junio de 1945 se trasladó a la sierra con un grupo de ocho guerrilleros al mando de Cándido Mañanas, estableciendo el campamento en Collado Ventoso, en las proximidades de Collado Villalba (Madrid). Detectada su presencia, el 14 de junio fueron localizados en el Molino Nuevo, en las proximidades de las Navas del Marqués (Ávila), resultando muertos cinco guerrilleros y el resto detenidos en los días siguientes, a excepción de José Olmedo “Grande”. Blas Cordero resultó herido, siendo detenido el 20 de junio en Valdemorillo (Madrid). Intentó suicidarse sin éxito con un golpe en la garganta. Condenado a muerte, el 20 de febrero de 1946 le fue comunicado en la prisión madrileña de Carabanchel el "enterado" de Franco. Fue fusilado, junto a Cristino García y diez antifranquista más, el 21 de febrero a las 7,00 h. en el Campo de Tiro de Campamento, Madrid, siendo enterrado en el Cementerio Sur de Carabanchel.


CRIADO CANO, Antonio. Comunista. Miembro de la Agrupación Guerrillera de Madrid con Pedro Sanz “Paco el Catalán” y Augusto Díez “Emilio”.  El 12 de febrero de 1947, unos días antes del triunfo del Frente Popular en 1936, Francisco García Manzanedo “Pelón” y Francisco Villalba Cruz “Ochoa”, responsables comunistas en el barrio de Usera, recibieron la orden de recoger seis bombas del domicilio de Ángel Blázquez y colocarlas en diferentes lugares de la capital. Cuando “Pelón” iba a colocar una de ellas en el cuartel de la Guardia Civil de Usera fue detenido por el guardia de la puerta. Por él se llegó al que le había entregado los explosivos, Andrés Núñez “Campos” y, tras diversas pesquisas, a la captura de “Paco el Catalán” y una cincuentena de guerrilleros y militantes comunistas, entre los que se encontraba Antonio Criado. El 17 de marzo de 1947 fue fusilado en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, junto a “Paco el Catalán”, Andrés Núñez Pablo, Fernando Bueno Sabaro, Ángel Blázquez Blazquez y Anacleto Celada.


DÍAZ CABEZAS, Alfonso “Parrillero”. Comunista de Villanueva de Córdoba. El 20 de marzo de 1943 marchó a la sierra, para no incorporarse al servicio militar, en compañía de su hermana, Manuela, uniéndose a la partida de Miguel López Cabezas “Moraño” o “Parrillero” que actuaba en aquella época por la sierra de Fuencaliente, de donde pasarán pronto a su tierra natal de Villanueva, al lugar Raya de la Pizarra y cerro de los Puntales.  El 17 de mayo se toparon con una patrulla de la guardia civil en el interior de un cortijo y hubieron de salir corriendo al amparo de la noche, si bien los disparos hirieron mortalmente a un enlace que les acompañaba, Andrés Cepas Luna, de Villanueva. Tuvieron luego campamentos y diferentes bases en la divisoria de Córdoba y Ciudad Real: en Mañuelas, Cardeña, en la sierra Quintana y valle de La Víbora, Fuencaliente, en la Hoz del Panizar, Jaén y en los valles de Alcudia y de Ventillas. En este último tuvieron su último campamento, en la Hoya Cherrera, en la sierra de Abulagoso. A finales de 1943 se hallaban por el barranco Aragón, de Villanueva, porque Manuela estaba a punto de dar a luz. Ella sola, junto a un arroyo, bajo los rigores del invierno, hubo de afrontar el parto, cerca del cortijo de “Che”. A las dos semanas entregaron al niño en la Molina de Fernández. Esta familia lo llevó al Madroñal, donde había un destacamento de la guardia civil, y de aquí, al Hospital de Villanueva. El niño murió al cabo de un año. A comienzos de 1944 se unieron al grupo de Julián Caballero, ex alcalde comunista de Villanueva de Córdoba. En las primeras semanas de 1944 fueron sorprendidos por la guardia civil en el cortijo de La Campanilla, montes de Adamuz, cuando se acercaron a una choza a recoger un cocido. En el tiroteo resultó herido en una pierna Julián Caballero. En febrero, y hallándose sin provisiones, se presentaron en pleno día en el cortijo de El Tibio, zona de La Raña, Fuencaliente, con tan mala fortuna que se metieron en un destacamento de la guardia civil establecido allí recientemente. En el tiroteo fue abatido Miguel “Moraño” o “Parrillero”, mientras los demás pudieron alcanzar la espesura del bosque. En abril sorprendieron a unos cazadores en un cortijo cercano a Villanueva a los que arrebataron las escopetas tras comer con ellos. El primero de septiembre asaltaron el caserío Fuenlabrada, término de Almodóvar. El 16 de noviembre se produce la separación de Julián Caballero, por disputas internas. El 17 de noviembre, por la noche, Inocencio “El Borrica”, que actuaba como jefe de la partida tras la baja de Miguel, dio muerte por equivocación a un primo suyo, Vicente Ginés, que se hallaba practicando la caza "del garlito". El 20 de diciembre de 1944 “Los Parrilleros” fueron sorprendidos en el cortijo Los Herraderos, término de Fuencaliente, por un destacamento de la guardia civil cuando intentaban atracarlo. Tras unos minutos de tiroteo, José Antonio Cepas, Alfonso y Manuela Díaz se rindieron "a condición de que les respetasen la vida". A eso de las 11 de la noche les llevaron al cuartelillo de Fuencaliente. A la mañana siguiente se concentró en el cuartelillo toda la gente de derechas y de Falange, que empezó a pedir a gritos el linchamiento de los presos. El 22 de diciembre les fue tomada declaración, pasando en los días siguientes al cuartel de Villanueva de Córdoba, donde les sometieron a nuevos interrogatorios. En el Sector Móvil de la Fuente Vieja fueron maltratados por la elite falangista y militar. Aquí les prepararon unos informes llenos de malicia. El atestado de la guardia civil acusa de comunista a José A. Cepas, de 43 años, y de "participar en detenciones en 1936, que luego fueron fusilados". A Alfonso, de 22 años, lo acusan de desertor del servicio militar, de comunista y de haber pertenecido a los Pioneros Rojos. A Manuela, de 29 años, madre de 3 hijos, de 10, 5 y 1 año, la acusan de "concubina" y de haber pertenecido a las Mujeres Comunistas de Villanueva. El informe de Falange, en los mismos términos peyorativos, está firmado por Martos, delegado de Información e Investigación, y remitido por el alcalde Antonio Fernández, como jefe local del Movimiento. En tercer lugar, se incluye un tercer informe, exclusivo del alcalde, en los mismos términos descalificadores, como personas de "mala conducta". El 4 de enero de 1945 ingresaron en la prisión de Ciudad Real. Después, en la madrileña de Carabanchel, los hombres, y en Las Ventas, Manuela. El instructor en Madrid fue el coronel Enrique Duarte, primero, y después, Eymar. El 12 de abril de 1945 volvieron a declarar. Alfonso corraboró la muerte del cazador por parte de Inocencio. El consejo de guerra se celebró el 16 de diciembre de 1945, en el Paseo del Prado de Madrid. El defensor alegó que los procesados se entregaron sin resistencia (el único que disparó fue Inocencio), y que no cometieron hechos de sangre. Sin embargo, los tres fueron condenados a muerte. Curiosamente, a ninguno de los tres se culpa directamente de la muerte del cazador de Fuencaliente, sino que se dice que murió "por disparos de alguno de los procesados o por “El Parrillero”". La Auditoría de Madrid confirmó su aprobación el 28 de diciembre de 1945. El 20 de febrero de 1946 llegó a la prisión de Carabanchel el "enterado" de Franco, contra Alfonso y José A. Cepas. A Manuela se le había conmutado la pena de muerte por treinta años de cárcel. Al mismo tiempo se comunicaba el "enterado" a otros 10 presos de Carabanchel, entre ellos Cristino García. El 21 de febrero de 1946 a las 7,00 h. en el campo de tiro de Campamento, Madrid, cayeron abatidos los doce. Todos fueron víctimas del Juzgado Especial de Espionaje y Comunismo, con jurisdicción en toda España, dirigido por el coronel Eymar.


 DUQUE MOLINA, Diego “Zorro”. Comunista, nació en Villafranca de Córdoba el año 1918. Campesino. Miembro de la Agrupación Guerrillera de Madrid, dirigida por Cristino García. A primeros de junio de 1945 se trasladó a la sierra con un grupo de ocho guerrilleros al mando de Cándido Mañanas, estableciendo el campamento en Collado Ventoso, en las proximidades de Collado Villalba (Madrid). Detectada su presencia, el 14 de junio fueron localizados en el Molino Nuevo, en las proximidades de las Navas del Marqués (Ávila), resultando muertos cinco guerrilleros y el resto detenidos en los días siguientes, a excepción de José Olmedo “Grande”. Diego Duque fue detenido el día 15 en Navas del Rey (Madrid), delatado por el conductor de un camión que sospechó de él al verle herido y armado. Detenido, fue encerrado en la prisión madrileña de Carabanchel. El 20 de febrero de 1946 le llegó el "enterado" de Franco a su sentencia de muerte. Fue fusilado, junto a Cristino García y diez antifranquista más, el 21 de febrero de 1946 a las 7,00 h. en el campo de tiro de Campamento, término de Madrid.



FERNÁNDEZ DE ÁVILA NUÑEZ, Luis. Comunista, nació en Madrid el año 1917; vecino de Madrid. Hijo de Antonio y Consuelo. Carpintero. Ingresó en el PCE en 1941. Miembro de la 21ª Brigada (Gard) de la 3ª División de Guerrilleros Españoles. Según Eduardo Pons, formó parte del grupo de guerrilleros españoles que, al mando de Cristino García y Gabriel Pérez, atacaron el 22 de agosto de 1944 una columna alemana compuesta por 1.500 hombres cerca del castillo de Tornac, "batalla de La Madelaine". Más tarde pasó a España, incorporándose a la Agrupación Guerrillera de Madrid, dirigiendo uno de sus grupos. El 7 de octubre de 1945 tomó parte en el asalto a la sucursal que el banco Central tenía en el Paseo de las Delicias nº 125. Detenido el 16 de octubre de 1945, el 22 de enero de 1946 fue sometido a juicio en Alcalá de Henares (Madrid) ante el Juzgado Especial de Espionaje y Comunismo, dirigido por el fatídico coronel Eymar, junto al resto de integrantes del "expediente Cristino". Fernández de Ávila fue condenado a muerte y trasladado a la prisión de Carabanchel (Madrid) donde el 20 de febrero llegó el "enterado" de Franco. Fue fusilado junto a Cristino García y diez más, el 21 de febrero de 1946 a las 7,00 h. en el campo de tiro de Campamento y enterrado en el cementerio Sur de Carabanchel con el número de entrada 279.


FERNANDEZ GARDE, Mariano. Comunista, natural de Uclés (Cuenca). Recluido en el campo de trabajo de Valdemanco (Madrid), donde los presos políticos "redimían penas" trabajando en la construcción del ferrocarril Madrid-Burgos, junto a Juan Arribas Buedo y José Antonio Adán Quintanilla, consiguieron hacerse con unos 100 kilos de dinamita que entregaron a Juan Sanz Pascual “Félix”, miembro de la Agrupación Guerrillera de Madrid con la que habían contactado a través de Luis Jiménez “Soldado”, que tenía a varios familiares internados en el campo. El 28 de diciembre, temiendo ser descubiertos por la Guardia Civil, se fugaron del campo y se escondieron en Madrid, incorporándose a la guerrilla madrileña, dirigida por Augusto Díez Rebolledo “Emilio”. El 12 de febrero de 1947, días antes del triunfo del Frente Popular en 1936, acuerdan la colocación de bombas en centros oficiales, por indicación de Pedro Sanz “Paco el Catalán”, jefe del Ejército Guerrillero del Centro. Se eligieron como objetivos la Embajada de Argentina, los locales de la B.I.C -situados en el número 2 de la calle Correos-, y el cuartel de la Guardia Civil en Usera. Las dos primeras explotaron, pero al ir a  tirar la tercera fue detenido Francisco García “Pelón”, por el guardia de la puerta. Por él se llegó al que le había entregado los explosivos, Andrés Núñez “Campos” y, tras diversas pesquisas, a la captura de “Paco el Catalán” y un numeroso grupo de guerrilleros y militantes comunistas, entre ellos la de Mariano Fernández, autor del atentado contra los locales de la B.I.C. en la calle Correos. Fue fusilado en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, al amanecer del 26 de agosto de 1947, en una saca de 14 antifascistas. En la actualidad su cuerpo se encuentra enterrado en un sepulcro del Cementerio Sur de Carabanchel, junto al resto de fusilados aquel día.


GARCÍA GRANDA, Cristino. Comunista, nació en la parroquia de Viodo, Ferrero-Luanco (Asturias), en 1913. Marino. Ingresó en la Juventud Comunista en 1930. En 1932 se afilió al Sindicato del Transporte. En la revolución de octubre de 1934 se distinguió como dinamitero, en los asaltos a cuarteles de la guardia civil. El 18 de julio del 36 se encontraba en Sevilla a bordo del barco mercante "Luis Adaro", donde trabajaba como marinero fogonero. Con un grupo de compañeros se adueña del barco, saliendo de allí tras preparar la marcha de Gregorio Blanco y Miguel Casero, dirigentes del PCE en Sevilla. Llegó cinco días más tarde a Avilés, Asturias, pasando por Casablanca. Incorporado al Ejército del Norte operará como jefe de un destacamento de mineros, el batallón 46, y destaca en acciones de hostigamiento en la retaguardia del enemigo, iniciando así su vida de guerrillero. En octubre de 1936 fue sacado de allí por Juan José Manso para pasar a la escuela de Especialidades de Santander. Tras la ruptura del frente, salió de Asturias el 21 de octubre de 1937 en un barco pesquero, junto a otros soldados y unidades republicanas, siendo recogidos por los barcos de guerra ingleses que les trasladaron a Francia. Al llegar a Barcelona pasó a la 235ª Brigada del XIV Cuerpo de Ejército Guerrillero. Cristino obtuvo en ella el grado de teniente, tomando su mando tres meses antes de pasar la frontera. Constituía esta Brigada una fuerza de elite, cuyos componentes actuaban detrás de las fuerzas enemigas como guerrilleros efectuando sabotajes, trabajos de información y también como vanguardia en los combates nocturnos, como tropas de choque en situaciones difíciles, etc. Su última misión en España fue hacer la escolta del Comité Central del PCE en la Agullana. Camino del exilio, cruza la frontera en febrero de 1939. En Francia pasó once meses en un campo de concentración, saliendo a trabajar en las minas de carbón del departamento de Gard, formando parte de la dirección del PCE en la Grand-Combe. Fue uno de los asistentes a la reunión convocada por Jaime Nieto en Toulouse, a principios de 1942, en la que se decidió organizar las guerrillas españolas en la "zona libre", designándose como jefe a Jesús Ríos. También se decidió dar el nombre a las mismas de XIV Cuerpo de Guerrilleros Españoles, en homenaje al XIV Cuerpo de Ejército Guerrillero republicano. En otra reunión más amplia, celebrada en abril de 1942 en una barraca del Coll de Py, en el departamento del Ariège, se formalizó el nombramiento de su Estado Mayor, ratificándose como jefe a Jesús Ríos. Tras el nacimiento del XIV Cuerpo, se fueron formando sus distintas unidades A mediados del verano de 1943, el Comité de la zona Sur de Francia, encabezado por Sixto Agudo y el nuevo E.M. del XIV Cuerpo de Guerrilleros, dirigido por Silvestre Gómez, dieron la orden a Leandro Saún, responsable del PCE de la zona, y a Cristino García de crear la 3ª División, bajo el mando de Cristino. Estaba formada por las brigadas de Lozère (13), Ardèche (19) y Gard (21). El origen de sus actividades fue un grupo deportivo que había formado. Los responsables regionales de la Resistencia le propusieron transformar el "Grupo Deportivo Español" en "Grupo de Guerrilleros" y Cristino García aceptó inmediatamente y con él la casi totalidad del grupo. Y así nació el "Grupo de Guerrilleros de la Lozère" en 1942. Experto en el manejo de explosivos, los atentados y sabotajes dirigidos por Cristino fueron innumerables. Como las armas y los pertrechos escaseaban, el maquis los buscaba en los cuartelillos de policía, en los destacamentos alemanes atacados… Al propio tiempo intensificaron sus trabajos de sabotaje a todo lo que significara ayuda al esfuerzo de guerra alemán: derribo de postes de conducción de energía eléctrica, descarrilamientos de trenes, destrucción de pozos de minas, etc. Sus repetidos ataques hicieron bajar la producción minera de la zona en un 60%. En las cercanías de Alès había una mina, la "Roche-Belle", que producía mil quinientas toneladas diarias. Un día, Cristino descendió a la mina con veinte hombres e hizo subir a todo el personal. Transcurrida media hora durante la cual se quedó solo en el pozo poniendo cargas de dinamita, subió y gritó a todos: "Rápido, dispersaos, la mina va a saltar". Y un sordo fragor que hizo temblar el suelo anunció que la "Roche-Belle" no volvería a auxiliar a los alemanes en su esfuerzo bélico. Y como esta mina, siguieron su suerte otras industrias parecidas en Saint-Privat y en La Grande-Combe (Gard). En Saint-Jean-de-Veriscles, sabotaje de una mina con seis toneladas de dinamita: Ochocientas toneladas de carbón diarias perdidas durante tres meses para el enemigo, gracias a una operación en la que participaron once guerrilleros. En Bessèges, destrucción de un tren de laminado en la fábrica de tuberías: tres días de descanso forzoso para los ochocientos obreros de la misma. En Trescol, ocho guerrilleros sabotean la central eléctrica y destruyen los transformadores. Cristino García organizó asimismo numerosos ataques contra las fuerzas de ocupación y a sus colaboradores. Entre ellos cabe destacar la liberación de los presos políticos de la cárcel de Nimes, la emboscada contra una caravana de tropas alemanas entre Privas y Aulemas, la batalla de La Madeleine y la liberación de Mende, capital de Lozère. En octubre de 1943, Cristino García recibió la orden de asaltar la Prisión Central de Nimes (Gard), en el mediodía de Francia, cárcel considerada como una fortaleza inexpugnable. Cristino formó un grupo FTP con otros veinte españoles -Pedro Vicente, Gabriel Pérez, Carlos Alonso, Gerardo Lobeira, Sebastián Vicente, Joaquín Olmos, Cipriano Formos, Aquilino García, Manuel Carrasco, etc.- con quienes estudió minuciosamente los movimientos de los guardianes de la prisión, planeando la marcha, el ataque y la retirada como una perfecta operación militar. El armamento que tenían era ridículo: 17 revólveres y ocho granadas de mano para 21 hombres. No obstante ello, la sorpresa de su ataque fue total y la acción todo un éxito. Según cuenta Vilanova: "Fue el 4 de febrero de 1944, a las 9 de la mañana. En aquella acción cada uno sabía el papel que tenía que desempeñar. De aquella cárcel, en treinta años, nadie se había podido escapar. La prisión se encuentra en el centro de la ciudad. A paso de lobo, protegido por la noche, se deslizan 8 hombres; en el interior tenían un cómplice y la puerta se abrió. Cristino y sus hombres avanzaban pegados al muro hasta el cuerpo de guardia. De un salto los hombres penetran en él; los guardias se defienden. Cristino se tambalea; ha sido herido por uno de los guardias, pero todos son agarrotados y vencidos. El director de la prisión es hecho prisionero". Fueron liberados 76 presos políticos, a punto de ser deportados. En el transcurso del asalto, forcejeando con un guardia, Cristino resultó herido de bala en su pierna derecha. Transportado por sus compañeros a la casa de campo del doctor Cabout, que le extrajo la bala, algunos días má tarde le llevaron a casa de Fina, enlace del la Brigada del Gard en Nimes. El 12 de mayo de 1944 en Toulouse, tras la formación de la AGE, fue ascendido a Comandante de Guerrilleros. Cristino organizó también numerosos ataques a las fuerzas de ocupación, como la emboscada en que cayó, el 13 de julio de 1944, una caravana de tropas alemanas que marchaba entre Privas y Aulenas. Según recoge Vilanova: "Con un grupo de 19 guerrilleros españoles, se emboscó en las inmediaciones del Col-de-Eterine tras haber puesto en diferentes puntos de la carretera diversas cargas de explosivo". Cuando apareció la columna de sesenta camiones cargados de tropas, los guerrilleros les dejaron pasar a la espera de la señal de Cristino. Este había dispuesto las cargas separadas a distancia unas de otras de forma que, cuando explotaran, alcanzaran la cabeza, el centro y la cola de la columna. Cuando ésta avanzó, a una señal de Cristino explotaron las tres cargas sembrando la muerte y la confusión en toda la columna alemana. Al mismo tiempo los españoles comenzaron a disparar desde ambos lados de la carretera. "A pesar de su inferioridad numérica, los guerrilleros despegaron de sus posiciones sin haber sufrido una sola baja; los alemanes tuvieron 70 muertos e innumerables heridos". Otra de las acciones en las que participó, aunque tal hecho no es reconocido por todos los autores, fue la toma de Foix, capital del departamento del Ariège el 19 de agosto de 1944. La operación tenía que efectuarse con cuatro batallones, si bien a la hora prevista sólo había llegado el batallón que mandaba Abascal. Cristino no suspendió por eso la operación, rehaciendo el plan de ataque. Ante el empuje de los guerrilleros, los alemanes se replegaron, refugiándose en el Liceo a la espera de refuerzos. Ante la escasez de municiones, Cristino asume el mando de las fuerzas que asediaban el Liceo y Abascal marchó con tres guerrilleros en busca de municiones. Por el camino una joven le informa que han avisado desde Tarascón de la salida de un tren con fuerzas alemanas en dirección a Foix. A la salida de la ciudad hizo provisión de municiones y ordenó a los servidores de una ametralladora situada en la retaguardia que le siguieran. A pesar del fuego de la ametralladora el tren no se detuvo, dirigiéndose Abascal a la estación. Al llegar al lugar de la salida encontraron a Ortega, el chófer de la brigada, que les avisaba a gritos que los alemanes se disponían a salir. Para darles tiempo a llegar, Ortega abrió la puerta de un puntapié y lanzó una granada de mano en el vestíbulo. Al poco entraron Abascal y los demás guerrilleros que le acompañaban, rindiéndose sin condiciones treinta alemanes. De vuelta a las posiciones, Cristino les comunicó la situación: hacía veinte minutos que atacaban con morteros el Liceo pero los alemanes no se rendían esperando, sin duda refuerzos. Los gritos entusiastas de la población anunciaron la llegada del resto de los batallones de guerrilleros que habían tenido que hacer el camino a pie por problemas con el transporte. Tras diez minutos de fuego de mortero y cuando los españoles se disponían al asalto granada en mano, los alemanes se rindieron. Tenían ochenta muertos y heridos. Y una columna de doscientos nazis, entre ellos dos oficiales superiores y veinticinco oficiales, desfilaba, desarmada, entre los habitantes de Foix, desbordantes de entusiasmo. La capital del Ariège era libre.Con todo, la empresa mayor que acometió Cristino y que ha llegado a ser legendaria en los anales de las acciones de las FFI fue la victoria de Castellas-de-Tornac, más conocida como la "batalla de La Madelaine", a unos 40 kilómetros de Nimes, cerca de Andouze, el 25 de agosto de 1944, donde fueron capturados numerosos soldados enemigos, junto a cinco tanques, tres cañones y sesenta camiones. En aquellos días, la consigna era no dejar circular a los alemanes, evitando por todos los medios que acudieran al norte a reforzar las defensas alemanas. Además, el 15 de agosto, el primer ejército francés, desembarcado en Provenza, progresaba hacia Lyon y los Vosgos. Según señala Vilanova: "Cristino García decidió dominar la red de comunicaciones del departamento de Gard a fin de taponar esa posible vía de traslado de las fuerzas alemanas y el 22 de agosto de 1944, con otros 31 españoles, formó un grupo al que se unieron otros cuatro franceses FTP. Con estos 35 hombres se dirigió a la encrucijada de La Madeleine en pleno corazón de las Cevennes. El plan era suprimir la amenaza que para las comunicaciones del primer ejército francés representaba una columna alemana estacionada en la zona de Anduze, 17 kilómetros al suroeste de Ales". La lucha comenzó cuando el 24 de agosto, Cristino García y sus hombres tuvieron conocimiento de que una columna del ejército alemán procedente de Toulouse marchaba hacia París, tras pasar por Albi y Beziers sembrando el terror. La misión encomendada a Cristino era impedir que llegasen a Ales donde la población temía la represión. Al amanecer del día 25 fueron detenidos en la carretera cinco vehículos que tras corta lucha dejaron varios muertos y algunos prisioneros. Al mediodía, Cristino hizo saltar el puente sobre el ferrocarril de la línea Lezan-Anduze por donde tenía que pasar una columna de la 11 Panzerdivisión, situando sus fuerzas a ambos lados de la carretera. "Cristino en persona pone la primera mina. Cada diez metros hay una; una red de cables las une y éstos están dispuestos en tal forma que al estallar las de la cabeza, unas tras otras lo harán las del centro y la retaguardia. Con este dispositivo, todo el convoy será destrozado". El pueblo cercano de Jornac ha sido previamente ocupado, observando los vigías el movimiento de la columna. A las dos de la tarde son avistadas las tropas nazis; los guerrilleros las dejan pasar; se trata de sesenta camiones, tres cañones y cinco blindados ligeros; las fuerzas se calculan entre 1.200 y 1.500 hombres. La columna que viene de Saint-Hyppolite se dirige hacia Anduce o Nimes. El puente por donde tienen que pasar está destruido, viéndose obligados los alemanes a detenerse. En aquel preciso momento las explosiones de las minas se suceden; Cristino ordena abrir fuego sorprendiendo a los alemanes que no aciertan a organizar la defensa. Los guerrilleros se desplazan continuamente dando al enemigo la sensación de ser un nutrido ejército. A las siete de la tarde los jefes alemanes se deciden a parlamentar. Cristino ordena el alto el fuego. Los alemanes, al conocer que se trata de guerrilleros se niegan a rendirse a éstos, planteando que sólo lo harán ante oficiales del ejército regular. "Finalmente se llega a un acuerdo. Se decreta por ambas partes una tregua de dos horas y dos oficiales alemanes son conducidos hasta Anduze para negociar con los jefes españoles en presencia del jefe de la gendarmería del lugar, única fuerza regular en los alrededores. Los alemanes se comprometen durante ese tiempo a no entablar ninguna acción contra los guerrilleros". En Anduze la discusión se agría. Los guerrilleros españoles plantean que la rendición debe ser sin condiciones, los alemanes, sin embargo, se resisten a aceptar tan estrepitosa derrota. Antes de terminar las discusiones y faltando a su palabra los alemanes rompen la tregua, abriendo fuego con sus armas automáticas, morteros y antitanques. Mientras tanto el mando general de la resistencia del departamento había sido prevenido y envió como refuerzo dos grupos de las CFL de Mistral, 40 gendarmes, voluntarios de Massillargues, Orthoux y Bouzène y maquis de Tornac, que se situaron en la retaguardia de la columna alemana. Por su parte el mayor Scharp, paraca aliado, contactó por radio con los portaviones aliados atracados en las costa de Provenza: cuatro aviones de la Royal Navy ametrallaron en picado la columna.  A las siete y media, los alemanes intentaron romper el cerco, pero vieron rechazados todos sus ataques. A las ocho menos diez los alemanes enarbolan la bandera blanca. "(…) aprovechando la suspensión del fuego intentaron traicioneramente otro ataque. Esta actitud colmó la indignación de los guerrilleros e inmediatamente respondieron al fuego sembrando la desmoralización total de las fuerzas alemanas".  A las ocho sólo algunos alemanes continúan combatiendo, la mayoría comienza a levantar trapos blancos, rindiéndose. El jefe del comboy, el general Konrad A. Nietzche Martin se suicida para no afrontar la derrota frente a "unos rojos" a los que él había combatido en España y la vergüenza de haber capitulado frente a fuerzas tan reducidas. A las ocho y diez minutos la batalla había terminado. "El balance es extraordinario y dramático. Los alemanes han tenido más de cien muertos, innumerables heridos y se les hace mil cien prisioneros. Y su jefe, el teniente coronel Konrad Nietzsche, que mandaba la columna, se suicida desesperado por no soportar la idea de ver capitular a 1.500 soldados alemanes ante un puñado minúsculo de guerrilleros". El comunicado publicado por el mando guerrillero dice escuetamente, sin autobombo: "(...) 32 guerrilleros con la ayuda de cuatro FTPF, después de haber volado el puente y cortado la carretera en el lugar denominado La Madeleine (Gard), libran combate a mil quinientos alemanes. Después de tres horas de lucha, la columna enemiga se rinde, dejando más de mil prisioneros en nuestras manos y trescientos muertos y heridos sobre el terreno (…)". Por su parte, Charles Tillón, comandante en jefe de los FTPF, autor del libro Los FTPF cuenta así la batalla de La Madeleine: "El puesto de FFI de la Madeleine, cerca de Anduze, a 17 kilómetros al sureste de Alès, formaba parte del dispositivo de protección de Alès. Estaba ocupado por un destacamento de FPT, inmigrados españoles bajo las órdenes del glorioso Cristino García, asesinado más tarde por Franco (…). A mediodía, Cristino hace volar el puente de ferrocarril de la línea Lezan-Anduze, obstruyendo la ruta. A las dos de la tarde, un convoy alemán se detiene delante de esta destrucción (…). Después de una hora de combate, los nazis piden parlamentar, pero a condición que sea un oficial francés en uniforme (…). A las ocho de la noche, los alemanes cercados se rinden. Su jefe, el teniente coronel Konrad Zietzache, desesperado, se suicida”". Junto a Cristino García, fueron protagonistas de esta gesta Émile Capion “Capitán Carlo”, el brigadista Laurent Geynet y Miguel Arcas “Comandante Víctor”. En la ciudad de Albi, capital de Tarn, existe desde entonces un "cementerio de La Madeleine"; en él, treinta y cuatro tumbas de soldados de la noche caídos por la libertad de Francia. Entre ellos hay nombres de españoles: Agustín García, sargento José Fernández, sargento Francisco Perera, sargento Ramón Porta... Ninguno de ellos tenía más de 21 años. En el pueblo de La Madeleine, en septiembre de 1946, se pusieron dos placas de mármol. En una dice: "Honneur à Cristino García, chef de maquis". Y en la otra: "Batalla de La Madeleine. 25 de agosto de 1944. Aquí los FFI del Gard, uno contra ciento, hicieron capitular a una fuerte columna alemana". Al descubrimiento de estas placas asistió, en nombre del gobierno francés, su ministro de Sanidad, René Arthaud. "Terminada la batalla, los guerrilleros de Cristino García atravesaron el mediodía francés, atacando columnas alemanas, haciendo destrucciones que impidieron los movimientos de las fuerzas nazis y liberando poblaciones. Entre otras la de Mende, capital del departamento de Lozére". Tras el fracaso de la operación del Valle de Arán" se produce un cambio de táctica, optándose por el envío de grupos guerrilleros más reducidos a España. Cristino García es elegido, dada su experiencia durante la Guerra Civil y en la Resistencia francesa, para pasar a España e impulsar la lucha guerrillera en la Zona Centro. Tras recibir un cursillo en la escuela guerrillera de Toulouse, en abril de 1945 Cristino se decide a cruzar la frontera pirenaica al frente de un grupo de diez o doce guerrilleros. Ya en España, el grupo de Cristino tiene un primer enfrentamiento en Manresa con un policía que pretende identificarlos. En los primeros día de junio se detecta su presencia en la Sierra de Guadarrama. Según Aguado Sánchez: "El 11, el guarda forestal de Las Campanillas, del término de San Rafael, se les topa inesperadamente en La Garganta. Dicen pertenecer al grupo de los ““Dinamiteros”“, recién llegados de Francia. Hace de jefe un tal Cándido Mañanás (a) ““El Mono”“. Aunque el guarda es amenazado éste participa la novedad a su ingeniero, quien lo comunica al puesto de la guardia civil de San Rafael". Al día siguiente una de las patrullas perseguidoras sostiene un encuentro con el grupo de Cristino en el Alto de los Leones sin consecuencias. El día 13, en un bar de Peguerinos (Ávila), unos desconocidos dispararon contra una patrulla que les pidió la documentación, dando muerte al sargento que la mandaba e hiriendo a dos guardias. "Los “Dinamiteros” pretendían volar el Salto del Alberche y alguna línea de ferrocarril". Estrechado el cerco, en cuyo servicio colaboró una sección del Batallón Ciclista del Escorial (Madrid), fueron localizados varios macutos con ropas, 20 cartuchos de dinamita, mechas, fulminantes, etc. Localizados los guerrilleros en el molino de Las Madejas, Las Navas del Marqués (Ávila), fueron cercados por una patrulla de Piedralaves (Ávila). "Intimidados a rendirse, contestaron intensamente con fuego de metralleta. Una lluvia torrencial, el hacerse de noche y el tener en rehenes al molinero y su mujer, dificultó el asalto. Al amanecer se ocupó el molino. Fueron hallados tres cadáveres. Los rehenes estaban ilesos. Un cuarto cadáver se encontró en un arroyo cercano, así como un quinto bandolero herido de gravedad. Éste manifestó que la partida la formaba un teniente coronel, Cristino, un comandante, dos capitanes, un teniente ayudante y siete tenientes, cuyos nombramientos habían sido conferidos por el Partido. El asalto al molino de Las Madejas, costó dos guardias civiles muertos y otros dos heridos". El día 15, las fuerzas de Navas del Rey (Madrid) apresaba a un sexto guerrillero, apodado “Zorro”, cuando intentaba con un camión ocultarse en Madrid. El 16, la de Robledo de Chavela (Madrid) detiene a “Mono” y el 20, en Valdemorillo (Madrid) son detenidos “El Pantera” y “El Muga”. Cristino y otros dos guerrilleros lograron ocultarse en Madrid, tomando contacto con algunos jóvenes militantes. Tras la muerte de José Vitini pasa a dirigir la Agrupación Guerrillera de Madrid. Entre sus acciones en Madrid, de gran resonancia dada su espectacularidad, figuran: atracos a bancos (el 9 de octubre el Banco Central del paseo de las Delicias, llevándose 143.000 pesetas), a empresas (Agromán), asaltos a locales de Falange (el de Ayala durante la conferencia de un jerarca, con un total de cinco muertos, entre ellos aquel, y 14 heridos sin ninguna baja por parte del grupo de Cristino o el de Buenavista, a primeros de octubre), golpes económicos como el asalto (14 de septiembre) a la estación de ferrocarril del Paseo Imperial, de donde se llevaron 21.000 pesetas, o la voladura con "plástico", hasta entonces desconocido, del transformador eléctrico de la fábrica Barreiros en Villaverde. Según señala Morán: "Todos son éxitos y crea el "Grupo Especial", seis hombres como él, dispuestos a todo. La afluencia de militantes, las ganas de pelea entre la gente es tal que se ve obligado a incorporar a más guerrilleros de los que puede controlar. El Grupo Especial se transforma en un estado mayor que no alcanza a orientar a cada partida de la guerrilla urbana. El ritmo de la actividad es imparable y todos están metidos en la vorágine sin tiempo para pensar que el enemigo algún día logrará detener a alguien del "estado mayor" y todo se vendrá abajo". Según la policía, el 15 de octubre de 1945, el mismo día en que fuera ajusticiado Alberto Pérez Ayala “César”, compañero de Trilla, es detenido Cristino en un piso franco de Madrid. Morán ofrece otra versión de su detención, relacionándola con la de Francisco Esteban Carranque “Paquito”, uno de los seis del Grupo Especial de Cristino, detenido el 16 de octubre del 45 a raíz de las investigaciones llevadas a cabo por la policía para esclarecer la muerte de una mujer, cuyo cadáver había aparecido en la calle Amor de Dios. La policía ofrecen a Carranque la libertad y pasaje para Argentina si lo cuenta todo. El 20 de octubre detienen a Cristino en la Plaza Mayor, sin darle tiempo a consumar su gran proyecto: sublevar a los presos políticos el 20 de noviembre, coincidiendo con la marcha falangista sobre la tumba de José Antonio Primo de Rivera en El Escorial. Sólo alcanzó a ver la primera parte: la fuga, en mayo, de 33 presos del campo de concentración de Valdemanco (Madrid). El 22 de enero de 1946 los integrantes del "expediente Cristino" fueron juzgados en Alcalá de Henares (Madrid). El juicio fue presidios por el fatídico coronel Enrique Eymar González, presidente del Juzgado Militar Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo. Durante el juicio, Cristino se dirigió a Eymar, diciéndole antes de que éste le hiciera callar: "Nosotros no somos bandidos, somos la vanguardia de la lucha del pueblo por la libertad. Los bandoleros son quienes nos acusan, quienes martirizan y matan de hambre al pueblo (…). Franco no ha sido capaz de vencernos definitivamente (…). Aunque perdamos la vida en esta empresa, Franco no podrá jamás cantar victoria (…). Tenéis prisa por deshaceros de nosotros. No queréis que el mundo vea nuestros cuerpos martirizados. Queréis ensuciar con este juicio al glorioso movimiento guerrillero. Podréis matarnos, porque para eso habéis asaltado el poder. Ese es vuestro oficio". Cuando el abogado de oficio trató de presentarlos como hombres engañados por el partido, Cristino García levantó la voz y señaló: "Es falso lo que dice el abogado, que nosotros somos gente engañada. Somos patriotas antifranquistas convencidos, que no hemos abandonado la lucha contra los verdugos que oprimen a nuestro pueblo. He sido herido cinco veces en la lucha contra los nazis y sus lacayos falangistas. Sé bien lo que me espera, pero declaro con orgullo que mil vidas que tuviera las pondría al servicio de la causa de mi pueblo y de mi patria". De los juzgados, Cristino García Granda, Francisco Esteban Carranque Sánchez, Luis Fernández de Ávila Núñez y Antonio Medina Vega fueron condenados a muertes; Gonzalo González González, Eduardo González Silván, Francisco Corrais, Alejandro Moreno Gómez, Joaquín Almazán Alonso y Eduardo Puente Guisado fueron condenados a muerte, siéndoles posteriormente conmutada esta pena por la de 30 años de cárcel; Nicolasa del Carmen Ramos fue condenada a 30 años, Antonio Aradilla Cruz, a 12 años, Balbino Moya García a seis meses y Clemente Torres, a tres meses; fueron absueltos: María González González, hermana de Gonzalo, Aurelio López Moreno, Valentín Martín Pinillo y Julián Ortiz Bonales, absueltos. El gobierno francés intercede por su vida el 9 de febrero. Giral protesta ante la ONU por la determinación del Consejo de Guerra. Sin embargo, todo resulta vano. El 21 de febrero de 1946, a las 7.00 de la mañana, Cristino García fue fusilado, junto a 11 antifranquistas más, en el campo de tiro de Campamento: Luis Fernández de Ávila Núñez, Antonio Medina Vega y Francisco Esteban Carranque Sánchez, del expediente de Cristino, y Manuel Castro Rodríguez, Cándido Mañanas Servant, Alfredo Ibias Pereira, Diego Duque Molina, José Martínez Gutiérrez, Blas Cordero Bazaga, José Antonio Cepas Silva “Lobito” y Alfonso Díaz Cabezas “Parrillero”, de otros expedientes. Cristino fue enterrado en el cementerio Sur de Carabanchel, entrando con el número 281; siendo inhumado en la zona M, fila 1ª, nº 12, cuerpo 10. La ejecución de Cristino García, dada su personalidad, héroe en la resistencia francesa en la lucha contra los nazis, causó gran revuelo internacional. La totalidad de la Asamblea parlamentaria francesa votó una moción, tras su fusilamiento, solicitando del Gobierno la ruptura de relaciones con Franco por este hecho. Francia cerró durante un año sus fronteras con España: desde el 1 de marzo de 1946 al mismo mes de 1947. El primero de marzo, en el número 10 de "Ataque", órgano del Alto Mando del Ejército Guerrillero, aparecía un editorial dedicado a "Cristino García Granda, jefe guerrillero y héroe popular", donde ponía en su boca el siguiente alegato dirigido al Consejo de Guerra: "Franco no ha sido capaz de vencernos definitivamente. Su victoria de traidor y vendepatrias ha sido temporal. Nosotros lucharemos contra su régimen de asesinos hasta liberar a nuestra Patria de esa peste maldita. Aunque perdamos la vida en esta empresa, Franco no podrá jamás cantar victoria". Varias ciudades francesas dieron el nombre de Cristino García a algunas de sus calles o parques. El 25 de octubre de 1946 la Orden General número 25 de la IX Región Militar francesa dice: "Estado Mayor. El General de División Olleris, Comandante de la IX Región Militar cita a título póstumo: A la Orden del Ejército. Cristino García, Teniente Coronel. Resistente desde la primera hora, dotado de un alto espíritu de organización y de combate. Ha tenido bajo su mando a las brigadas españolas de los departamentos de Lozère, Ardèche y Gard. Por sus repetidos ataques en la zona minera, ha impedido el trabajo durante varios meses. Organizador del asalto a la cárcel de Nîmes que liberó los presos políticos. Bajo sus órdenes se ha liberado combate al enemigo en La Madeleine, Gard y en Pescrimet, haciendo en conjunto, a pesar de la desproporción de fuerzas y de material, 1.300 prisioneros alemanes y 600 muertos en el curso de los combates ordenados y dirigidos por este jefe de elite. Esta citación lleva el distintivo de la atribución de la Cruz de Guerra con estrella de plata dorada. Marsella, 25 de octubre de 1946". El 15 de marzo de 1947, en el Velódromo de Invierno de París, el Ministro de Guerra francés le otorga, a título póstumo, la más alta condecoración francesa. En la actualidad, su cuerpo se encuentra enterrado, junto a los de Alfredo Ibias Pereiras y Francisco Esteban Carranque, en el nicho 147 del Cementerio Sur de Carabanchel (Madrid).

  

GARCÍA ROMA, Claro. Comunista, nació en Gata (Cáceres) el año 1916. Hijo de Claro García y Ruperto Roma. Formó parte de la organización clandestina del PCE en Madrid en la posguerra, siendo detenido en noviembre de 1946. Fue fusilado en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, al amanecer del 26 de agosto de 1947, en una saca de 14 antifascistas. Junto al epitafio "No os olvidamos" constan los 14 nombres en una tumba conjunta en el Cementerio Sur de Carabanchel, Madrid.



GASCO SANTILLÁN, Francisco “Berenjena”. Comunista, nació en Getafe (Madrid) el 11 de marzo de 1921. Hijo de jornaleros, en 1936 ingresa en Construcciones Aeronáuticas de Getafe (CASA), donde comienza a trabajar como aprendiz de tornero y se afilia a la UGT. En 1939, ingresa en el ejército, en el 101 Batallón Especial de Ametralladoras, formado por personal de diversas empresas, y con él marcha a Barcelona. Con la retirada del ejército republicano pasó a Francia, siendo internado en el campo de concentración de San Ciprián. Tras regresar a España es recluido en el campo de Santander. Recuperada la libertad, vuelve a trabajar en Construcciones Aeronáuticas de Getafe. En 1945 pasa a colaborar con el Partido Comunista de España, incorporándose a la Agrupación Guerrillera de Getafe, dirigida por José Camacho Díaz, al que sustituirá al poco tiempo. El grupo, dentro de la empresa, se dedicaba a la fabricación de bombas, encargándose Gasco de las tapas para éstas. Durante los primeros meses de 1946, colocaron varias bombas en Madrid. Fue detenido el nueve de abril de 1946, tras la colocación de una bomba en la línea férrea de Pinto a Getafe con la que se pretendía volar un tren cargado con municiones y soldados que se dirigían a los pirineos. Trasladado a la Dirección General de Seguridad, permanecerá en ella durante más de un mes, sufriendo en este tiempo todo tipo de torturas. Ya en prisión, se le negó en un principio el derecho a recibir visitas debido a las secuelas físicas de sufridas. Poco más tarde tuvo lugar el juicio, en el que será condenado a muerte y ejecutado el 16 de julio de 1946 a los veinticinco años de edad. En la despedida a sus compañeros de prisión les animaba a que permanecieran en la lucha, concluyendo con un ¡Viva la República!. Fue enterrado en el cementerio sur de Carabanchel (Madrid).


GÓMEZ ROMÁN, Eugenio “Motorista”. Comunista, natural de Aldeanueva de San Bartolomé (Toledo). Hijo de Jesús Gómez “Quincoces” y hermano de Juan “Salamanca” y Filomena Gómez, colaboradora. El 13 de abril de 1945, habiendo tenido conocimiento de que la policía preparaba una operación en el pueblo, huyeron de éste “Motorista” y el que había sido siempre el número uno del PCE local, Teodoro López Tena “Segovia”. Los dos tomaron el camino del monte y al día siguiente llegaron al campamento base de “Quincoces” en la sierra de Altamira. Eugenio se quedó con su padre y “Segovia” se marchó con “Chaquetalarga”. Miembro de la 14ª División de la Agrupación Guerrillera de Extremadura. Según Secundino Serrano, a principios de 1946, Eugenio Gómez “Motorista”, “Quincoces”, y 4 guerrilleros más, atravesaron la frontera portuguesa pero, ante la imposibilidad de embarcarse para América, optaron por regresar a las sierras españolas, refugiándose en la casa de unos enlaces que tenían en las proximidades de Belvís de la Jara. El 16 de octubre de 1946 fue detenido en la vía férrea Extremadura-Madrid cuando intentaba marcharse a Francia en compañía de Crescencio Sánchez Carrasco “Valle”. En Madrid les esperaba Timoteo Jurado Aguado “Medianoche”. Los tres fueron detenidos por la policía, y tras su arresto hubo una redada que afectó a 24 personas en diversos lugares, entre ellos Eduardo Blas Romero “Manco”. En 1947 comparecieron los tres en consejo de guerra, en el Regimiento de Infantería de León 38, en Madrid. A los tres les condenaron a muerte, si bien a “Valle” le fue conmutada. Eugenio trató de salvarse, poniendo en acción a su madre, pues se consideraba inocente de hechos violentos. Después del consejo de guerra, escribía a su familia: "… Que el abogado venga a vernos. Que gran parte de las acusaciones que nos hicieron en el consejo son falsas y no las teníamos firmadas. Tenemos pruebas demostrativas de ello. Antes de que la sentencia sea aprobada en firme, hay que intentar oponer un recurso en el Tribunal Supremo y conseguir la anulación del consejo de guerra. Otra de las cosas inhumanas es el que, después de 7 meses de incomunicación… (se interrumpe la carta)". Su madre se desvivió, recorrió despachos y concertó audiencias, todo sin resultado. En una ocasión le dijeron claramente: "Ya sabemos que su hijo es inocente, pero él es un cuchillo que nos puede hacer daño en el futuro…". Pocos días antes del final, Eugenio envió otra tarjetilla a su madre, sin esperanza y asumiendo ya el significado de su propio sacrificio: "… Pero, en fin, madre querida, mucho valor, pase lo que pase, y ánimo para que algún día usted y mis hermanos puedan recoger el fruto de lo que nosotros con nuestro esfuerzo y sacrificio hemos sembrado (…). Algún día terminará esto y, aunque algunos faltemos, habremos conseguido la felicidad para los demás". Eugenio cayó acribillado, a sus 25 años, en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, al amanecer del 26 de agosto de 1947, en una saca de 14 antifascistas, alguno de los cuales pertenecían a la guerrilla urbana de “Paco el Catalán”.


GONZÁLEZ BARAHONA, Antonio “Raúl”. Comunista, nació en Madrid en 1924. Miembro de la Agrupación Guerrillera de Madrid, a comienzos de abril de 1945 participó en el intento de asalto a una sucursal del Banco Español de Crédito en la calle Velázquez de Madrid. El 12 de diciembre de 1946 acompañó a Juan Sanz Pascual “Félix” y a Luis Jiménez “Soldado” a recoger cien kilos de dinamita del campo de trabajo de Valdemanco (Madrid). En Cabanillas de la Sierra (Madrid), al temer verse descubiertos, dieron muerte a una pareja de la Guardia Civil contra la que abrieron fuego en un control. Finalmente hubieron de abandonar el vehículo en el que viajaban. Fue detenido a finales de enero de 1947, tras la muerte de dos guardias civiles en la calle Batalla del Salado el día 20. Condenado a muerte en consejo de guerra celebrado el 18 de junio de 1947, fue fusilado en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, al amanecer del 26 de agosto de 1947, en una saca de 14 antifascistas. Junto al epitafio "No os olvidamos" constan los 14 nombres en una tumba conjunta en el Cementerio Sur de Carabanchel (Madrid).



GONZÁLEZ GARCÍA, Benito. Comunista, nacido el año 1920 en Escarabajosa (Ávila). Detenido en noviembre de 1946. Fue fusilado en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, al amanecer del 26 de agosto de 1947, en una saca de 14 antifascistas. Junto al epitafio "No os olvidamos" constan los 14 nombres en una tumba conjunta en el Cementerio Sur de Carabanchel (Madrid).


IBIAS PEREIRA, Alfredo. Comunista, nació en Madrid el año 1921. Empleado. Miembro de la Agrupación Guerrillera de Madrid. Condenado a muerte, el 20 de febrero de 1946 llegó a la prisión de Carabanchel, donde se encontraba, el "enterado" de Franco. Fue fusilado el 21 de febrero de 1946 en el campo de tiro de Campamento, en Madrid, junto a 11 antifranquistas más, entre los que se encontraba Cristino García. Su cuerpo se encuentra enterrado, junto a los de sus camaradas Cristino García y Francisco Esteban Carranque en el nicho 147 del Cementerio Sur de Carabanchel.




ISASA OLAIZOLA, José “Fermín”. Comunista, natural de San Sebastián (Gipuzkoa). Obrero de Cementos Rezola, fue uno de los organizadores de las milicias antifascistas en Donostia. El 18 de julio de 1936 se enroló en el ejército republicano, donde dirigió un batallón de la 114ª Brigada. Tras la caída del frente de Cataluña pasó a Francia, donde permaneció hasta la invasión alemana. Gracias al S.E.R.E., el 1 de mayo de 1940 embarcó en El Havre hacia la República Dominicana con compañeros como Jesús Larrañaga, Luciano Sádaba y Jesús Gago. En Argentina fue captado por José Pons en sus conferencias sobre Unión Nacional y formaron un grupo para venir a España. El 14 de noviembre de 1943 desembarcó en Lisboa, alcanzando Madrid el día veinte tras cruzar la frontera por Orense. Según nota de Santiago Carrillo, empezó trabajando con Gómez Galloso como secretario de organización de Madrid, pasando más tarde a trabajar con Ramón Guerreiro “Julio”, también en organización. A mediados de 1944 fue nombrado por Jesús Monzón jefe militar del Ejército Nacional Guerrillero, de la Junta Suprema de Unión Nacional, aunque en la práctica el poder de “Fermín” se reducía al Ejército Guerrillero del Centro. Una de sus primeras tareas fue la puesta en marcha de la Agrupación Guerrillera de Extremadura en el otoño de 1944, tarea para la que contaría con el apoyo y la experiencia de Jesús Bayón y Ramón Guerreiro, fugados del cárcel de Carabanchel el 14 de marzo de 1944. Según Benito Díaz (2001, 124), la idea inicial de “Fermín” y de la dirección del PCE consistía básicamente en enlazar con las partidas existentes en las sierras de la zona centro, para dotarlas de organización y disciplina militar y lograr de esta forma crear un amplio frente guerrillero desde el río Tajo hasta el Guadalquivir. Con la mayoría de las partidas de huidos existentes en Toledo, Ciudad Real y Cáceres se quería formar una agrupación guerrillera, que sirviese de modelo para el resto de las futuras agrupaciones que se creasen. Para los dirigentes comunistas, las provincias de Toledo y Ciudad Real gozaban de gran importancia estratégica, por su proximidad a Madrid, pues si la guerrilla lograba cuajar en ellas se podía dar la sensación de tener cercada la capital de España. El primer contacto, promovido por “Fermín”, tuvo lugar entre Jesús Gómez “Quincoces” y José Díaz “Francés” en mayo de 1944, en el molino del Santo, término de Fresnedoso de Ibor (Cáceres), estableciéndose una estafeta de comunicación entre los guerrilleros de Cáceres y Toledo con la dirección de Madrid en Talavera de la Reina (Toledo). Tras contactar con algunos de los grupos de huidos, “Carlos” envió un informe a “Fermín”, en el que le hacía saber las dificultades de la misión encomendada, dada la desorganización en que se encontraban las diferentes partidas. “Fermín” le contestó el 10 de octubre de 1944, con una carta en la que firmaba como Comité Regional del Centro. Comisión Política Militar, en la que decía que ante todo debía buscar la unificación de todas las fuerzas guerrilleras de la zona y le pedía que se organizasen militarmente. En el otoño de 1944, “Carlos” convocó una asamblea de líderes guerrilleros en la sierra de Gredos, cerca de Mijares (Ávila), a la que asistieron “Fermín”, “Julián”, “Carlos” y “Mario de la Rosa”. El objetivo de la asamblea era la delimitación de las zonas de actuación de cada grupo guerrillero, así como su organización política y militar. Inicialmente se pensó en la constitución de dos agrupaciones: Extremadura Norte, que comprendería las provincias de Cáceres y Toledo, con José Díaz “Francés” y Jesús Gómez “Quincoces”, y Extremadura Sur, que abarcaría las provincias de Badajoz, Ciudad Real y el norte de Córdoba, con “Chaquetalarga”, “Comandante Honorio” y “Manco de Agudo”. También se analizó la posibilidad de crear un pasillo que uniese la franja central de la Península con la frontera portuguesa, pues en Lisboa la embajada yugoslava servía de apoyo logístico a la guerrilla. Pronto esta vía de abastecimiento fue cortada por la policía salazarista. En la reunión se aprobaron dos importantes documentos Condiciones que debe reunir todo buen guerrillero y Código de disciplina del guerrillero. En octubre de 1944 envió a Jesús Bayón “Carlos” como jefe de la Agrupación y a Dionisio Tellado “Mario de Rosa” como jefe del Estado Mayor, constituyéndose finalmente la Agrupación Guerrillera de Extremadura, la primera del Ejército Guerrillero del Centro, el 5 de noviembre de 1944. La formaban tres divisiones, la 12ª al mando de “Francés”, la 13ª de “Chaquetalarga” y la 14ª de “Quincoces”. Poco después se formaría la 11ª División o Agrupación de Gredos, al mando de “Colinas”. Según señala el historiador Benito Díaz, cada una de las divisiones que componían la Agrupación Guerrillera de Extremadura debían entregar 30.000 pesetas al mes a “Fermín”, como jefe del Ejército Guerrillero del Centro, para sufragar los gastos que ocasionaba en la retaguardia mantener la guerrilla. A cambio de este dinero, “Fermín” y “Paco el Catalán”, su jefe de Estado Mayor, llevaron a los guerrilleros varias armas automáticas, algunos fusiles y pistolas, municiones y propaganda política. El 14 de noviembre de 1944 tiene lugar en una asamblea celebrada al sur de Puerto de San Vicente, cerca de Alía (Cáceres), la constitución de la Agrupación de Toledo, siendo elegido jefe José Manzanero, con Honorio Molina “Comandante Honorio” como jefe del Estado Mayor. También por estas fechas envió a Ciudad Real a Ramón Guerreiro “Julio”, que se llevó a su hermano Manuel “Antonio” como delegado político. “Julio” se esforzó por explicar la política de Unión Nacional, dando por constituida la Agrupación Guerrillera de Ciudad Real a finales de 1944/comienzos de 1945. En cuanto a la Agrupación de Albacete, fue otro empeño de “Fermín”, llevado a cabo a través de Pedro Rodríguez “Fedor” o “Carlos”. Enseguida destacó como líder autóctono Alfonso Ortiz “Vicente” que estableció contacto con Madrid y empezó a dar forma a la Agrupación a lo largo de 1945, con “Tarzán” como jefe político. Sin embargo, su verdadera acta fundacional no ocurre hasta el 25 de septiembre de 1945, cuando acude a Albacete “Carlos”. A finales de 1945 se convocó una gran asamblea en el monte Córdoba, término de Villarrobledo (Albacete), diseñándose en ella el organigrama de la Agrupación, ratificándose a “Vicente” como jefe de la misma. Según un documento existente en el Archivo Histórico del PCE, en marzo de 1945 fue enviado al monte con los guerrilleros. La causa de tal medida fue el que vivía en Cuatro Caminos, barrio de Madrid, en la época que la Agrupación Guerrillera de Madrid asaltó a la subdelegación de Falange en la calle Ávila en la que murieron dos falangistas. La policía ejercía una gran vigilancia todas las noches, pidiendo la documentación y cacheando indiscriminadamente. Según Francisco Moreno, a comienzos de abril de 1945, recibió del PCE la orden de visitar las diferentes agrupaciones. Acompañado de “Paco el Catalán” salió de Madrid el 3 de abril con destino a Talavera de la Reina, protegidos por Manuel “Maquinista”. En la noche del 4-5 de abril llegaron a la sierra de Altamira, donde les esperaban Jesús Bayón “Carlos”, “Mario de Rosa”, Manuel Tabernero “Lyon”, “Quincoces” y Joaquín Ventas “Chaquetalarga”. Estuvieron juntos 20 días, durante los cuales se explicó la política de Unión Nacional y una serie de consejos tácticos. A continuación emprendieron viaje hacia la sierra de Gredos, en busca de la 11ª División o Agrupación de Gredos, al mando de Fernando Gómez “Petroski”. Sólo encontraron a la guerrilla de Gerardo Donato “Tito”, encargándoles ser portavoz de las explicaciones recibidas. Volvieron a la sierra de Altamira y pusieron rumbo a Ciudad Real, acompañados de “Carlos”, “Mario de Rosa”, “Quincoces” y Honorio Delgado “René”. A primeros de mayo llegaron al lugar señalado, el monte de Las Jaras, donde encontraron a Ramón Guerreiro “Julio” y su Estado Mayor. Estuvieron varios días reunidos, explicando la política de Unión Nacional, al cabo de los cuales “Carlos” y “Quincoces” regresaron a Cáceres, y todos los demás hacia la zona de Almadén, donde se reúnen con varios grupos contrarios a la política de Unión Nacional. A finales de junio o comienzos de julio se celebra una asamblea en Almadenejos (Ciudad Real). En ella fue desautorizado “Fermín” y destituido “Julio”, siendo nombrado jefe de la Agrupación Eusebio Liborio “Lavija”, sustituido poco después por Norberto Castillejo “Veneno”. Antes de abandonar Ciudad Real, “Fermín” tomó la decisión de crear la Agrupación Guerrillera de Córdoba, nombrando jefe de la misma a “Mario de Rosa”, incorporándose éste a su nuevo destino el 6 de septiembre de 1945. A primeros de agosto de 1945, la comitiva de “Fermín” llegó a los montes de Los Yébenes, donde debía estar José Manzanero, el jefe de la Agrupación de Toledo, pero no le encontraron. Apenas le buscaron, dirigiéndose a los montes de Talarrubias (Badajoz), donde había convocada una asamblea para el día 20 de agosto. Encontrándose en ella apareció un emisario de “Mariano”, del PCE de Madrid, reclamando urgentemente la presencia de “Fermín” en la capital. Tras reunirse, a finales de agosto, con “Mariano”, fue relevado de su cargo, por los resultados del congreso de Almadenejos y porque el propio “Fermín” pidió unos meses de descanso, por hallarse agotado y enfermo. Fue sustituido por Agustín Zoroa. Tras un periodo de convalecencia pasó a trabajar en el aparato político del PCE madrileño. En (marzo) mayo de 1946 recibió el encargo de mandar el Ejército Guerrillero del Centro, introduciendo algunos cambios en su organigrama. Así la División dirigida por “Quincoces” pasó a denominarse 3ª Agrupación, cuyo radio de acción se fijaba en los Montes de Toledo. En el verano de 1946, a raíz de una mal entendida intervención de “Carlos” en la sierra de Gredos, acogiendo una guerrilla que se hallaba bajo el mando de “Lyón”, las relaciones entre “Fermín” y “Carlos” entraron en crisis, siendo sustituido este último al frente de la Agrupación Guerrillera de Extremadura por Julio Navas “Fabián”. En julio de 1946 se trasladó al campamento de Adolfo Lucas Reguilón “Severo Eubel de la Paz”, jefe de la “Zona M”, la cual venía actuando de forma autónoma, fracasando en el intento de imponer su disciplina. En la madrugada del 13 al 14 de septiembre de 1946, fue detenido en su casa de Madrid, como consecuencia de la información facilitada por José Antonio Llerandi “Julián”, capturado pocas horas antes en la Huerta Machuca, término de Talavera de la Reina, donde murieron Jesús Bayón “Carlos” y Manuel Tabernero “Lyon”. Fue encausado en el mismo procedimiento que los detenidos en Talavera, más otros que lo fueron en Madrid (Causa núm. 138.157, contra José Isasa Olaizona y José A. Llerandi Segura, A. del TMT. 1º, Madrid). El consejo de guerra tuvo lugar el 21 de diciembre de 1946 en el Regimiento de Infantería León nº 38, de Madrid. Se pedía pena de muerte para “Fermín”, “Julián” y Manuel “Maquinista”, siendo los dos primeros condenados a la última pena. “Maquinista” lo fue a 20 años y los demás, a 8 años o menos. El 4 de enero de 1947, el capitán general de la 1ª Región hizo firme la sentencia. El 13 de enero, “Fermín” y “Julián” recibieron en la cárcel de Carabanchel la confirmación y entraron en capilla, siendo fusilados a las 5.00 del día 14 de enero en el campo de tiro de Campamento y enterrados en el Cementerio Sur, Carabanchel Alto, Madrid. En la actualidad sus restos se encuentran en el osario de este cementerio.


JIMÉNEZ PÉREZ, Tomás. Comunista madrileño, nacido en 1918. Empleado. Se organizó en el PCE en octubre-noviembre de 1944. En enero de 1945 fue encuadrado por José Carretero en el grupo número 3 de la Agrupación Guerrillera de Madrid, dirigido por José Carmona. El 25 de febrero los grupos 1 y 3 asaltarán la subdelegación de Falange en la calle Ávila, Cuatro Caminos; como consecuencia de tal acción mueren el falangista Martín Mora y el conserje David Lara. Es detenido el 11 de abril. El 25 de abril de 1945 tiene lugar la vista, presidida por el tristemente célebre Enrique Eymar, "contra Vitini y diez más" -causa 129.185-, y se conoce la sentencia: Tomás Jiménez y seis más son condenados a muerte y tres a doce años. El 28 de abril son fusilados en el acuartelamiento de Campamento y enterrados a continuación en una fosa común del cementerio de Carabanchel (Madrid). Su cuerpo se encuentra enterrado en el nicho 15 del Cementerio Sur de Carabanchel, junto a los de sus camaradas José Vitini Flores, Luis del Álamo García, José Carmona Valdeoliva, Juan Casín Alonso y Félix Plaza Posada.


JURADO AGUADO, Timoteo “Medianoche”. Comunista, natural y vecino de Castilblanco (Badajoz). En mayo de 1945, al ser descubierta su labor de enlace, se marchó a la 14ª División de la Agrupación Guerrillera de Extremadura, al mando de Jesús Gómez “Quincoces”. El 8 de octubre de 1945 participó en el secuestro de Alejandro Dávila, un falangista de Carrascalejo que participaba con las fuerzas represivas en las batidas que se daban por la sierra contra la guerrilla. El 10 de diciembre de 1945, junto a “Motorista”, “Tenazas” y “Rescate”, secuestraron a los falangistas Anselmo Sánchez García y Paulino Sánchez Martín en la finca El Martinete, término de Espinoso del Rey (Toledo), obteniendo 15.000 pesetas de botín. El 1 de enero de 1946, la guerrilla dirigida por Juan Gómez “Calé”, de la que formaba parte “Medianoche”, sostuvo un tiroteo con un Guardia Civil y un paisano en las proximidades de Gamonoso (Ciudad Real), desarmándoles. Tras la caída del campamento de El Obispillo, a finales de 1945, y las continuas deserciones, la 14ª División quedó completamente desorganizada, refugiándose “Quincoces” en la casa que unos enlaces tenían en las proximidades de Belvís de la Jara (Toledo). “Medianoche”, por su parte, se escondió en su pueblo, Castilblanco. Al ser registrada su casa el 30 de junio, huyó por el corral y se refugió en Madrid. A raíz de la detención de “Motorista” y “Valle”, la Guardia Civil tuvo conocimiento que “Medianoche” se encontraba desde hacía varios días en Madrid con identidad falsa, resultando detenido el 16 de octubre de 1946. Al enterarse de estas detenciones el teniente coronel Eulogio Limia y el comandante Bernardo Gómez viajaron a Madrid para interrogarles personalmente, logrando, tras intensos interrogatorios, que “Valle” les informara de la presencia de Eduardo Blas “Manco” en Valdelacasa de Tajo (Cáceres), con quien su hermano “Soria” y “Quincoces” pensaban reunirse el 27 de octubre para preparar su marcha de España. En 1947 comparecieron en consejo de guerra, en el Regimiento de Infantería de León, en Madrid. El fiscal les acusó de diversos delitos contra la patria y el orden público, obedeciendo consignas del partido comunista, al servicio de una potencia extranjera. El abogado defensor, el capitán José Canal, se limitó a decir que los verdaderos culpables eran sus jefes, pidiendo para “Motorista” y “Medianoche” la pena de reclusión mayor, en su grado medio, y para “Valle” en su grado máximo. El veredicto del juez, Enrique Eymar, coronel de infantería, caballero mutilado por la patria y juez instructor del juzgado Especial de los Delitos de Comunismo y Espionaje de la 1ª Región Militar, no se hizo esperar, siendo los tres condenados a muerte. El 5 de agosto falleció “Valle” en la enfermería de la prisión de Carabanchel. Por su parte, “Motorista” y “Medianoche”, tras permanecer a la espera de su confirmación por Franco en Carabanchel, al amanecer del día 26 de agosto de 1947 fueron fusilados en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, con otros 12 guerrilleros antifranquistas, la mayoría de la guerrilla urbana de “Paco el Catalán”. Junto al epitafio "No os olvidamos" constan los 14 nombres en una tumba conjunta en el Cementerio Sur de Carabanchel (Madrid).


LLERANDI SEGURA, José Antonio “Julián”. Comunista, nació en 1917 en San Luis de Oriente (Cuba). Siendo aún muy joven su familia se trasladó a Llanes (Asturias), localidad en la que permaneció hasta los 15 años. A esa edad se fue a vivir a Barcelona, donde trabajó en una compañía de seguros al tiempo que ampliaba sus estudios. En febrero de 1939 se exilió a Francia, país en el que estuvo un tiempo internado en un campo de refugiados. En 1942 se trasladó a Marsella, ganándose la vida impartiendo clases particulares. En 1943 ingresó en el PCE, siendo elegido secretario general del PCE en la comarca francesa de Castelsarrasin. En enero de 1944 llegó a España. Trabajó primero en Barcelona y luego en el Comité Regional del PCE de Madrid, en la redacción del periódico Combate y con la guerrilla urbana. Dado que la labor de delegado de propaganda del Ejército Nacional Guerrillero no le satisfacía plenamente, pues se "asfixiaba en la capital", en el verano de 1945 solicitó su incorporación directa y plena a la guerrilla. En julio de 1946 entró en contacto con José Isasa “Fermín” que le nombró Delegado de Propaganda de la Agrupación de Gredos, acompañándole en las reuniones que mantuvo aquel mes en Villa del Prado con los guerrilleros de la “Zona M”, al mando de Adolfo Lucas Reguilón “Severo Eubel de la Paz”, al que reprochan su falta de conexión con el Partido. Luego acompañó a Manuel Tabernero “Lyón”, nuevo jefe de la Agrupación de Gredos tras la muerte de Gerardo Donato “Tito”, en busca de sus guerrilleros. En diversos lugares le informan de que “Carlos”, jefe de la Agrupación Guerrillera de Extremadura, se había erigido también en jefe de la Agrupación de Gredos y había recogido a los guerrilleros dispersos. A finales de julio se retiran a la base de Talavera de la Reina (Toledo). El 4 de agosto, “Julián” viaja a Madrid para informar de la situación a “Fermín”. Tras reunirse con éste, mandó recado a “Lyón”, indicándole que el día 12 de agosto iría a Talavera. El día 13 por la noche, en una reunión celebrada en la huerta de Quintín, a la que asistieron entre otros, “Lyon” y “Carlos”, Llerandi anunció el cese de “Carlos” como jefe de la 1ª Agrupación y su paso, como simple guerrillero, a la de Gredos, a las órdenes de “Lyon”, así como la próxima llegada de un nuevo jefe de la Agrupación de Extremadura. Luego los guerrilleros se distribuyeron por la zona, quedando el 18 de agosto en la huerta Quintín para viajar todos juntos a la sierra, para celebrar el 2 de septiembre cerca de Casavieja (Ávila), una asamblea de la Agrupación de Gredos con todas las guerrillas disponibles. Llerandi volvió a Madrid para informar a “Fermín” de la reunión con “Carlos”, regresando a Talavera aquel mismo día. Como el enviado de Madrid para hacerse cargo de la 1ª Agrupación se retrasara, el 29 de agosto Llerandi decidió viajar a Madrid para ver qué pasaba, cruzándose en el camino con aquel: Julio Navas “Fabián”. Según Francisco Moreno, “Fabián” traía dos cartas de “Fermín”. En una, se ordenaba que “Carlos” le instruyera sobre la situación en Cáceres. En la segunda, se pedían los nombres y señas de los provocadores. Llerandi hizo una lista de guerrilleros sospechosos y poco de fiar, y la remitió a Madrid. Luego se dirigieron todos a la reunión de Casavieja. Entre otras cuestiones, el día 5 lo pasaron preparando el primer número de Ataque, en el que trabajó Llerandi, al frente de la multicopista. También se aprobó el organigrama de la Agrupación, según las órdenes de Madrid. Por aquellas fechas, “Carlos” y “Lyon” se pusieron enfermos, saliendo el día 9 de septiembre para Talavera en compañía de Llerandi y “José”, llevando a cuestas la máquina de escribir y la multicopista. El día 10 llegaron a La Calera, donde los acogió el tío Lorenzo. El 13 de septiembre de 1946, encontrándose reunidos en la huerta Los Gregorios de Talavera de la Reina fueron descubiertos por la policía madrileña que iba tras la pista de José A. Llerandi por su implicación en actividades de la guerrilla urbana madrileña, a las órdenes de “Paco el Catalán”. Según Francisco Moreno, por mandato de éste, y tras madurar un plan en el que había intervenido Llerandi, se procedió el 31 de agosto a realizar un atraco a los pagadores de la empresa Huarte, en las inmediaciones del campo de fútbol del Real Madrid. Al no detenerse el coche de los pagadores, dispararon contra ellos, matando a dos pagadores. En las investigaciones de la policía apareció, entre los diseñadores del plan, José A. Llerandi “Julián”, con domicilio en la calle Santa Feliciana de Madrid. Tras registrar la casa, averiguaron que su madre trabajaba en la casa de un notario de Ávila. En ésta descubrieron una nota enviada a su madre por “Julián” en la que decía: "Si hay alguna carta para mí o me escribes, dirígete a Juan Aznar, Huerta Machuca, Estación, Talavera de la Reina, y dentro, otro sobre que diga: para Julián, que es el nombre que uso". Rápidamente, los policías se dirigieron a la Huerta Machuca, donde Juan Aznar trató de despistarles, aunque tuvo que reconocer que era enlace y que por allí iba de vez en cuando Llerandi. La policía se puso a hacer la espera a Llerandi, presionando a una niña que andaba por allí, a la cual se le escapó que en el huerto Los Gregorio había unos hombres. En cuanto llegaron a ésta pusieron a Bellido manos arribas, mientras por las ventanas traseras saltaban los cuatro guerrilleros: Fernando Bueno “José” pudo ganar campo abierto, refugiándose en La Calera.  “Lyon” y “Carlos” se escondieron en un maizal, pero con tan mala fortuna que los policías se dieron cuenta y llamaron a la Guardia Civil de Talavera, organizándose una batida del maizal, al mando del teniente Ángel Ruiz Ayúcar. Al verse sin escapatoria, ambos jefes, en cumplimiento del código guerrillero se suicidaron. Llerandi cometió un nuevo error, dirigiéndose a la huerta Machuca, donde había quedado de vigilancia un policía. Éste le dio el alto, entregándose Llerandi sin hacer uso de su arma. Los detenidos fueron llevados a la comisaría de Talavera. Llerandi sólo aguantó unas horas los "hábiles" interrogatorios a los que fue sometido, confesando de madrugada que el jefe era “Fermín”, con domicilio en la calle Lagasca de Madrid. Aquella misma noche irrumpieron en el domicilio de “Fermín”, al que detuvieron. El consejo de guerra tuvo lugar el 21 de diciembre de 1946, en el Regimiento de Infantería León nº 38, de Madrid, siendo “Julián” y “Fermín” condenados a muerte. El 13 de enero de 1947 recibieron en Carabanchel (Madrid) la confirmación y entraron en capilla, siendo fusilados el día 14, a las 5.00 en el Campo de Tiro de Campamento (Madrid).


MAÑANAS SERVANT, Cándido “Mañanín”. Comunista, nació en Alcuéscar (Cáceres) el año 1915. Peón de albañil. Enviado por el PCE desde Francia, el enero de 1945 llegó a Madrid, en compañía de Blas Cordero “Pantera” y “Gallego”. Miembro de la guerrilla urbana madrileña con Cristino García. Al aumentar el grupo se divide en dos, marchando uno de ellos, al mando de Cándido Mañanas a la zona de Siete Picos. Establecieron su campamento en Collado Ventoso, en las proximidades de Collado Villalba (Madrid). El 13 de junio fue detectada su presencia, siendo localizados al día siguiente en el Molino Nuevo, en las proximidades de Navas del Marqués (Ávila). En el enfrentamiento murieron cinco guerrilleros, resultando detenidos los demás componentes del grupo, a excepción de José Olmedo “Grande”, quien logró escapar. Herido, Cándido Mañanas fue detenido el día 15 en Robledo de Chabela (Madrid). Condenado a muerte, esperando el "enterado" de Franco en la prisión de Carabanchel (Madrid). Fue fusilado el 21 de febrero de 1946 en el campo de tiro de Campamento (Madrid), junto a 11 antifranquistas más, entre los que se encontraba Cristino García.


MARCHENA DOMÍNGUEZ, Jerónimo. Comunista, nació en Las Cabezas (Sevilla) el año 1907; vecino de Madrid. Hijo de Agustín y de Carmen. Chófer, fue vicepresidente del Sindicato de Chóferes de la UGT de Dos Hermanas (Sevilla). Tras el golpe militar de julio del 36, se marchó de Las Cabezas, pasando a zona republicana, alcanzando el puesto de teniente del Ejército Popular. Detenido por los franquistas, fue condenado a doce años y un día de reclusión el 15 de junio de 1940, escapándose en 1944 de la colonia penitencia nº 1 de Dos Hermanas. Ya en Madrid se incorporó al aparato guerrillero. Responsable de un grupo de jóvenes comunistas, encabezados por José Luis Sánchez Cano, que el 30 de abril de 1947 colocó cinco pequeños explosivos en dos locales de Auxilio Social y en tres almacenes de víveres pertenecientes a destacados falangistas. Detenido al poco tiempo, al igual que el resto de integrantes del grupo, el 28 de julio de 1947 fue condenado a muerte en consejo de guerra celebrado en Madrid como autor de un delito de rebelión militar. Trasladado a la Prisión Provincial de Carabanchel, el 29 de septiembre de 1947 le comunicaron el “enterado”, siendo fusilado al día siguiente y enterrado en el Cementerio Sur de Carabanchel (Madrid).


MARTÍNEZ GALLEGO, José Nicolás “Pepe”. Comunista, nació en Huete (Cuenca) el año 1924. Miembro de la Agrupación Guerrillera de Madrid con “Paco el Catalán” y Augusto Díaz “Emilio”. El 12 de febrero de 1947, unos días antes del triunfo del Frente Popular en 1936, Francisco García Manzanedo “Pelón” y Francisco Villalba Cruz “Ochoa”, responsables comunistas en el barrio de Usera, recibieron la orden de recoger seis bombas del domicilio de Ángel Blázquez y colocarlas en diferentes lugares de la capital. Cuando “Pelón” iba a colocar una de ellas en el cuartel de la Guardia Civil de Usera fue detenido por el guardia de la puerta. Por él se llegó al que le había entregado los explosivos, Andrés Núñez “Campos” y, tras diversas pesquisas, a la captura de “Paco el Catalán” y una cincuentena de guerrilleros y militantes comunistas. “Pepe” logró eludir en esta ocasión la acción de las fuerzas represivas, aunque sólo por unos días. Tras descubrir la policía que en la calle Jaén, 32, guardaban un automóvil, con el que viajaban a Valdemanco a por explosivos montó un servicio en la zona. Estando vigilando la cochera, el primero de marzo llegaron tres activistas. Se entabló un tiroteo, resultando dos detenidos, José Nicolás Martínez Gallego “Pepe” y Eugenio Moya “Moyita”, y otro muerto, Augusto Díaz Rebollo “Emilio”. Fue fusilado en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, al amanecer del 26 de agosto de 1947, en una saca de 14 antifascistas. Junto al epitafio "No os olvidamos" constan los 14 nombres en una tumba conjunta en el Cementerio Sur de Carabanchel, Madrid.


MARTÍNEZ GUTIÉRREZ, José “Muga”. Comunista, nació en La Unión (Murcia) el año 1920. Peón de mano. Miembro de la guerrilla urbana madrileña con Cristino García. Al aumentar el grupo se divide en dos, marchando uno de ellos, al mando de Cándido Mañanas a la zona de Siete Picos. Establecieron su campamento en Collado Ventoso, en las proximidades de Collado Villalba (Madrid). El13 de junio fue detectada su presencia, siendo localizados al día siguiente en el Molino Nuevo, en las proximidades de Navas del Marqués (Ávila). En el enfrentamiento murieron cinco guerrilleros, resultando detenidos los demás componentes del grupo, a excepción de José Olmedo “Grande”, quien logró escapar. Herido, José Martínez “Muga” fue detenido el día 2 en Valdemorillo (Madrid). Condenado a muerte, el 20 de febrero de 1946 le fue comunicado el "enterado" de Franco en la cárcel de Carabanchel donde se encontraba preso. Fue fusilado al día siguiente en el campo de tiro de Campamento, Madrid, junto a 11 antifranquistas más, entre los que se encontraba Cristino García.


 MARTÍNEZ MALMIERCA, Domingo. Comunista, nacido en 1918. Dependiente. Tras el final de la Guerra Civil marchó a Francia. Miembro de la Brigada “X” de la Agrupación de Guerrilleros Españoles, al mando de Bernardino Taratiel. Tomó parte en la operación Reconquista de España, cruzando los Pirineos por el puerto de Urdiceto el 29 de octubre de 1944. El 20 de diciembre de 1944 llegó a Madrid en compañía de Félix Plaza. En enero de 1945 fue encuadrado por José Carretero en el grupo número 1 de la Agrupación Guerrillera de Madrid, dirigido por Félix Plaza. El 25 de febrero participa en el asalto a la subdelegación de Falange en la calle Ávila, en el barrio madrileño de Cuatro Caminos; como consecuencia de tal acción mueren los falangistas Martín Mora y David Lara. El 20 de marzo fue detenido en casa de Juan Casín. Durante el interrogatorio reconoció su participación en el asalto a la subdelegación de Falange en Cuatro Caminos. El 25 de abril de 1945 tiene lugar la vista, presidida por el tristemente célebre Enrique Eymar, "contra Vitini y diez más" -causa 129.185-, y se conoce la sentencia: Domingo Martínez y seis más son condenados a muerte y tres a doce años. El 28 de abril son fusilados en el acuartelamiento de Campamento y enterrados a continuación en una fosa común del cementerio sur de Carabanchel (Madrid).


MEDINA VEGA, Antonio “Canario”, “Pachito” y “Negro”. Comunista, nació en Puerto de la Cruz (Gran Canaria) en 1915. Hijo de José y Antonia. Compañero de Natividad Peribáñez. Cordelero. Oficial del Ejército Popular republicano durante la guerra de España. Refugiado en Francia, fue encuadrado en el GTE núm. 105, Axat. Instructor en el maquis FTPF organizado en el bosque de Picaussel. Lugarteniente de Cristino García, junto al que combatirá contra el nazismo. Comisario político de la 234ª Brigada (Aude) de Guerrilleros Españoles, con Antonio Molina. Tras la marcha de éste en febrero de 1943, fue nombrado Ángel Fuertes “Antonio Melitón” jefe de la unidad, que pasó a denominarse 5ª Brigada, continuando Antonio Medina como comisario político. Capitán FFI, fue nombrado comisario de la 5ª Brigada (Aude) de GE, al mando de José Díaz. De vuelta a España, pasa a formar parte de la Agrupación Guerrillera de Madrid. Fue detenido el 20 de octubre de 1945, varios días más tarde de la ejecución de Pérez de Ayala y la detención de Francisco Carranque. El 22 de enero de 1946 fue sometido a juicio en Alcalá de Henares ante el Juzgado Especial de Espionaje y Comunismo, dirigido por el fatídico coronel Eymar, junto al resto de integrantes del "expediente Cristino". Medina fue condenado a muerte, siendo fusilado junto a Cristino García el 21 de febrero de 1946 a las 7,00 h. en el campo de tiro de Campamento. El 20 de febrero le fue comunicado en la prisión madrileña de Carabanchel el "enterado" de Franco. Fue fusilado el 21 de febrero de 1946 en el campo de tiro de Campamento (Madrid), junto a 11 antifranquistas más, entre los que se encontraba Cristino García. Por los méritos alcanzados en la resistencia fue condecorado con la Cruz de Guerra.


NOHEDA ABAD, Francisco “Bajito”. Comunista, nació en Arrancacopos (Cuenca) en 1923. Miembro del grupo dirigido por Luis Rodríguez Martínez “Norte”, uno de los tres que componían la Agrupación Guerrillera de Madrid. En febrero de 1947 dieron muerte a un sereno de la calle Jaén en represalia por haber denunciado a varios comunistas. El 12 de febrero de 1947, unos días antes del triunfo del Frente Popular en 1936, Francisco García Manzanedo “Pelón” y Francisco Villalba Cruz “Ochoa”, responsables comunistas en el barrio de Usera, recibieron la orden de recoger seis bombas del domicilio de Ángel Blázquez y colocarlas en diferentes lugares de la capital. Cuando “Pelón” iba a colocar una de ellas en el cuartel de la Guardia Civil de Usera fue detenido por el guardia de la puerta. Por él se llegó al que le había entregado los explosivos, Andrés Núñez “Campos” y, tras diversas pesquisas, a la captura de “Paco el Catalán” y una cincuentena de guerrilleros y militantes comunistas, entre los que se encontraba Francisco Noheda. Condenado a muerte en consejo de guerra, fue fusilado en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, al amanecer del 26 de agosto de 1947, en una saca de 14 antifascistas. Junto al epitafio "No os olvidamos" constan los 14 nombres en una tumba conjunta en el Cementerio Sur de Carabanchel (Madrid).


NÚÑEZ PABLOS, Andrés “Campos”. Comunista, nació en Almendral de la Cañada (Toledo) en 1914. Procedente del maquis francés, estuvo un tiempo como guerrillero de ciudad. Detenido, el 7 de mayo de 1945 se fugó del Campo de Trabajo de Valdemanco (Madrid) junto a 34 presos más. Inicialmente se escondió en casa de unos familiares de Villaverde (Madrid), en la colonia San Fermín, trasladándose posteriormente a Talavera de la Reina (Toledo) en compañía de Anastasio Cifuentes “Peque”, para incorporarse a la Agrupación de Gredos el 30 de agosto de 1945, donde ocupará el puesto de jefe de Estado Mayor. El 19 de diciembre de 1946 se desplazó a Madrid, en compañía de “Robles”, jefe provisional de la Agrupación de Gredos, a recibir órdenes de la dirección del Ejército Guerrillero del Centro. “Campos” se quedó en la capital, incorporándose a la Agrupación Guerrillera de Madrid, dirigida por Augusto Díez “Emilio” tras el nombramiento de Pedro Sanz “Paco el Catalán” como jefe del Ejército Guerrillero del Centro. El 12 de febrero de 1947, Francisco García Manzanedo “Pelón” y Francisco Villalba Cruz “Ochoa”, responsables comunistas en el barrio de Usera, recibieron la orden de recoger seis bombas del domicilio de Ángel Blázquez y colocarlas en diferentes lugares de la capital. Cuando “Pelón” iba a colocar una de ellas en el cuartel de la Guardia Civil de Usera fue detenido por el guardia de la puerta. Por él se llegó al que le había entregado los explosivos, Andrés Núñez “Campos” y, tras diversas pesquisas, a la captura de “Paco el Catalán” y una cincuentena de guerrilleros y militantes comunistas, entre los que se encontraba Andrés Núñez “Campos”. En la Dirección General de Seguridad lo machacaron a palos, siendo fusilado el 17 de marzo en Campamento (Madrid), junto a “Paco el Catalán”, Fernando Bueno Sabaro, Ángel Blázquez, Antonio Criado Cano y Anacleto Celada.


PLAZA POSADA, Félix “Francés”. Comunista, nacido en 1920. Jornalero. Durante la Guerra Civil perteneció a la Brigada Mixta de “Campesino”, combatiendo en Cataluña y pasando posteriormente a Francia, donde ingresó en las Juventudes Socialistas Unificadas y participó en el maquis contra los alemanes. Miembro de la Brigada “X” de la Agrupación de Guerrilleros Españoles, al mando de Bernardino Taratiel. Tomó parte en la operación Reconquista de España, cruzando los Pirineos por el puerto de Urdiceto (Huesca) el 29 de octubre de 1944. El 20 de diciembre de 1944 llegó a Madrid, procedente de Francia, en compañía de Domingo Martínez Malmierca. Al día siguiente se traslada a casa de Juan Casín, ayudándole a instalar en ella una imprenta clandestina. A mediados de enero de 1945 se va a vivir a casa de un hermano de Domingo. En enero de 1945 fue encuadrado por José Carretero en el grupo número 1 de la Agrupación Guerrillera de Madrid, que pasaría a dirigir. El 25 de febrero participa en el asalto a la subdelegación de Falange en la calle Ávila, en el barrio madrileño de Cuatro Caminos; como consecuencia de tal acción murieron los falangistas Martín Mora y David Lara. El 5-6 de marzo se oculta en casa de Dionisio Magdaleno, dejándola el 21 de marzo, al conocer la detención de Juan Casín y de su compañero Domingo el día anterior. Permanecerá huido por Madrid hasta su detención, entre el 27 de marzo y el 9 de abril. El 25 de abril de 1945 tiene lugar la vista, presidida por el tristemente célebre Enrique Eymar, "contra Vitini y diez más" -causa 129.185-, y se conoce la sentencia: Félix Plaza y seis más son condenados a muerte y tres a doce años. El 28 de abril son fusilados en el acuartelamiento de Campamento y enterrados a continuación en una fosa común del cementerio de Carabanchel. Su cuerpo se encuentra enterrado en el nicho 12 del Cementerio Sur de Carabanchel.


RODRÍGUEZ MARTÍNEZ, Luis “Norte”. Comunista, nació en Madrid en 1919. Mecánico de profesión. Incorporado a la Agrupación Guerrillera de Madrid, pasó a dirigir uno de los tres grupos que la formaban, con Pedro Sanz Prades “Paco el Catalán”. Su grupo fue el encargado de eliminar a un sereno de la calle Jaén, por haber colaborado con la policía en la localización de miembros del PCE implicados en el atraco a los pagadores de "Huarte y Compañía" en las obras del Estadio Chamartín. El 12 de febrero de 1947, unos días antes del triunfo del Frente Popular en 1936, Francisco García Manzanedo “Pelón” y Francisco Villalba Cruz “Ochoa”, responsables comunistas en el barrio de Usera, recibieron la orden de recoger seis bombas del domicilio de Ángel Blázquez y colocarlas en diferentes lugares de la capital. Cuando “Pelón” iba a colocar una de ellas en el cuartel de la Guardia Civil de Usera fue detenido por el guardia de la puerta. Por él se llegó al que le había entregado los explosivos, Andrés Núñez “Campos” y, tras diversas pesquisas, a la captura de “Paco el Catalán” y una cincuentena de guerrilleros y militantes comunistas, entre los que se encontraba Luis Rodríguez “Norte”. Condenado a muerte, fue fusilado en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, al amanecer del 26 de agosto de 1947, en una saca de 14 antifascistas. Enterrado en el Cementerio Sur de Carabanchel (Madrid).


RUIZ MIGUEL, Manuel. Comunista, nació en Madrid el año 1921. Pintor. Fusilado en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, al amanecer del 26 de agosto de 1947, en una saca de 14 antifascistas, encabezada por J. Antonio Adán Quintanilla. Junto al epitafio "No os olvidamos" constan los 14 nombres en una tumba conjunta en el Cementerio Sur de Carabanchel, Madrid.


SANZ PASCUAL, Juan “Félix”, “Niño de Quevedo” o “Juanito”. Comunista. Jefe de la llamada División Eugenio Mesón, uno de los tres grupos, junto a los dirigidos por “Alto” y Luis Rodríguez Martínez “Norte”, que componían la Agrupación Guerrillera de Madrid, liderada por Pedro Sanz “Paco el Catalán”. Tras la cadena de detenciones habidas como resultado de las caídas de Talavera de la Reina (Toledo) en 1946, “Paco el Catalán” asume la jefatura del Ejército Guerrillero del Centro, nombrando a Augusto Díez Rebolledo “Emilio” jefe de la guerrilla urbana madrileña. Desde octubre de 1946 a febrero de 1947, la acción guerrillera fue bastante intensa. Entre ellas cabe reseñar: el atraco a una carnicería en la calle Espoz y Mina, dirigido por “Félix”, en el que consiguen 1.700 pesetas; otro -frustrado- en la calle Embajadores; la muerte de un sereno en la calle Jaén, acusado de colaborar con la policía en la localización de los implicado en el atraco a los pagadores de "Huarte y Compañía" en las obras del Estadio Chamartín… Junto a otros tres guerrilleros, “Félix” participa en la muerte de una pareja de la Guardia Civil en la calle Batalla de Brunete, junto a la Comandancia Móvil de Batalla del Salado, a la que disparan desde un coche que habían robado días antes. El 12 diciembre de 1946, “Félix”, “Raúl” y el “Soldado”,  marcharon en coche al campo de trabajo de Valdemanco (Madrid) para recoger doscientos kilos de dinamita, suministrada por el recluso encargado de su distribución para las voladuras del ferrocarril Madrid-Burgos. De regreso a Madrid fueron parados por una pareja de la Guardia Civil en Cabanillas de la Sierra. Tras pedirles la documentación, y tratar de abrir el maletero al entrar en sospechas, los guerrilleros abrieron fuego, dando muerte a ambos. En Manzanares el Real una pareja de control les da nuevamente el alto, siendo tiroteado el vehículo al no detenerse. A los pocos kilómetros abandonan el coche, incendiándole tras quitarle la matrícula. El regreso a Madrid lo hacen a pie. El 31 de diciembre, los guerrilleros madrileños, dirigidos por “Félix”, intentan asaltar el polvorín de la Escuela de Automovilismo de Villaverde, debiendo huir tras dar la voz de alarma uno de los centinelas al serle arrebatado el fusil. El 12 de febrero de 1947, unos días antes del triunfo del Frente Popular en 1936, Francisco García Manzanedo “Pelón” y Francisco Villalba Cruz “Ochoa”, responsables comunistas en el barrio de Usera, recibieron la orden de recoger seis bombas del domicilio de Ángel Blázquez y colocarlas en diferentes lugares de la capital. Cuando “Pelón” iba a colocar una de ellas en el cuartel de la Guardia Civil de Usera fue detenido por el guardia de la puerta. Por él se llegó al que le había entregado los explosivos, Andrés Núñez “Campos” y, tras diversas pesquisas, a la captura de “Paco el Catalán” y una cincuentena de guerrilleros y militantes comunistas. “Félix” logró eludir en esta ocasión la acción de las fuerzas represivas, aunque sólo por unos días. Tras descubrir la policía que en la calle Jaén, 32, guardaban un automóvil, con el que viajaban a Valdemanco a por explosivos montó un servicio en la zona. Estando vigilando la cochera, el primero de marzo llegaron tres activistas. Se entabló un tiroteo, resultando dos detenidos, José Nicolás Martínez Gallego “Pepe” y Eugenio Moya “Moyita”, y otro muerto, Augusto Díaz Rebollo “Emilio”. Declararon que tenían una cita a media mañana en la calle Blasco de Garay con Juan Sanz Pascual “Félix”. Se trasladó allí la comitiva y, cuando apareció “Félix”, lo liquidaron a tiros. En la actualidad sus restos se encuentran enterrados en el Cementerio Sur de Carabanchel, en Madrid.



SANZ PRADES, Pedro “Paco el Catalán”. Comunista, nació en Argentina el 23 de julio de 1913; criado en España. Capitán de artillería en la guerra. Jefe de Estado Mayor de una división de guerrilleros en Francia (Gard y Lozere). A finales de 1944 regresó a España. En esta época, una de las prioridades de Jesús Monzón fue la creación del Ejército Guerrillero del Centro, como emanación de la política de Unión Nacional y su Junta Suprema. La jefatura militar se estableció en Madrid, a las órdenes de José Isasa “Fermín”, al que auxiliaba Agustín Zoroa, que ocupaba la secretaría militar de la Delegación Nacional del PCE, dirigida por Jesús Monzón. En febrero de 1945 Pedro Sanz fue nombrado jefe de Estado Mayor del Ejército Guerrillero del Centro. Los meses de abril a agosto de 1945 los dedicará, acompañando a “Fermín”, a visitar las Agrupaciones Guerrilleras de Cáceres, Gredos, Ciudad Real y Toledo. Desde que Jesús Monzón cae en desgracia y es llamado a Toulouse por la dirección del partido, Agustín Zoroa asume la máxima responsabilidad tanto en el terreno político como en el militar, es decir, guerrillero. A finales de agosto, se piensa en “Paco el Catalán” para sustituir a “Carlos” en la jefatura de la Agrupación Guerrillera de Extremadura, aunque luego se cambió de plan. En noviembre de 1946, tras la detención de Zoroa y la mayoría de la dirección del PCE en Madrid, Pedro Sanz se hizo cargo de la Agrupación Guerrillera de Madrid y, al poco tiempo, del Ejército Guerrillero del Centro, impulsando las acciones de la guerrilla urbana madrileña, al frente de la cual pone a Augusto Díez Rebolledo “Emilio”. El 12 de febrero de 1947, unos días antes del triunfo del Frente Popular en 1936, Francisco García Manzanedo “Pelón” y Francisco Villalba Cruz “Ochoa”, responsables comunistas en el barrio de Usera, recibieron la orden de recoger seis bombas del domicilio de Ángel Blázquez y colocarlas en diferentes lugares de la capital. Cuando “Pelón” iba a colocar una de ellas en el cuartel de la Guardia Civil de Usera fue detenido por el guardia de la puerta. Por él se llegó al que le había entregado los explosivos, Andrés Núñez “Campos” y, tras diversas pesquisas, a la captura de “Paco el Catalán” y una cincuentena de guerrilleros y militantes comunistas. Condenado a muerte, el 17 de marzo de 1947 fue fusilado en el Campo de Tiro de Campamento, Madrid


VILLARRUBIA OROZCO, Nicanor. Comunista, nacido en Madrid el año 1922. Fue detenido en noviembre de 1946 y fusilado en el Campo de Tiro de Campamento, en Madrid, al amanecer del 26 de agosto de 1947, en una saca de 14 antifascistas, entre los que se encontraba José A. Adán Quintanilla. Junto al epitafio “No os olvidamos” constan los nombres de todos ellos en una tumba conjunta en el Cementerio Sur de Carabanchel, Madrid.


VITINI FLORES, José “Ernesto”, “Jean” o “Ernesto Carpanta”. Comunista, nacido en Gijón (Asturias) el 16 de junio de 1912. Estuvo en un colegio de primera enseñanza hasta los 14 años en que comenzó a trabajar en Madrid como pintor. Se casó en 1932, "siendo mi compañera de origen proletario y del Partido". Ingresó en la UGT en 1931, sección pintores decoradores de Madrid. En octubre de 1933 se incorporó al servicio militar en San Sebastián, siendo perseguido como elemento izquierdista. Con motivo de la revolución de Octubre fue recluido en una prisión militar hasta dos días antes de su licenciamiento en noviembre de 1934, al negarse a conducir los tranvías. Ingresó en el PCE en diciembre de 1934. Ingresó en el Cuerpo de Asalto en abril de 1935, ocupando el puesto de secretario de organización de la célula del PCE en la 31 Compañía. Durante la guerra civil ocupó los cargos de jefe de pelotón, sección y compañía en el Ejército del Centro. Asimismo estuvo en la escuela militar de Benicasin (Valencia). En 1938 pasó agregado al Ejército del Este donde fue jefe de Batallón y Brigada, pasando más tarde a hacerse cargo de la jefatura del SIEP en la 133ª Brigada Mixta. Permanecerá en este puesto hasta el 8 de octubre de 1938 en que se reincorporó al Cuerpo de Asalto. En él permanecerá hasta su entrada en Francia con la 16 Compañía de Asalto el 12 de febrero de 1939, siendo recluido en el Campo de Argeles. En abril de 1939 fue trasladado al campo de Septfonds. En julio de 1939 pudo salir del campo, uniéndose a sus familiares en Montauban. Hasta marzo de 1942 en que se incorporó a una empresa maderera trabajará en la industria francesa. En junio de 1942 ingresó en un grupo de guerrilleros por conducto del PCE. En junio de 1943 fue cogido en una razzia y conducido a Burdeos donde permaneció hasta conseguir el certificado de nacionalidad, el cual le valió para franquear la línea de demarcación y volver al punto de partida en julio del 43, tomando de nuevo contacto con los guerrilleros. De acuerdo con la Dirección del PCE, y ante el peligro de una nueva razzia, se incorporó en diciembre de 1943 al maquis del Lot, pasando un mes más tarde a organizar un maquis en el T. y Garonne donde se hizo cargo de un grupo. En este permanecerá hasta febrero en que por orden del partido pasará a organizar un grupo en un chantier, siempre en el mismo departamento. Jefe de la 4ª División de Guerrilleros Españoles en Francia, entre mayo y agosto de 1944. Sustituyó a Miguel Ángel Sanz, tras su nombramiento como jefe de Estado Mayor de la Agrupación de Guerrilleros Españoles, al mando de Luis Fernández. La 4ª División abarcaba los departamentos de Tarn, Aveyron y Hérault. Domínguez González era el jefe de Estado Mayor y Antonio Fuertes Vidosa, comisario político. Tras la unificación de todas las fuerzas de la Resistencia, la Agrupación de Guerrilleros Españoles pasó a formar parte de las FFI, con personalidad propia. En la región de Montpellier, fue designado jefe de la R-3 el general Carrel. A partir de aquel momento, las unidades españolas implantadas en la región aceptaron su mando, a través de José Vitini. Con la 4ª División fue quien liberó Albi y Rodez En la lucha por la liberación de Francia, Vitini alcanzó el grado de Teniente Coronel de las FFI. Completada la liberación del Mediodía francés, se llevó a cabo una reestructuración de las unidades guerrilleras españolas pertenecientes a las FFI, pasando José Vitini a dirigir la 102ª División. A finales de 1944, tras un curso de “instrucción política” en la Escuela de Toulouse (una casa de campo de Tornefolles, cercana a Toulouse) Vitini cruzó la frontera por el País Vasco, llegando a Madrid el 15 de enero de 1945 vía Zaragoza. A principios de febrero es presentado por Hilario Pérez a los jefes de los diferentes grupos guerrilleros. Los primeros objetivos de los “Cazadores de Ciudad” fueron los edificios y las personas de mayor significación fascista, e incluso nazi. Faltaban muy pocos meses para que concluyese la guerra mundial y había una gran esperanza por parte del pueblo español de que la caída de Hitler y Mussolini arrastrase a Franco. Mientras tanto, la organización de propaganda había conseguido instalar una imprenta en un subterráneo construido en el pozo existente en el patio de la casa de Juan Casín, policía municipal madrileño, en Carabanchel (Madrid). Había también en Madrid otras imprentas más pequeñas, una de ellas en la calle Fernán González. El 15 de febrero el grupo de Dalmacio Esteban colocó una bomba en la Delegación de Prensa de la calle Montesquinza, causando sólo daños materiales y una gran alarma e inquietud. El 25 de febrero de 1945 los grupos 1, dirigido por Félix Plaza, y 3, con José Carmona al frente llevan a cabo el asalto a la subdelegación de Falange en Cuatro Caminos con el objetivo de conseguir armas; mueren como consecuencia del mismo el falangista Martín Mora y el conserje David Lara. En la acción colaboró de forma decisiva Mercedes Gómez Otero “Merche”, proporcionando a Vitini los informes necesarios para el asalto y recogiendo las pistolas utilizadas una vez realizado. Tras el atentado, tanto la policía como los servicios especiales del Ejército y de la Guardia Civil se volcaron sobre la Agrupación Guerrillera intentando destruirla. Al día siguiente del atentado una multitudinaria manifestación despide a los dos falangistas. Coincidiendo con ella, el mismo día 26, Franco mandó fusilar a dieciséis comunistas condenados a muerte por los tribunales militares y que permanecían en las cárceles desde el final de la guerra. A pesar de esta presión, la policía tardó casi dos meses en localizar a Vitini, después de que los guerrilleros realizarán más de una acción semanal en este tiempo. La siguiente acción guerrillera fue la colocación de una bomba en el diario Informaciones, que se distinguía por su línea germanófila. Días más tarde el grupo de Dalmacio atracó unos almacenes de madera en la calle General Ricardos. En la primavera de 1945 regaron con octavillas republicanas la Gran Vía madrileña, arrojándolas desde lo alto de uno de sus hoteles, a la salida de los cines. El efecto fue total, organizándose manifestaciones falangistas para "responder" a la provocación. La última acción fue el atraco a la sucursal del Banco Español de Crédito en el número 29 de la calle Velázquez, realizada el 2 de abril. Dos de los guerrilleros fueron acorralados por la policía, resultando uno muerto y el otro detenido por un ex luchador de lucha libre que había sido obligado por el guerrillero herido a llevarle en su coche y que, en un descuido de éste, le redujo y entregó a la policía. En el diario Informaciones del 25 de abril de 1945 se recoge la crónica policíaca del desarrollo de las investigaciones hasta la detención de los guerrilleros: "Desde el primer momento se pensó que en este crimen la instigación había provenido de elementos pertenecientes al Partido Comunista, que clandestinamente venía dando señales de vida y había dado lugar a numerosos servicios de anticomunismo en distintas provincias; se intensificó esta acción y fueron detenidos numerosos y destacados miembros del partido con interesante documentación. Como consecuencia de estas gestiones, se vino en conocimiento de que un guardia de la Policía Urbana pertenecía a dicho partido, con personalidad destacada en el mismo, y aunque se ignoraba su nombre y demás circunstancias, se llegó por eliminaciones sucesivas a sospechar del llamado Juan Casín Alonso, y sometido a discreta y difícil vigilancia, se adquirió la convicción de ser él el que se buscaba, efectuándose un registro en su domicilio, calle de Cervantes en Carabanchel Bajo, donde fueron encontradas armas e interesante documentación; pero no satisfechos los agentes actuantes, continuaron las pesquisas en la corraliza de la vivienda, descubriendo entre las ruinas de una destruida casucha un montón de madera, materiales de derribo y escombros que, separados, se vio ocultaban el brocal de un pozo, que el guardia Casín afirmó que, por estar seco, no se utilizaba para ningún uso. No obstante ello, los agentes decidieron servirse de una cuerda y bajar al fondo, descubriendo que en él desembocaba una artajea angosta, y llevados de su celo, acordaron que el menos voluminoso se deslizara por ella, como así lo efectuó con grandes dificultades, recibiendo el premio de sus afanes al descubrir que conducía a una habitación revestida de cemento con instalación de luz eléctrica y en la que había una máquina minerva, una multicopista, una estantería con tipos de imprenta y unos millares de ejemplares de Mundo Obrero y hojas de propaganda. Se había descubierto la imprenta clandestina de la llamada Delegación Central del Partido Comunista de España. El detenido Juan Casín negó obstinadamente saber nada que se relacionara con aquel hallazgo, y tampoco se obtuvo resultado positivo del interrogatorio que se sometió a su mujer, Rufina Murillo del Pueyo, y en vista de ello, vuelto a cubrir el pozo en la forma en que se encontró, se montó un servicio en confiada espera de que alguien acudiría a trabajar en aquella imprenta, y en efecto, de madrugada fue detenido Domingo Martínez Malmierca, individuo que huyó a Francia al final de nuestra guerra de liberación, regresando a España cuando la fracasada aventura de los guerrilleros. Hábilmente interrogado, confesó haber sido uno de los componentes del grupo que asaltó el local de Cuatro Caminos, pero asegurando que él no efectuó ningún disparo, acusando de ello a otro individuo, del que sólo sabía se llamaba Félix y del cual, en sucesivos interrogatorios, no pudo dar más datos que el de que a ambos les había hecho una fotografía un operador callejero. Como este dato era interesante, pues, obtenida la fotografía de Félix, se facilitaría grandemente la identificación, se hizo comparecer a todos los fotógrafos que la policía tenía registrados para trabajar en aquella zona para que mostraran los clichés obtenidos en aquella época, y después de minucioso trabajo de selección se dio con el negativo correspondiente, que una vez positivado permitió la identificación de Félix, viniéndose en conocimiento de que se trataba de Félix Plaza Posada, montándose entonces servicio por agentes disfrazados en los lugares que éste pudiera frecuentar, consiguiéndose así su detención, e interrogado convenientemente acabó por confesarse autor material de la muerte del conserje. La técnica de los interrogatorios que se sucedían día y noche tenazmente con inmediata comprobación o refutación de indicios y coartadas y la inteligente y entusiasta labor de aportación de datos procedentes de diversas investigaciones y vigilancias permitió la detención de José Carmona Valdeolivas (“El Fantasma”), autor material del asesinato del secretario de la subdelegación, descubriéndose también que anteriormente había tomado parte en un atraco a mano armada perpetrado en un almacén de maderas de la calle del General Ricardos, efectuándose asimismo la de Luis del Álamo García y Tomás Jiménez Pérez, que completaron el grupo de asaltantes, siendo este último el que arrancó el teléfono del local en evitación de que por nadie pudiera pedirse auxilio al exterior; y, por último, se detuvo a otros elementos, cuyo papel fue más secundario, encubridores de los anteriores, como Dionisio Magdaleno Serrano, Mariano Ruiz Antón y Fernando Rodríguez Martín, culminando el servicio con la captura del jefe de la organización, José Vitini Flores, autor por inducción de este hecho y de los demás delictivos cometidos por la banda de guerrilleros en la capital de España".  Según la narración que de los hechos realiza Andrés Trapiello, el 20 de marzo comenzaron las detenciones: Juan Casín, Rufina Murillas y Domingo Martínez fueron los primeros. El 24 de marzo son detenidos Dionisio Magdaleno, Fernando Rodríguez y Mariano Ruiz; el día 27 cae Petra López; a los pocos días Félix Plaza; el 10 de abril José Carmona y el 11, José Vitini, Luis del Álamo, Tomás Jiménez, Dalmacio Esteban, Pantaleón Fernández, Isabel Alvarado y Francisco Zoroa. La detención de Vitini supuso la medalla de oro policial al director general de Seguridad, teniente coronel Francisco Rodríguez Martínez. Las últimas detenciones se realizan el 24 de abril, Magdalena Gómez, y el 27 de mayo, Mercedes Gómez “Merche”, que lo será en Constantina, Sevilla. El 20 de abril el fiscal militar presenta sus conclusiones, nombrándose un abogado de oficio para los implicados en el asalto a la subdelegación y a los responsables de la imprenta clandestina. El 21 de abril se anuncia en el Boletín de la Capitanía General de la Primera Región Militar consejo de guerra "contra Vitini y diez más", y se publica la composición del tribunal para la causa que hace el número 129.185. El 23 de abril tiene lugar la vista del consejo de guerra y se conoce el fallo de la sentencia: de los once juzgados, siete son condenados a muerte (José Vitini Flórez “Ernesto”, Félix Plaza Posadas “El Francés”, Domingo Martínez Malmierca, José Carmona Valdeolivas “Fantasma”, Luis del Álamo García y Tomás Jiménez Pérez "como autores de dos delitos de asesinato, equiparados al de Rebelión Militar en cuanto a su penalidad" y Juan Casín Alonso "como autor de un delito de propagación de noticias falsas y tendenciosas y conspiración para causar transtornos de orden público interior, equiparado al de Rebelión Militar") y tres condenas a doce años (Dionisio Magdaleno Serrano "como autor de un delito de participación en reuniones, con el fin de causar trastornos de orden público interior", Fernando Rodríguez Martín y Mariano Ruiz Antón "como autores de un delito de Auxilio a la pasada Rebelión Militar"). Rufina Murillas, la mujer de Juan Casín, es declarada inocente. A los reos se los llevaron a Carabanchel y a Rufina a la cárcel de mujeres de Ventas. La prensa francesa publicó la noticia de que Franco pretendía fusilar a "Vitini y seis patriotas más". Se recordó su pasado reciente como liberador de Francia y se movilizó a toda clase de personajes. Enviaron telegramas el general De Gaulle, el cardenal Gerlier y monseñor Salièges, y un gran número de intelectuales, encabezados por Jean Cassou, pusieron su firma en manifiestos exigiendo la inmediata suspensión de la condena. Todo fue inútil. El 28 de abril, Vitini y el resto de condenados a muerte fueron fusilados al alba en el acuartelamiento de Campamento y llevados a continuación al cementerio de Carabanchel, donde fueron arrojados en una fosa común (Zona M, Fila 1ª, nº 8). Cuando años después exhumaron los restos para darles una sepultura digna, los familiares tendrían que reconocerles por las ropas o deducciones vagamente aproximativas. En la actualidad, José Vitini se encuentra enterrado en el nicho 11 del Cementerio Sur de Carabanchel, junto a los de sus camaradas Juan Casín Alonso, Luis del Álamo García, José Carmona Valdeoliva, Tomás Jiménez Pérez y Félix Plaza Posada. Los demás implicados en el asalto a la subdelegación de Falange o en la Agrupación Guerrillera de Madrid son juzgados y condenados el 31 de julio: Dalmacio Esteban “Vicente”, Pantaleón Fernández, Mercedes Gómez “Merche” e Hilario Pérez son condenados a muerte, siéndoles conmutada a los dos últimos por treinta años de cárcel, de los que cumplieron diecinueve; Magdalena Gómez, a treinta años de reclusión mayor, de los que cumplió dieciséis; Francisco Cerezo e Isabel Alvarado, a doce años de reclusión menor, de los que cumplió seis; Petra López, a seis años de prisión menor, de los que cumplió tres; y Cristina Álvarez Mazagatos es absuelta.






No hay comentarios:

Publicar un comentario