jueves, 23 de noviembre de 2017

El protocolo de Madrid no frena la contaminación

PABLO GIL
23-nov-2017



El protocolo contra la contaminación del Ayuntamiento de Madrid no está ayudando a reducir los índices de dióxido de nitrógeno (NO2) en el aire. Pese a que se están aplicando sus medidas de manera ininterrumpida desde el pasado día 16, la contaminación ha aumentado durante la última semana y el pasado martes por la noche alcanzó niveles muy elevados.
La del martes podría considerarse, de hecho, como la jornada con más contaminación del año por NO2 en la capital. Ese día, ocho de las 24 estaciones de medición superaron los 200 microgramos por metro cúbico (mg/m3), que es el límite que se estima peligroso para la salud; no fueron picos aislados, sino que se repitieron en varias horas, y en un caso, el de Villaverde, durante cinco horas consecutivas; además, la estación de Fernández Ladreda (Plaza Elíptica) registró un máximo de 331 mg/m3 (que no es el máximo anual, cifrado en 349 mg/m3 hace un mes).
El protocolo del Ayuntamiento, en funcionamiento desde el 1 de febrero del año pasado, tampoco está evitando que 2017 se vaya a cerrar muy probablemente coníndices de NO2 superiores a los de 2016.
A fecha de 21 noviembre, la mitad de las estaciones municipales de medición superan el valor límite anual para la protección de la salud, que se establece en 40 mg/m3 de media, y otras tres estaciones están en el límite. La ley, por medio de una normativa europea y otra nacional, exige que no se supere esa cantidad.

Madrid incumple la legislación sobre calidad del aire

La legislación sobre calidad del aire también establece que el valor límite horario de 200 mg/m3 no debe superarse más de 18 horas al año en ninguna estación. Es algo que ya incumplen, de largo, tres estaciones de la capital: la de Fernández Ladreda lo ha superado 66 horas este año, mientras que las de Escuelas Aguirre (en la confluencia de la calles Alcalá y O'Donnell) y Ramón y Cajal (en su cruce con Príncipe de Vergara) lo han hecho en 39 ocasiones cada una. Pronto podrían ser cuatro estaciones las que hubieran incumplido la norma, pues la de Cuatro Caminos ya ha sobrepasado ese umbral 17 veces.
La Comisión Europea ya advirtió en febrero pasado a España que debe resolver el «incumplimiento constante» de los límites de NO2 en Madrid o se expone a sanciones.
«El protocolo evita que suba aún más la contaminación, pero no provoca que baje», explica el investigador Fernando Martín, jefe de la división de contaminación atmosférica del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat). Opina lo mismo Juan Bárcena, de Ecologistas en Acción. «Estas medidas están mitigando un poco la contaminación», opina. «Probablemente están minimizando el problema, pero es clarísimo que no lo resuelven».

Reforma del protocolo

El Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento, dirigida por Inés Sabanés, está trabajando en una reforma del protocolo, con el objetivo de hacerlo más restrictivo. Se implantaría durante el primer trimestre de 2018.
El actual dispositivo de 24 estaciones de medición del Ayuntamiento funciona desde el año 2010, por lo que sería muy complejo poder comparar los registros con fechas anteriores. En el contexto de esta década, es muy probable que 2017 se cierre con más contaminación por NO2 que 2012, 2013, 2014 y 2016, pese a que este año se están aplicando las medidas del protocolo.
El valor límite horario de 200 mg/m3 ya se ha superado en 249 ocasiones durante 2017, mientras que en 2012 se superó 173 veces, en 2013 se limitó a 169, en 2014 se alcanzó 215 veces y en 2016, 222.
La tasa media de NO2 en la atmósfera durante esos cuatro años también fue inferior a la que en estos momentos se registra en Madrid. Si en 2012 y en 2016 la media fueron 39 mg/m3 y en 2013 y 2014 fue de 35, en estos momentos la media se sitúa en 39,7 mg/m3.
Comparar los datos totales de años anteriores con 2017 es incorrecto, está claro. Aún quedan 39 días para terminar el año, pero es cierto que en la actualidad las medias son elevadas y que diciembre es un mes que padece tradicionalmente registros muy elevados de polución.

Tráfico elevado, pese a las restricciones

Hasta ahora, las medidas de limitación del tráfico, considerado el principal factor de las emisiones de NO2, han provocado una disminución leve de la circulaciónpor la ciudad. El escenario 2, que prohíbe el aparcamiento en la zona del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), además de limitar la velocidad en M-30 y accesos, apenas deja huella en la cantidad de desplazamientos, según datos del Ayuntamiento, con disminuciones de entre el 3 y el 5%.
El escenario 3, que prohíbe la circulación de la mitad de los vehículos privados en función de su número de matrícula, y que sí podría tener un impacto efectivo sobre el volumen de tráfico en la ciudad, sólo se ha aplicado en una ocasión hasta ahora, el 29 de diciembre de 2016.
«La aplicación del escenario 3 tiene unos efectos más claros de cierta reducción de la contaminación», dice el investigador del Ciemat. En su opinión, sólo se logra una disminución del NO2 con una restricción de ese tipo o si «las medidas se aplican antes», de un modo preventivo, «y no esperando a que los niveles suban».
El portavoz de Ecologistas también cree que la prohibición de circulación de la mitad de los coches es efectiva, y que los escenarios 1 y 2 «apenas tienen incidencia». Considera por ello que es necesario «endurecer» el protocolo y que ahora «se está atacando la periferia del problema pero no el meollo. El protocolo es un quiero y no puedo que ha ayudado a concienciar a la gente pero que no está solucionando el problema».
Las mediciones en la ciudad, además, no son en absoluto homogéneas. De hecho, existen varios puntos negros que desde 2010 marcan los máximos anuales y de media y que convierten a sus vecinos en los más expuestos de Madrid a la contaminación. Son las estaciones de Fernández Ladreda, Escuelas Aguirre y Ramón y Cajal.
El problema ya no sólo afecta a la capital, sino que se está expandiendo por el resto de la región, en concreto en dirección al sur y al corredor del Henares. Esta semana se han superado los 200 mg/m3 en Getafe en cuatro ocasiones y los 180 mg/m3 en Coslada y Alcalá de Henares.
Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario