martes, 26 de diciembre de 2017

El Ayuntamiento amortizó el 29% de la deuda por falta de inversiones

Desde 2015, la capital ha devuelto 770,9 millones de euros extra sobre sus compromisos anteriormente adquiridos


La alcaldesa Manuela Carmena y el concejal Jorge García Castaño. 

LUCA COSTANTINI
Madrid, 25 DIC 2017

Madrid es la ciudad española que más deuda tiene y también la que la está amortizando con mayor rapidez. Desde 2015, cuando Manuela Carmena llegó a la Alcaldía, el Ayuntamiento ha devuelto 2.671 millones de euros. De esta cifra, casi un tercio (770,9 millones, el 28,9%) corresponde a pagos anticipados de la deuda, es decir, devoluciones añadidas a las ya previstas en los acuerdos financieros. La Ley de Estabilidad obliga a devolver como pago de deuda el dinero que las corporaciones no se gastan en inversiones. El PSOE acusa al gobierno de errores en la gestión y este evita comentar las cifras.

Madrid sufrió durante la época de Alberto Ruiz-Gallardón (PP) un elevado endeudamiento, hasta 7.700 millones en 2012, el máximo de su historia. El exalcalde popular hizo grandes obras (entre ellas los túneles de la M-30, con grandes sobrecostes), que llevaron las finanzas públicas a una situación de grave desequilibrio. Su sucesora, Ana Botella, emprendió un plan para reducir la deuda. Aplicó recortes y renegoció algunos contratos, y disminuyó la deuda en 2.000 millones en dos años. Carmena está manteniendo esa política.

En sus 2,5 años de gobierno, la actual alcaldesa ha reducido en un 40% la deuda de Madrid, hasta los 3.500 millones, según los datos del Banco de España. Esta rápida disminución de la deuda, que la coalición de Ahora Madrid defiende como logro de su gestión, arroja, no obstante, algunas sombras. Un tercio del dinero que se está usando para estos pagos anticipados sale de fondos que o bien el Ayuntamiento decide no gastar o no ha sabido ejecutar a tiempo.

Los datos recogidos en el Plan económico y financiero 2017-2018, al que ha tenido acceso EL PAÍS, revelan que en los últimos tres años (2015-2017) la capital ha amortizado 770,9 millones de euros extra sobre sus compromisos anteriormente adquiridos. En 2015, la devolución anticipada de la deuda alcanzó 365,9 millones. El año siguiente fue de 346,4, y este año, de 58,5 millones. Se trata de una amortización anticipada récord —entre 2013 y 2014, con el PP en el gobierno, fue de 330 millones—, que se suma a los 1.900 euros ya previstos en el plan de Botella. Además, en 2018 el Consistorio adelantará otros 675 millones de euros.

La capital goza de un elevado superávit, que le permite tener un importante remanente de tesorería (alrededor de 500 millones). Este remanente se recauda, en parte, del dinero de partidas presupuestadas que no han sido ejecutadas, y cuyos fondos se pueden reutilizar el año siguiente para nuevas inversiones (mejoras en edificios públicos, calles y jardines). Estas inversiones deben, sin embargo, cumplir con algunos requisitos: que la licitación concluya en un año y que no implique costes añadidos en los ejercicios venideros, tal y como fija la Ley de Estabilidad. Para su ejecución son fundamentales la rapidez, eficacia y previsión, pero el PSOE, socio de investidura de Carmena, reprocha al gobierno municipal que está demostrando carencias en estos aspectos.

El PSOE, que ha permitido a la coalición de Ahora Madrid gobernar desde junio de 2015, denuncia ahora esa política. Cree que la Ley de Estabilidad fija límites excesivos y que debe ser revisada. Pero considera que Carmena no está aprovechando la coyuntura para llevar adelante una política expansiva. "Pagar deuda está bien, pero no es necesario este adelanto tan grande", señala la portavoz socialista en el Ayuntamiento, Purificación Causapié. Y añade: "No nos parece bien que mientras faltan escuelas, centros para mayores y servicios, lo que hace Ahora Madrid es pagar anticipadamente la deuda".

Los dirigentes de Ahora Madrid defienden la amortización récord como un emblema de su buena gestión (y esto a pesar de que en su programa hablaban de renegociarla). El gobierno municipal también cree que la Ley de Estabilidad limita la capacidad de financiación de sus políticas, y aboga por una modificación de la norma. Sin embargo, ante los datos de amortización anticipada publicados en el plan financiero, el área de Hacienda, dirigida desde la semana pasada por el concejal Jorge García Castaño (Podemos), ha preferido mantener silencio.

Los otros partidos de la oposición (PP y Ciudadanos) también critican la baja ejecución de las inversiones municipales (en 2016 fueron del 73% sobre un total de 520 millones). Aunque las razones de los reproches las resume así Causapié: "Esto es como una familia: si tienes necesidades para tu familia, no adelantas el pago de la hipoteca al banco".

Fuente: El País

No hay comentarios:

Publicar un comentario