jueves, 8 de marzo de 2018

Reveses judiciales, crisis interna y pocas promesas cumplidas: 1.000 días de Carmena en el Gobierno

ISABEL F. LANTIGUA
Madrid, 7 MAR 2018

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, durante el Pleno del Ayuntamiento de Madrid. EFE


Manuela Carmena cumple este jueves 1.000 días al frente del Gobierno municipal de Madrid, aunque no los celebrará, pues ha limpiado su agenda para sumarse a las reivindicaciones de la huelga feminista. El aniversario llega en un momento complicado, en medio de las sospechas por posibles irregularidades en el contrato de cesión por el que el Ayuntamiento pagó 10,5 millones de euros por Bicimad' -cuestión que está en los tribunales y es objeto de una comisión de investigación-, sin unos presupuestos aprobados aún para el año en curso, con varios procesos judiciales abiertos y con disputas dentro de su propio equipo de Gobierno por temas como Castellana Norte (la antigua operación Chamartín) o el proceso para confeccionar la lista electoral para 2019, entre otras cosas.
La legislatura de Carmena, sobre todo el último año, ha estado marcada por los conflictos. Con Hacienda a causa de la regla de gasto -enfrentamiento que le llevó a cesar a Carlos Sánchez Mato como edil de economía-; con la Delegación de Gobierno, que ha interpuesto varios recursos ante la Justicia contra acciones del Ayuntamiento como, por ejemplo, contra el acuerdo que alcanzó con algunos sindicatos para equiparar al personal laboral con el personal funcionario; con la Comunidad, a la que acusan de no asumir sus obligaciones y sus competencias en materias como "las viviendas turísticas"; con Dragados, la concesionaria se encarga del mantenimiento de los túneles y a la que el Ayuntamiento ha intentado "secuestrar judicialmente" esa gestión -los tribunales, de momento, han suspendido cautelarmente ese intento-; y con sus propios concejales, a los que la regidora ya advirtió, tras aprobar en diciembre el Plan Económico Financiero (PEF) que zanjaba el problema con el Ministerio de Cristóbal Montoro, que no iba a permitir "que las decisiones de los partidos entraran en el Ayuntamiento".
También ha sido un periodo, sobre todo los últimos meses, dominado por los recortes y por promesas que no se han cumplido. Entre ellas, de las 4.000 viviendas públicas que prometió construir, sólo el 25% están ejecutándose o en fase de ejecución, tampoco han visto la luz los siete centros municipales deportivos a los que se comprometió el Gobierno municipal y, debido al problema con Hacienda, se ha recortado 116 millones en servicios sociales e igualdad, entre otras partidas.
Aunque la alcaldesa "nunca hace balances", según confirman a EL MUNDO desde su entorno, sí lo hizo la portavoz municipal, Rita Maestre, tras la Junta de Gobierno. Valoró positivamente estos 1.000 días "con sus críticas y errores" y destacó que "tenemos una ciudad más limpia, se gobierna con honradez y los ciudadanos confían en su gobierno en cómo gestiona los recursos con solvencia y honestidad", recoge Europa Press. También recalcó la apuesta "por la mejora de la calidad del aire y por la transformación en las formas de moverse por la ciudad". En la encuesta de satisfacción ciudadana, publicada recientemente por el Consistorio, los vecinos de Madrid aprobaban la gestión de Carmena con una nota de 5,7 (tres puntos más que en 2016) y señalaban como principales puntos débiles de su gestión "la limpieza, la contaminación, el tráfico y el aparcamiento". [...]
Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario