sábado, 7 de abril de 2018

Efemérides del 8 de abril



8 de abril de 1940. Condenadas a muerte en consejo de guerra, fueron ejecutadas en el cementerio madrileño del Este (actual de La Almudena) dieciocho (18) personas: Eloy Álvarez Rincón, Palmiro Barrero Aguado, Rafael Carmona Rubio, Mariano Castejón Sanz, Restituto Castilla González, José Cazorla Maure, Marcelino García Linares, Antonio García Sotero, Guillermo Gómez Rodríguez, Miguel Izquierdo Gutiérrez, José Jiménez Quijano, José Llorente Martínez, Ignacio Lorenzo Cayuelas, Francisco Nieto Tartalo, Emilio Pedroche Barajas, Francisco Salbanes Ballesteros, Ángel Vaquedano Mañanes y Ángel Vázquez Monje.



8 de abril de 1940. Detenido por los franquistas, muere en la prisión de Orihuela (Alicante) José Alberola Miralles.

8 de abril de 1941. Deportados por los nazis alemanes, fallecieron en el campo de concentración de Mauthausen-Gusen (Austria) los republicanos españoles Mariano Marquina Tallada, Vicente Montalbán Morchón y Antonio Santy Ramos.

8 de abril de 1941. Como consecuencia de la represión franquista, fallece en el Sanatorio penitenciario de Porta-Coeli (Serra, Valencia) Manuel Matas de Hierro, carretero.

8 de abril de 1942. Enviado por la dirección del PCE en Francia, llega a Madrid Jesús Carrera.



8 de abril de 1943. Tras cruzar la frontera, murió en un enfrentamiento con la guardia civil en Bordils (Girona) José Serra Carrero.

8 de abril de 1944. Al frente de 10 guerrilleros, Miguel Marín, capitán del XIV Cuerpo de Guerrilleros Españoles en Francia, atacó con bombas y metralletas un tranvía, con remolque, que transportaba aviadores alemanes en la línea Purpan-Colomiers, causando 55 muertos y 35 heridos.

8 de abril de 1946. En enfrentamiento con la guardia civil, muere en la sierra Guillena, término de Talarrubias (Badajoz) Luis Sánchez Fabián.

8 de abril de 1948. En un enfrentamiento con la guardia civil en Valencia mueren Andrés Lucas Sáez “Francisco” y “Rubio”, miembros de la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón (AGLA).

8 de abril de 1973. Pablo Ruiz Picasso muere en Notre-Dame-de-Vie (Mougins, Francia), siendo enterrado en el parque del castillo de Vauvenargues (Bouches-du-Rhone). Nació en Málaga el 25 de octubre de 1881. Considerado uno de los mayores artistas del siglo XX, fue el creador, junto con Georges Braque y Juan Gris, del movimiento cubista. Incansable y prolífico, pintó más de dos mil obras actualmente presentes en museos y colecciones de todo el mundo. Junto a la pintura, abordó otros géneros como el dibujo, el grabado, la ilustración de libros, la escultura, la cerámica y el diseño de escenografía y vestuario para montajes teatrales. En lo político, Picasso se declaraba pacifista y comunista. En agosto de 1944 Picasso vive la insurrección de París, incorporándose en octubre al Partido Comunista Francés. El 3 de noviembre de 1944 “España Popular“, publicación del PCE en México, se hacía eco de tal hecho, insertando una nota del propio pintor: “Mi ingreso en el Partido Comunista constituye un paso lógico en mi vida y en mi trabajo, paso que da a éstos su significación. Mediante el dibujo y el color he tratado de lograr un conocimiento más profundo del mundo y de los hombres, a fin de que este conocimiento sirva a liberarnos. Siempre he expresado, a mi manera, lo que consideraba más verdadero, más justo y mejor y era por lo tanto más bello, pero durante la opresión y la insurrección advertí que esto no era bastante, que debía luchar no sólo con mis pinceles, sino con todo mi ser. Una “inocencia” peculiar me había impedido antes comprenderlo así. Me he hecho comunista porque nuestro Partido se esfuerza más que cualquier otro por conocer y por edificar al Mundo, convirtiendo a los hombres en pensadores más claros, más libres y más felices. Me he hecho comunista porque los comunistas son los más bravos en Francia, en la Unión Soviética y en mi propia patria España. Jamás me he sentido más libre ni más completo que desde que ingresé. Mientras espero el momento en que España pueda acogerme de nuevo, el Partido Comunista Francés será para mí una patria. En él me he reunido de nuevo con todos mis amigos -los grandes científicos Paul Langevin y Frederick Joliot-Curie, los grandes escritores Louis Aragón y Paul Eluard, y tantos bellos rostros de los insurgentes de París-. De nuevo vuelvo a encontrarme entre mis hermanos.” PABLO PICASSO.



8 de abril de 1975. Decreto de “congelación salarial”, su derogación se convertirá en uno de los objetivos de las movilizaciones obreras habidas a lo largo de 1975.

No hay comentarios:

Publicar un comentario