lunes, 23 de abril de 2018

El Punto sobre la I de Izquierda

Tribuna
Jesús Saiz
El Punto sobre la I de Izquierda
23 ABR 2018



Érase una vez una izquierda pragmática, clara, coherente y concreta en la propuesta. Colorín, colorado el cuento se ha acabado, pues esta izquierda está por reconstruir y hay que empezar a hacerlo desde la base, desde el debate y desde la política. Tres palabras en desuso hoy para desgracia de todos y todas.
Mal va la izquierda cuando el debate empieza por listas elegidas en las alturas y se aleja de ese necesario debate que parta de la realidad para presentar a los trabajadores y trabajadoras una propuesta inteligente y seria de cómo hay que cambiar las cosas para que las instituciones respondan a los intereses de la mayoría social.
Lamentablemente, esta prioridad no está en la agenda política hoy, porque todo se circunscribe tristemente a estrategias de carácter electoral erráticas e inútiles que lo único que están haciendo es allanar el camino para que la derecha siga gobernando en municipios y en la Comunidad de Madrid.
Eso sí, probablemente se producirá un cambio de cromos en la derecha, entrará CS en lugar del PP, pero la política de fondo no cambiará para desgracia de todos los huérfanos y huérfanas que, en Madrid, buscamos desesperadamente una opción política de izquierdas a la que apoyar por su programa y no por las fotos o los nombres.
En este preciso momento, hace falta sensatez y también altura de miras que construyan una alternativa políticaen la izquierda que permitan a la mayoría social de los municipios madrileños y de la Comunidad de Madrid tener unos y unas representantes trabajando por sus intereses, por los intereses de la clase trabajadora. Esto no es un problema de arriba y abajo, es un problema de clases, y el que o la que lo niegue sencillamente es un analfabeto político.
Negar la realidad no ha formado parte de la izquierda nunca y la lucha sigue siendo de clases, o dicho de otra forma, lucha de intereses de los trabajadores y trabajadoras frente al poder económico, llámenle como quieran en plan moderno o simplemente capital.
Me resisto a pensar que no vamos a ser capaces de sumar en torno a una propuesta política para derrotar a la derecha, se llame ésta como se llame. Y me resisto a poner líneas rojas a los necesarios acuerdos de la izquierda política y social en nuestra región, porque de lo contrario se contribuirá sin querer (o queriendo, quien sabe) a que la derecha siga marcando con puño de hierro su política de recortes y deterioro de lo público, de lo de todos y todas.
Por eso, me inclino decididamente por trabajar con quienes quieran trabajar en este sentido. La idea es clara: sumando, se gana; haciendo “política” de titulares vacíos de contenido y de fotos, pierde todo el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario