viernes, 11 de mayo de 2018

El Arco de la Victoria, destartalado y convertido en un basurero

LUIS F. DURÁN
11 MAY 2018

El Arco de la Victoria, ayer jueves por la mañana, lleno de basura y con los peldaños llenos de baldosas rotas. Olmo Calvo

El Arco de la Victoria en Moncloa, propiedad de la Universidad Complutense de Madrid y dependiente del Consorcio Regional de Transportes, presentaba ayer por la mañana un aspecto ruinoso y destartalado. Estaba lleno de basura, escombros, cristales rotos, comida y bolsas. Había hasta un montón de sillas tiradas en sus peldaños, mucho de ellos destrozados y arrancados.

Los vecinos culpan de los destrozos a los adolescentes que cada fin de semana invaden el monumento para hacer botellón de forma ilegal. «Ahí se juntan centenares de chavales que al saber que es zona de la Universidad Complutense conocen que la Policía Municipal no puede hacer nada», señala un vecino. Otros residentes achacan los problemas a los jóvenes skaters que practican sus saltos con los monopatines. Éstos lo niegan: «Al revés, los que tratamos de limpiar y cuidar el arco somos nosotros para no caernos», dice un joven skater.
Aunque los terrenos donde se encuentra el Arco de la Victoria son de la Complutense su uso y mantenimiento corresponden al Consorcio de Transportes desde que se firmó un convenio en 2016 cuando se realizó la ampliación del intercambiador de Moncloa. Su mantenimiento corre a cargo de los mismos trabajadores del intercambiador y desde la Consejería de Transportes del Gobierno regional se indicó ayer que se iba a limpiar a lo largo de la tarde. Añadieron que se iba a tratar de sanear los destrozos causados para evitar esa imagen de un lugar por el que pasan miles de vehículos cada día al entrar y salir de la ciudad por la carretera de La Coruña (A-6)
La parte superior, alrededor de la Cuadriga de Minerva, es un estupendo mirador nunca abierto al público. En el interior hay una sala de exposiciones que permanece cerrada y llena de pintadas. El Ayuntamiento de Madrid pretendió sin éxito reconvertirlo en un museo y se planteó cambiarlo de nombre.

Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario