sábado, 25 de agosto de 2018

La mitad de las obras en los centros educativos públicos de la Comunidad de Madrid desde 2012 se han hecho tarde, mal o nunca

GABRIELA VILLEGAS * ROSARIO MARINA * MARCELA REY
25 AGO 2018

El Colegio El Bercial de Getafe es uno de los afectados por el retraso en obras. ÁNGEL NAVARRETE

Uno de cada dos de los 67 centros educativos públicos construidos o ampliados por la Comunidad de Madrid en los últimos seis años ha sufrido retrasos, se ha entregado sin el mobiliario completo o ha sido objeto de abandono de la obra. Los municipios más afectados son Getafe, con cuatro centros, y Paracuellos de Jarama, con tres. Le siguen Arroyomolinos, Las Tablas, Valdemoro y el distrito de Vallecas, en Madrid, con dos cada uno.

Ampas / Plataforma por la Educación Pública

A partir de encuestas y entrevistas a las Ampas de los centros y de los diarios de la Asamblea de Madrid y otras fuentes oficiales, se estima que más de 12.000 alumnos se han visto afectados por estas irregularidades durante este tiempo,teniendo que estudiar en aulas improvisadas, con grúas junto a sus clases o en otro centro. Tras la petición de este diario, desde la Consejería de Educación prefirieron no comentar estos datos.
Entre las constructoras responsables de los retrasos o abandonos de obra, cuatro concentran 17 de los 54 contratos incumplidos: Consvial S.L., Joca S.A., Ielco S.L., y Unika Proyectos y Obras o Uncisa. Todas presentan expedientes poco ejemplares y, sin embargo, fueron contratadas una y otra vez. Este diario se puso en contacto con las empresas, que declinaron hacer declaraciones.
Consvial entregó con retraso el Colegio José de Echegaray de Ensanche de Vallecas, en 2015, el Constitución de 1812 de Leganés y el Navas de Tolosa en Paracuellos, ambos en 2016, según información de las Ampas y el sindicato UGT. Un año y medio después, a finales del 2017, Consvial ganó la licitación para construir un instituto de Alcobendas y el colegio del PAU 4 de Móstoles.
En Madrid, Ielco entregó con retraso los colegios William Shakespeare de Coslada, en 2015, IES Rafael Frübeck de Leganés y el SIES Humanes de Cubas de la Sagra, ambos en 2014. Del SIES Humanes entregó la primera fase, que constaba de 6 aulas de ESO, con retraso provocando que las clases iniciaran una semana más tarde y con partes del centro sin concluir, explicó el Ampa. También el Colegio Rafael Frübeck de Leganés fue entregado con tres meses de retraso, informó la comunidad educativa.
Por su parte, Joca S.A, que ha sido vetada por mala ejecución por el Banco Interamericano de Desarrollo, abandonó las obras en tres centros.
En caso de retraso o entrega defectuosa, los pliegos de los contratos prevén penalizaciones, pero en abandono de obra no. En octubre de 2017, el consejero de Educación, Rafael Van Grieken dijo en el Pleno de la Asamblea de Madrid que se había multado a las empresas por retrasos por un importe de 80.000 euros hasta esa fecha.
Unika Proyectos y Obras tiene abiertos expedientes de penalización por la Comunidad de Madrid como consecuencia de retrasos en obras anteriores y está siendo investigada por presunto tráfico de influencias en una rama de la Operación Pokémon. Ahora opera bajo la denominación de Uncisa, manteniendo el mismo CIF y propietarios, y desarrolla las obras del IES Simone Veil, en Paracuellos de Jarama, y de los colegios Miguel de Cervantes y El Bercial, ambos en Getafe. En el caso de estos dos últimos, sus alumnos serán reubicados en el principio de curso en otros espacios como el comedor por el retraso en las obras.

Las empresas ofrecían rebajas de más del 30% del presupuesto

En 70 de los 113 contratos recopilados en esta investigación, las empresas habían ofrecido construir los colegios con rebajas de entre el 30 y 40% del presupuesto aprobado inicialmente por la Comunidad de Madrid en la convocatoria de licitación.
La Administración regional disponía para gastar entre los años 2012 y 2018 de un presupuesto total de 163,7 millones de euros para ampliar y construir centros educativos, según la información extraída del Perfil del Contratante y del Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid. Cincuenta empresas y cinco Uniones Temporales de Empresarios (UTE) ganaron licitaciones en ese periodo. De ellas, 20 constructoras y tres UTE han abandonado las obras o han terminado tarde los trabajos. Estas empresas incumplidoras se han llevado la mitad del presupuesto adjudicado para la ampliación y construcción de colegios.
Un caso llamativo es el IES José García Nieto, en Las Rozas, un instituto en permanente construcción desde 2014 hasta hoy. Ha tenido siete licitaciones y cinco fases a causa de retrasos, paralizaciones de obra o reconstrucción de espacios anteriores. «Lo cuento y no me lo creo», explica Marta Ferrero. Su hijo cursó toda la Educación Secundaria «entre construcciones, traslados y barracones».
Algo parecido sucedió en el IES Malala Yousafzai, en Las Tablas (Madrid). La empresa Ogmios Proyectos S.L. abandonó la obra, dejando a 103 alumnos del curso 2016/2017 sin instituto. Los estudiantes fueron reubicados en otros centros concertados en los cuales, denunciaron los padres, sus hijos no tenían el mismo acceso al pabellón deportivo, a las aulas de informática y a los laboratorios. La primera fase ya fue terminada por otra empresa y, dos años después, esperan iniciar en septiembre su primer curso en el nuevo centro.

La Comunidad de Madrid ha invertido en 2018 el 2% de su PIB en Educación, mientras que la media española es del 4,5% del PIB. En infraestructuras educativas, Madrid gastó poco más de 60 millones de euros en 2017. Ese dinero es el que se utiliza para construir nuevas infraestructuras y para reformar las ya existentes, tanto en los centros de Primaria, como de Secundaria y de Formación Profesional.
Fuente: El Mundo



No hay comentarios:

Publicar un comentario