miércoles, 26 de septiembre de 2018

La Conserjería recurre a la “pérfida llamada”

María Rodríguez-Manzaneque

Leer que institución pública dice que el problema de la masificación de los colegios en Moratalaz, Villa y Puente de Vallecas es debido a “un incremento imprevisto” "provocado por el reclamo que están llevando a cabo las políticas erráticas en materia de inmigración" como causa del aumento de las ratios de las aulas de 25 a 28 y tener indicios de instrucciones para masificarlas, es sencillamente la clásica excusa mentecata de cenutrio tertuliano de tasca.
Pues bien, la moción de censura fue a inicios de junio de 2018. Aquí unos gráficos de evolución de población de 3 a 12 años en los tres distritos para demostrar que el crecimiento de población infantil sea cual sea su origen, viene produciéndose en Puente y Villa de Vallecas desde (al menos) enero de 2018. Esto se explica con información pública (Padrón municipal de la ciudad de Madrid, en madrid.es).

Villa de Vallecas, un Distrito del que tendrán que dar muchas explicaciones: el Ensanche de Vallecas sigue creciendo y año tras año el número de plazas sigue siendo insuficiente. Fíjense sí, que eso que llama “sobrevenido” ya se podía intuir, con más de 300 niños y niñas entre los meses de enero y agosto.


Pero lo que la Consejería puede considerar “efecto llamada”, tenemos que decir que, tomando como referencia el mismo mes de enero de 2018, la población de 3 a 12 años nacida fuera de España ha crecido de la misma forma que el total de población. 



Puente de Vallecas también crece, al menos desde enero de este año y también con más de 300 niños y niñas. Estos datos confirman para lo que para quien emite comunicados del tipo “palillo en la boca” es inesperado, para nosotros y nosotras es progresivo. No es semántica, es insidia.

Igual que Villa de Vallecas, la población nacida fuera de España con 3 a 12 años también ha crecido, aunque a nosotros y nosotras, no nos importa.


Finalmente, Moratalaz. En Moratalaz ha descendido el número de niños y niñas. ¿Entendemos entonces que el problema de la masificación la han generado ustedes cerrando indiscriminadamente aulas? ¿Cómo es posible la masificación cuando hay menos población con edades de Enseñanza Primaria que en enero de 2018?


Para que entiendan el mensaje: nos hace felices que nuestros barrios sigan llenos de niños y niñas. Lo que para la Consejería puede ser un problema, para nosotros y nosotras es una alegría. Ahora les toca dar explicaciones por su mala gestión y los motivos de la situación en la que nos encontramos. No vuelvan a levantar polvaredas de argumentos que no nos habíamos creído. Lo de los gráficos era para sacarle los colores.

A lo largo de estos años hemos venido a clasificar como “violencia institucional” a la barbaridad que están haciendo con la educación pública en nuestros distritos (¡¡¡a la infancia!!!), cuestión que se confirma, agrava y que nos viene a ratificar en este término cuando con mensajes cuasi- xenófobos justifican su inoperancia (premediatada o no).

Pongan los recursos que durante todo este tiempo y paulatinamente han ido quitando, aun cuando vivían menos niños/as en nuestros distritos. No busquen excusas (con ese cansino mantra de extrema derecha) en el color de piel o en el origen de nuestros niños y niñas y, revisen los datos de población empadronada de vez en cuando, que le ayudará a planificar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario