domingo, 15 de octubre de 2017

Cruzada contra los 'flyers' porno en los coches

LUIS DURAN / ALEJANDRO MATA
Madrid, 15 octubre 2017

Campaña en contra de la publicidad de prostitutas en los coches. JOSÉ S. GUTIÉRREZ

La dirección de la Policía Municipal de Madrid ha decidido intensificar la lucha contra la invasión de publicidad pornográfica en los vehículos estacionados en las cercanías de colegios y parques infantiles de la capital. Desde la Jefatura del cuerpo se ha lanzado una orden a todas las unidades para combatir la plaga de los 'flyers' sexuales que están menoscabando la dignidad de la mujer y que fomenta la desigualdad y la discriminación hacia el colectivo femenino.
En la actualidad los distritos de Ciudad Lineal, Carabanchel y Vallecas son los más perjudicados por este azote propagandístico que se extiende cada vez más por otros barrios.
La nueva disposición de la Policía Municipal es un procedimiento de actuación urgente dirigido a erradicar de forma perentoria la «proliferación de los anuncios en parabrisas, ventanillas y marcos de puertas». Además de la mera denuncia por la infracción administrativa en la que se incurre con la distribución no autorizada de la publicidad, se dan instrucciones para iniciar las investigaciones que permitan localizar a las personas que reparten las tarjetas.
En el marco de las actuaciones se pide a los agentes municipales que averigüen qué empresas imprimen la publicidad, las personas que contratan los servicios de impresión y que se identifique a las mujeres afectadas. Asimismo, se requiere a los policías que determinen si hay consentimiento de las mujeres para la difusión de las imágenes de su persona utilizadas en el anuncio publicitario, la localización de los lugares donde las mujeres desarrollen los servicios, la averiguación de si la actividad ofertada afecta a una sola mujer o a un colectivo y, especialmente, si el reparto de la publicidad se ha realizado en la proximidad de centros escolares, parques infantiles u otros lugares habitualmente frecuentados por menores de edad.
En el caso de que los agentes descubran a alguien repartiendo las tarjetas publicitarias se les pide que además de intervenir los 'flyers' se formalicen denuncias por infracciones a la Ordenanza Reguladora de la Publicidad Exterior y a la Ordenanza de Limpieza de los Espacio Públicos y Gestión de Residuos.
Toda la información recopilada por las Unidades Integrales de Distrito, siempre y cuando no sea constitutiva de un delito flagrante, será puesta a disposición de la Unidad de Investigación y Coordinación Judicial de la Policía Municipal (UICJ). Este departamento trabajará conjuntamente con la Fiscalía de Madrid y las fiscalías especializadas en Violencia contra la Mujer, Fiscalía de Menores y la sección de Delitos de Odio y Discriminación, así como con los servicios especializados en la protección de personas con discapacidad.

Identificación de casos

La UICJ será la encargada de identificar los casos en los que de «alguna manera se utilice la imagen de la mujer con carácter vejatorio o discriminatorio; se atente contra el honor o la dignidad de la mujer, ya sea utilizando particular o directamente su cuerpo, y se cosifique a la mujer como mero objeto del servicio que se publicita, tratándola como si fuera un producto mercantil más de consumo».
Además, tendrán que verificar que «la imagen de la mujer esté asociada a comportamientos estereotipados que coadyuden a favorecer conductas de desigualdad, discriminatorias o a generar violencia de género o machista y que en los textos con los que estén redactados los mensajes publicitarios, aun en ausencia de las imágenes explícitas, se puedan deducir las conductas expuestas anteriormente o incitación a ellas».
Si como consecuencia de estos informes se puede desprender la existencia de una organización criminal se deberá informar de las indagaciones a la fuerza o cuerpo de seguridad competente del Estado, para colaborar con ella o para traspasarle las actuaciones, según los casos investigados. «En cualquier caso, la UICJ será la que debe tramitar las solicitudes de mandamientos judiciales o de medidas cautelares oportunas cuando las circunstancias de los hechos así lo requieran», según la orden de la Jefatura.
También trabajarán en estas indagaciones de la Policía Municipal los agentes tutores y los policías de la Oficina de Atención a la Ciudadanía (OAC), que deberán mantener contacto con los centros escolares y asociaciones de madres y padres de alumnos y alumnas.

28.000 firmas contra las tarjetas sexuales

Un grupo de ciudadanos madrileños cansados de ver cómo sus barrios se llenan de 'flyers' publicitarios de contenido sexual han comenzado una recogida de firmas en 'change.org'. 'No acepto Madrid' es el nombre de la campaña creada el 5 de julio en esta plataforma digital dirigida a la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid, que ya ha reunido casi 28.000 apoyos. Con esta iniciativa buscan que los ciudadanos que «ven mal» este tipo de propaganda «hagan algo». «En un principio éramos cuatro vecinas las que empezamos a recoger los folletos de los parabrisas y las ventanillas de los coches, poco a poco se nos fueron sumando más vecinos y ahora contamos con una gran colaboración dentro de la capital», explica una de sus portavoces. «Incluso, han contactado con nosotros desde otras comunidades pidiéndonos consejo», añade.
Desde 'No acepto Madrid' aseguran estar encantados con la repercusión y el apoyo de cada firmante: «Para nosotros son parte de 'No Acepto Madrid' porque, aunque sea sólo con una firma, se han posicionado en contra de los 'flyers'».
Los voluntarios de la iniciativa ciudadana señalan que también los vecinos tienen que hacer algo por cambiar la situación. «No somos una iniciativa pasiva, está en nuestras manos mejorar nuestro barrio», puntualizan.
Según una integrante de la plataforma, los repartidores de esta publicidad cobran a 10 euros la hora, llegando recibir 3.000 euros al mes, más del doble del salario que recibe un repartidor de publicidad normal. «El problema no se puede solucionar sólo legislativamente, también se necesita concienciar a la sociedad», comenta una de las voluntarias de la campaña.
Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario