viernes, 13 de octubre de 2017

El inmueble que fotografió Capa en Vallecas será derribado en dos meses

El propietario del edificio que el Ayuntamiento se comprometió a proteger comunica a sus inquilinos que procederá a demolerlo


MANUEL MORALES
Madrid, 13 de octubre de 2017

Fotografía de Robert Capa de la vivienda de Vallecas durante la Guerra Civil. 

Los 21 adultos y 13 niños, estos con edades entre los 2 y los 17 años, que viven en el inmueble de la calle de Peironcely 10, en Entrevías, edificio que el fotógrafo Robert Capainmortalizó durante la Guerra Civil como símbolo de los bombardeos franquistas, tendrán que dejar sus pisos en alquiler. El propietario, el empresario Luis Santiago Barrena Iturbe, les ha comunicado su intención de derribar el inmueble. El edificio no está protegido a pesar de su valor histórico.
El pasado martes, Barrena Iturbe se presentó en el edificio para comunicar a 14 familias que viven en él que tendrán que desalojar sus casas porque el edificio será demolido en los próximos dos meses. Dos de los inquilinos, Juan Nolasco y Mario Arraga, señalan que el casero les comunicó que “el derribo parcial iba a comenzar este mes de octubre”, cuando la pareja que vive en el piso número 1 deje la vivienda, como han anunciado. El viernes, varios vecinos, como Rosa Báez, han recibido por burofax una notificación en la que se les deniega la prórroga de su contrato de alquiler, por el que, según declararon a EL PAÍS el pasado agosto, pagan unos 350 euros. “Tenemos humedades, una instalación eléctrica de la época de la posguerra y las paredes se están cayendo poco a poco”,se lamentaba uno de los alquilados.
Luis Santiago Barrena Iturbe es propietario de 14 de las 15 viviendas del edificio y también es “el dueño del hotel Ibis de la M-30 y está vinculado a numerosas empresas inmobiliarias”, ha informado la la plataforma #SalvaPeironcely10 en un comunicado. La plataforma, promovida por la Fundación Anastasio de Gracia, vinculada al sindicato UGT, está integrada por 20 entidades nacionales y extranjera. En junio pasado, estas instituciones iniciaron una campaña para que el inmueble fuera declarado Bien de Interés Patrimonial por la Comunidad de Madrid, y que el Ayuntamiento lo recogiese en su catálogo de bienes y espacios protegidos “por su especial valor histórico”. La plataforma pedía ante todo que las personas que viven en Peironcely fueran realojadas en viviendas dignas y que, posteriormente, la casa se convirtiese en un espacio museográfico sobre la Guerra Civil.
El empresario ha anunciado a los vecinos su intención a pesar de que el Ayuntamiento de Madrid se comprometió, el pasado 20 de julio en un pleno, a proteger el edificio, incluyéndolo en el catálogo de bienes y espacios protegidos. El compromiso del Ayuntamiento incluía la resolución de las malas condiciones de habitabilidad del edificio, según explicó el pasado julio el concejal de Urbanismo, José Manuel Calvo. La propuesta al pleno llegó a través de la responsable de Cultura del PSOE en el Ayuntamiento, Mar Espinar, quien afirmó entonces que ya existía un informe de enero de Madrid Salud, organismo dependiente del Ayuntamiento, que señalaba que “el edificio observa problemas de insalubridad y muy deficientes condiciones de habitabilidad que suponen un grave riesgo para la salud física y psicológica de los moradores”.
La casa de Peironcely sufrió los impactos de la metralla en noviembre de 1936, durante el asedio y los bombardeos sobre Madrid de los sublevados. El célebre fotógrafo húngaro Robert Capa la convirtió en un símbolo, gracias a la publicación en revistas extranjeras de un reportaje que incluía la foto de la fachada agujereada, pero con unos niños sonrientes jugando delante entre los escombros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario