viernes, 8 de diciembre de 2017

Unir a toda la izquierda transformadora

8-Dic-2017

María del Rosario Rodríguez Manzaneque 

Plataforma por la Educación pública 
Es necesario, con la carga de responsabilidad que ello conlleva, ahora más que nunca,  unir a toda la izquierda transformadora.
Definir izquierda sin tener en cuenta lucha por la transformación y el conflicto entre la consciencia de cambio y la realidad ha sido una constante en un mundo, en una sociedad tan absolutamente dividida por las cuestiones como las de distribución de la riqueza y, recordando a mis veteranas y siempre jóvenes compañeras y maestras de viaje: de género y clase…
Sin embargo, nunca hasta hoy, la supuesta izquierda, que no la real, estuvo tan desacertada en dar como valor propio un conflicto de una comunidad rica, cuya máxima reivindicación es su negativa a la solidaridad. Este es el resumen de su demanda.  Y, frente a esa construcción de nación, planteamos un modelo de fraternidad entre mujeres y hombres. En este sentido, basta con señalar que, mientras tanto, hay urgencias hospitalarias colapsadas, educación pública al nivel pírrico, recursos públicos testimoniales, privatización y transformación del bienestar en fuente de rapiña. O una ley de suelo que aparece como la forma para que los ayuntamientos queden a merced de la especulación, sin posibilidad de poder planificar ni equipamientos, ni servicios. Todo ello, problema de largo alcance que va unido a la incapacidad de las administraciones para realizar políticas que amortigüen un modelo económico instalado en la especulación y la precariedad de la clase trabajadora. Parece que todo está pensado, incluso la irrupción de farsantes de la izquierda.


María del Rosario Rodríguez Manzaneque durante su intervención
Ese mismo mecanismo de confusión que pretende que demos rango de presos de conciencia o presos políticos, como si acabaran de descubrir la reivindicación, la lucha, pidiéndonos un precio y una solidaridad que desconocemos por su parte. Algo que, por otro lado, no representa nada nuevo, nada inventado, antes con un precio hoy deliberadamente no conocido ni reconocible.
Otra irresponsabilidad de la pseudo izquierda, de los farsantes y alcahuetes del siglo XXI: Marisa Castro no habría reflexionado ni en el más profundo de su dolor, cuando, tras años de lucha contra el franquismo, que aquella detención y cárcel en los años 80 por la defensa al derecho a decidir de las mujeres era comparable con los días de tortura en la DGS. Ni Pedro Galeano, recientemente juzgado por participar en un piquete informativo en la última huelga general, exigiéndole tres años de cárcel, jamás se compararía con la represión contra los sindicalistas de clase en el franquismo. Ni a mis compañeras Mari Prado, Gisela y Elena Sigüenza las van a explicar qué es participar y exigir dignidad en los barrios. Ninguno de ellos tuvo ni tiene la capacidad económica, ni el paraíso fiscal, ni el avión privado para defender su lucha.
Esta diferencia es evidente, pero entre lo uno y lo otro: las garantías democráticas de este modelo, con todas las fallas, y un régimen basado en operaciones de terror, asesinato y persecución, de subjetividades en derechos y deberes. Por cierto, el independentismo jamás identificará ni batallará por eliminar las fallas de este modelo democrático, todo lo contrario, porque su lucha no es de clase, o sí, es de élite y lo viene demostrando en las numerosas leyes y medidas antisociales que aprueba.
No es izquierda la que antepone los intereses del territorio a los de clase. Nuestro bagaje y el aprendizaje que hemos recibido marca nuestra una clara diferencia: tenemos pasado y nos sentimos orgullosos y orgullosas de ello. No esperamos a que exista un aniversario de una organización o un sepelio para sacar rédito mediático de ello, nos sentimos herederos y como herederos fijamos la esencia, la ideología, las formas y las ideas para transformar. Por este motivo, Parla nombró a su sede “Domingo Malagón” y por esa razón quienes pretenden arrebatar la historia de la lucha en este país, erigiéndose como únicos agentes de cambio, en realidad, farsantes y malos aduladores, la han cambiado. Eso es lo único que han cambiado en Parla.
Mientras tanto, nada menos que Bruselas sitúa a España a la cabeza de la diferencia entre la minoría que más tiene y la mayoría que tiende a ser cada vez más pobre, vemos cómo esa brecha afecta a los territorios, distinguiéndose la zona de ricos y la zona de pobres, diseñada para ser más pobres. La ciudad donde vivo no es ajena, y tras la función de un ministro puesto para tal finalidad, la política de gestión de los recursos económicos, sirve de excusa para priorizar un conflicto con tintes de novela, que de responsabilidad en modificar los profundos problemas que existen. En lenguaje habitual, la pelea por quien la tiene más larga. Tanto discurso, tanto curriculum, tantas horas de audiencia en los medios de comunicación que los han colocado en ese sitio que no es el suyo, para desconocer y no saber aplicar algo tan sabio pero tan sencillo, como es la máxima de los viejos sindicalistas: en la negociación, culo de madera. Gracias Pedro San Frutos por recordarla.
Ahora toca desarrollar la alternativa desde la izquierda transformadora que ofrezca la solución a la tan recurrente exclamación de “basta ya”.
Una izquierda que demuestra en formas la mente abierta y el espíritu crítico para observar cómo el Sur resiste. Unos gobiernos municipales que, pese a las presiones del déficit y la mal llamada racionalización, consiguen que sus políticas sean reconocibles como de izquierdas. Ya lo he dicho en varias ocasiones: tras años de conflictos con el único interés de formar organizaciones caudillistas, hemos logrado establecer mecanismos de trabajo que nos están permitiendo profundizar en los “cómos” para transformar las ciudades y la calidad de vida de sus vecinos/as. Hacía mucho tiempo que no teníamos grupos tan cohesionados, ni tanta solidaridad, ni tanta generosidad, y también, tanta calidad. Hemos venido para quedarnos. Sabemos que podemos y debemos hacerlo y nuestra máxima será ponerle en forma sonora “la izquierda” como alternativa y como modelo.
Por esto, hoy aquí en Parla os doy una gran noticia: somos una organización con futuro, estamos aquí para contribuir a una izquierda que hará lo que tiene que hacer: asumir que sólo desde los postulados de la izquierda se consigue la auténtica transformación en términos de igualdad, justicia y democracia.
Aportamos para ello nuestra riqueza. Entre nosotros y nosotras, además del alcalde más alto y más grande, el concejal mejor valorado de su municipio,Javi Santos, concejal que está desarrollando experiencias de deporte de base en Getafe. La experiencia pionera de innovación de desarrollo sostenible de la agricultura en el ámbito urbano, como sólo un ejemplo de modelo de desarrollo y de visión de una ciudad, gracias compañeros/as de Fuenlabrada, gracias Oscar Valero, pero podemos seguir. La labor y la inmensa templanza de Arantxa, además, por avanzar en las políticas de participación ciudadana y de la promoción de la juventud en un municipio, que, como el mío, quedó congelado hace 20 años. El esfuerzo por desarrollar políticas desde la izquierda en un municipio de los más azotados por la corrupción y Raúl González tiene la osadía de abrir la Casa de la juventud en 48 horas y casi o sin casi lo consigue. Y Cyntia Mateo, siguiendo deficiencia a deficiencia las instalaciones, cumpliendo en primer lugar su compromiso, el compromiso que nos lleva a los gobiernos y que nos da credibilidad: los colegios y la defensa de la enseñanza pública. La dignidad de la izquierda coherente que representa Tinaquero en Alcorcón, frente a la pésima gestión y los exabruptos de la derechona carcamal, descarada y machista, gracias Luis por enviarnos mensajes desde la sierra sobre la labor de oposición desde la izquierda. Y, cómo no, la lección de dignidad que nos estáis dando desde Coslada, soportando y amortiguando la ignominia de quien hoy está viviendo a consta de usurpar un papel en la izquierda que no le corresponde, de un lado y de otro.
Todos y todas los/as que he nombrado, todos y todas las que sin nombrar conforman la Plataforma La Izquierda Hoy llegamos hasta aquí porque un día descubrimos, en forma de experiencia o de percepción, una injusticia. Entendimos que la transformación sólo puede venir desde los principios de la izquierda, identificando el conflicto de clase, asociando poder económico y alternativa política, favoreciendo los intereses de las mayorías. Muchos de mis compañeros y compañeras se enfrentaron a un auténtico régimen totalitario, y sobre esto, si en algún momento percibisteis que la operación de descomposición de la izquierda (insisto, frustrada) respondía a un conflicto generacional, os pido perdón y asumo el doble compromiso de dar voz a vuestra lucha y a vuestra dignidad.
Somos un gran equipo, la garantía de ser los mimbres para la construcción de una alternativa política al desastre que sufrimos en la actualidad. La necesaria izquierda transformadora que habrá de ser la extensión de la alternativa de la izquierda, porque la izquierda existe y es posible y útil. Aquí están los testimonios y las pruebas.
No estaríamos aquí si no estuviésemos convencidos/as de que la alternativa de gobierno desde la izquierda en Parla, hoy y mañana, pasa por la Plataforma la Izquierda Hoy. Una organización joven de largo recorrido donde el adversario interno no existe y no limita, por tanto, la capacidad de reflexión, tan necesaria para la transformación. No busquéis entre nosotros/as las fisuras que tanto han contribuido a la desarticulación de la izquierda. No existe en nuestro proyecto político la figura del adversario interno que tanto ha contribuido y contribuye a limitar el tiempo de la reflexión sobre la transformación y tanto tiempo pide intervenir en dar solución a los conflictos estériles, diseñados exclusivamente para negociar cuotas de poder. Por el contrario, habrá agentes externos que intentarán dinamitar, incluso la reputación.
La izquierda en Parla es un gran equipo, con los mejores mimbres. Ayudadles a la construcción de una gran organización, con el compromiso de que ya es sólida, tal y como merece esta ciudad, tal y como necesitan sus vecinos y vecinas.
*Intervenciones de Jesús Saiz y María Rodríguez Manzaneque en el acto de presentación en la ciudad madrileña de Parla de la Plataforma La Izquierda Hoy, en el que, asimismo, intervinieron Vicente Astillero, alcalde de Casarrubuelos, y Rodrigo Vázquez de Prada, director de Crónica Popular,  y que se celebró en la Centro Cultural Isaac Albéniz el viernes, día 1 de Diciembre.

Fuente: Crónica Popular

No hay comentarios:

Publicar un comentario