domingo, 21 de enero de 2018

Madrid suspende en servicios sociales

DANIEL MARTÍN
Madrid, 21 ENE 2018


Decía John F. Kennedy que si una sociedad libre no puede ayudar a sus muchos pobres, tampoco podrá salvar a sus propios ricos. La Comunidad de Madrid es, junto con Cataluña, la más rica de España por Producto Interior Bruto (PIB). Sin embargo, esa riqueza no sólo no está repartida de manera equitativa, sino que las administraciones no siempre velan todo lo deseable por que los más necesitados cuenten con todas las garantías para alcanzar un bienestar social acorde al desarrollo económico de la región.
Esto es lo que se desprende de los últimos informes elaborados por la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales que, a través de los datos correspondientes al presupuesto liquidado de 2016 que publica el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, ha compuesto una radiografía para reflejar el nivel de los servicios sociales y la promoción social en nuestro país. Ni la región, en general, ni los ayuntamientos, en particular, quedan en muy buena posición.
Respecto a la primera, esta asociación asegura que Madrid es la decimocuarta en la clasificación de las comunidades autónomas -de un total de 17- respecto al desarrollo de su sistema de servicios sociales. «Es ya una de las pocas que sigue sin contar con un marco legislativo que reconozca derechos subjetivos en materia de servicios sociales así como su planificación pública», reza uno de los escritos, en el que se incide en que la región, con un gasto medio anual por habitante entre la comunidad y los municipios, de 309,6 euros, está por debajo de la media española -de 339,69-, por lo que considera su cobertura «en riesgo».
Esta asociación de directores y gerentes a nivel estatal ha elaborado tres ránkings principales de municipios de más de 20.000 habitantes: uno con los consistorios que representan la «excelencia social», otro con los «precarios en servicios sociales» y un tercero con los tildados de «pobres» en esta materia. Respecto al primero, no hay ningún municipio de la Comunidad, mientras que en el segundo hay 12 y en el tercero diez (de un total de 40, por lo que uno de cada cuatro es madrileño).
Esto, según el presidente de esta asociación, José Manuel Ramírez Navarro, «se debe a que, por una parte, los servicios sociales no han sido una prioridad para los gobiernos municipales en general y, por otra, porque la aportación de la Comunidad de Madrid a los ayuntamientos es de las más pequeñas de España. Eso hace que aparezcan por debajo de la media nacional». De hecho, como consta en los datos publicados, Madrid es la única autonomía que destina menos del 1% de su PIB en servicios sociales -un 0,944%-. La media española se sitúa en el 1,4%. Además, con un 18,31%, es de las regiones que menos aporta a las entidades locales en términos porcentuales para la ejecución de estas políticas sociales.
Esto se traduce en que hay municipios donde, uniendo esa baja aportación regional a una baja inversión en servicios sociales propia, sus habitantes obtienen una inversión bastante exigua. La lista de los ayuntamientos madrileños más pobres la encabeza Galapagar que, a su vez, es el quinto de España en cuanto a menor inversión en esta materia. Sus 32.404 habitantes tocaron en 2016 a tan solo 18,96 euros por cabeza. Como contrapunto, cabe destacar que, a nivel nacional, Rentería dotaba el mismo año a cada uno de sus vecinos con algo más de 277 euros.
Desde el Consistorio de Galapagar, gobernado por el PP, fuentes municipales se defienden e indican que «jamás desde el Ayuntamiento se ha negado una ayuda social por motivos presupuestarios». «Se ha atendido siempre a las personas que han solicitado este tipo de ayudas», insisten las mismas fuentes.

Ciempozuelos, el sexto que menos invierte

A Galapagar le sigue en la lista Ciempozuelos, gobernado por Ahora Ciempozuelos -coalición afín a Podemos-, que en 2016 gastó de media 19,61 euros por habitante en este ámbito, lo que lo sitúa como el sexto que menos invierte de España. Su concejal de Servicios Sociales, Juan Pedro García del Campo, entiende que ha habido aspectos clave que no se han tenido en cuenta en el estudio, como el hecho de que Ciempozuelos sea uno de los pocos municipios que teniendo más de 20.000 habitantes tenga sus servicios mancomunados, por lo que el 39% de los gastos de la mancomunidad en servicios sociales se revierten a los vecinos de esa localidad, que suponen, asimismo, el 39% de la población de la Mancomunidad de Las Vegas.
«El Ayuntamiento de Ciempozuelos, mientras fue gobernado por el PP, no hizo a la Mancomunidad los pagos correspondientes desde 2010 en adelante y somos nosotros los que estamos pagando no sólo la cuota que nos corresponde, sino también lo que ellos nos dejaron a deber», asevera el edil, que cuantifica que la cifra real en servicios sociales «supera los 43 euros por habitante en 2016».
Collado Villalba, el tercer peor parado de esta lista a nivel madrileño y el decimotercero de España, invierte, por su parte, 28,43 euros por vecino. En Aranjuez la situación es pareja, con un ratio de inversión por habitante de 29,44 euros. Desde este Consistorio socialista justifican que los presupuestos de 2016 fueron redactados por el PP, según la concejal de Bienestar Social, Montse García Montalvo, que destaca que hay numerosos servicios incluidos en otras partidas, pero que son de índole social. «Además, como recoge esta asociación, una mayor inversión no siempre quiere decir que haya un mejor servicio», añade.
Similares quejas exponen en Colmenar Viejo, donde cada vecino percibió 31,68 euros en servicios sociales durante 2016, unos seis euros más que el año anterior. Fuentes consistoriales denuncian que en algunos municipios de los mejor valorados se incluyen como servicios sociales dentro del funcional 23 de los presupuestos -en el que repara los informes- cuando estas partidas no se corresponden realmente con este tipo de servicios. Además, según indican las mismas fuentes, la inversión social recogida en los últimos presupuestos, los de 2018, ha aumentado hasta los 2.426.682 euros, frente a los 1.579.985 de 2016.
Y de manera muy similar también replican en Torrejón de Ardoz, situado en el puesto número 20 de la lista a nivel nacional, que cierra la de Madrid en sexta posición, con un reparto 20 céntimos mayor que el de Colmenar, hasta los 31,88 euros.
Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario