martes, 23 de enero de 2018

Un hotel de lujo utiliza a miles de madrileños sin empleo para promocionarse gratis

LARGUÍSIMAS COLAS EN PLAZA DE ESPAÑA


Miles de parados hacen cola durante horas en la calle por una oferta de cien plazas de trabajo que exige acudir presencialmente para entregar el currículum



23 ENE 2018

Miles de personas colapsan la céntrica Plaza de España de Madrid en la mañana de este martes. Se extienden por todo el tramo de la calle Princesa, flanquean el parque y llegan hasta la calle Bailén, donde la cola hace curiosos meandros para evitar interferir ser atropellados. La mayoría van con una carpetita de plástico que deja entrever su foto de carnet y unas líneas de texto. Son currículums, claro, en su mayoría breves, porque el puesto no exige demasiado. Un nuevo hotel ha convocado cien puestos de trabajo ("un casting" en sus propias palabras) para una nueva apertura -que no se consumará hasta dentro de tres meses, ya que aún no tienen licencia- y se ha liado la marimorena.


“He dicho en el curro que salía dos horas para un asunto personal y llevo aquí cuatro”, dice José Manuel, un vigilante de seguridad que se encuentra muy, muy lejos de la entrada del hotel, situado en la calle Plaza de España. “Mira cuánta gente hay para cien plazas. Seguro que ya están adjudicadas y solo nos tienen aquí para llamar la atención”, continúa. A su lado Begoña y Miriam, dos estudiantes de 24 años, llevan un rato pensando en irse. Cuando escuchan las quejas de José Manuel se deciden: “No sé qué hacemos aquí. Hay demasiada gente como para poder hacer nada”, dicen.

El parking de la Plaza de los Cubos, a escasos metros, está también hasta arriba. Muchos siguen llegando, alertados por los medios, dejan el coche donde pueden y salen pitando. Corren por las calles aledañas, siempre carpetita en mano, hasta que los edificios dejan de taparles la cruda realidad: para dejar el CV hay que hacer varias horas de cola tragando el humo del tráfico y protagonizando las fotos de los curiosos.

La mayoría son personas sin empleo de entre 20 y 40 años que se han arreglado para la ocasión, ya que el puesto exige "buena presencia". Nocheviejas al sol. Pedro es una de las notas discordantes. Está jubilado y ha venido al escuchar la convocatoria en la radio en busca de un trabajo para sus hijos. "No tengo prisa, pero tenernos aquí sin siquiera decirnos una palabra es inhumano", dice. Después de comer le relevará su hija menor, que viene de Toledo a probar suerte. El hotel ha convocado a los candidatos en masa, entre las 10 y las 17 horas. No hay, en pleno siglo XXI, ningún motivo para hacer una convocatoria así, y menos en un negocio que pretende considerarse de lujo. En la era de internet, cuando se pueden filtrar los aspirantes y convocarlos en minutos gracias a la conectividad, no es de recibo que se repartan los trabajos como si de una peonada se tratase. Fuentes de la competencia coinciden en que la única razón para que una empresa convoque así es la de hacerse publicidad y conseguir un 'trending topic' a costa de los candidatos, y es por eso que su nombre no aparecerá en esta crónica. No es la primera vez que sucede: el año pasado, un centro comercial de Leganés convocó a sus candidatos a la misma hora en un mismo lugar y llegó a colapsar la M-40.


Responsables de la cadena hotelera sostienen que su intención no era colapsar Plaza de España y que no conseguían reclutar algunos perfiles concretos, "como limpiador o cocinero, a través de las vías tradicionales, como LinkedIn e Infojobs". Afirman que el motivo de convocar de esta manera no era otro que el de "poner cara a los candidatos" y que no esperaban esta repercusión. Por último, se han comprometido a atender a todos los que hacen cola, aunque les lleve más allá de la hora de cierre.

No obstante, la empresa estaba informada de lo que podía suceder. El pasado jueves Pedro Alonso, director del hotel, estuvo en Onda Cero publicitando la convocatoria. En torno al minuto 36:18 el presentador le advierte: "Conociendo cómo está la situación, sobre todo aquí en Madrid, que hace falta mucho empleo (...) va a ser una locura, va haber miles de personas que se acerquen a vuestras instalaciones, ¿lo tenéis claro?". Alonso responde con una sonrisa: "Sí, tenemos una previsión, pero no sabemos qué va a pasar". Otros usuarios también transmitieron su preocupación al hotel hace dos días:


A última hora de la mañana muchos han empezado a marcharse a casa. No para de llegar gente y, para colmo, los hastiados candidatos tienen que lidiar con las fotos y las preguntas de los que pasan por allí. “Parecemos animales en un zoo. Hay gente hasta haciéndose selfies con la cola, qué vergüenza”, zanja José Manuel, que finalmente decide volver al trabajo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario