viernes, 30 de marzo de 2018

El mapa del ruido de los 21 distritos de Madrid

ISABEL F. LANTIGUA
Madrid 30 MAR 2018


El acelerón o frenazo de una moto, el camión de la basura, las sirenas de bomberos y policía, las bocinas de los coches en los atascos, las furgonetas que descargan a media mañana... Son sonidos a los que los ciudadanos de Madrid están tan acostumbrados, que tienen tan incorporados a su día a día que, a veces, apenas notan que los escuchan.
Pero la realidad es que en algunas zonas los ruidos del tráfico superan los valores de contaminación acústica considerados aceptables por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que establece el límite máximo en 65 decibelios (dB) durante el día y en 55 dB por la noche. Para analizar la situación sonora de la ciudad, el Ayuntamiento de Madrid ha realizado un mapa estratégico del ruido (MER) de los 21 distritos, con datos relativos a 2016.
La buena noticia es que Madrid es una ciudad menos ruidosa hoy que en 2011, fecha en la que se elaboró el anterior mapa del ruido. Los resultados indican que el 9,3% de la población de la capital (294.558 habitantes) está expuesta por la noche a niveles de ruido superiores a lo que se considera aceptable para una buena calidad acústica. Porcentaje que baja al 2,2% (69.252 ciudadanos) durante el día y al 1,6% (49.992 habitantes) en el periodo vespertino. Las cifras suponen una reducción del 39% respecto a 2011 en cuanto a personas expuestas a exceso de ruido por la noche y una bajada del 47,7% por el día.
Si se tienen en cuenta las 24 horas, el mapa muestra que, de media, hay 176.200 personas que escuchan en ciertos momentos ruidos generados por el tráfico por encima de los 65 decibelios. Por distritos, los habitantes de Puente de Vallecas son los que más sufren elevados volúmenes de cláxones y motores, seguidos por los deChamartín y Salamanca. En el otro extremo, los ciudadanos de Vicálvaro y Barajas(al no contabilizar este mapa el ruido provocado por el aeropuerto, al no ser competencia municipal) son los que menos padecen el ruido de los coches.
Madrid es la ciudad más grande de España y una de las mayores de Europa, con más de tres millones de habitantes censados. Según señaló la delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento, Inés Sabanés, durante la presentación del mapa, «el tráfico es una de las primeras fuentes de ruido y molestia para los vecinos». Por eso declaró que «aunque los resultados son buenos y suponen una mejoría, no quiere decir que esté resuelto el problema del impacto acústico. Hay que seguir trabajando».
Desde el Área de Medio Ambiente explicaron que para obtener estos datos se cartografiaron durante todo 2016 los niveles de ruido producido por el tráfico rodado que circula por la red viaria urbana así como por las infraestructuras ferroviarias que registran una circulación inferior a 30.000 trenes al año -que son competencia municipal-. Se usaron las mediciones de las 31 estaciones fijas de la Red de Vigilancia de Contaminación Acústica y de las 16 estaciones móviles. Además cinco vehículos instrumentalizados midieron más de 3.000 puntos de la ciudad.
Con esa cantidad de números, la conclusión del Consistorio es que «los niveles de ruido para todos los periodos del día han bajado de forma generalizada», salvo en Tetuán, donde ha aumentado el ruido diurno (sobre todo en calles de distribución como Bravo Murillo) y en Puente de Vallecas, donde se ha incrementado el ruido nocturno. También se aprecia una subida de decibelios en la carretera M-607, en algunos tramos de la M-30 y la M-500 y se mantienen los niveles igual que en 2011 en varios kilómetros de la A-4 y la A-6. Respecto al ruido producido por las infraestructuras ferroviarias se ha visto un incremento de decibelios en todos los periodos del día, excepto en la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona-Francia.

Nueve estaciones superan los 65 decibelios

De las 28 estaciones de medición (de 31) que permiten comparar los datos con los que se registraron en 2011, en 10 de ellas se ha producido una reducción media de más de un decibelio, en 17 se han mantenido los valores invariables y únicamente en una -situada en General Ricardos- han subido los valores en más de un decibelio, pasando de 58,6 dB a 61,5 dB. El Consistorio señala que esta reducción se ha notado «en estaciones que caracterizan entornos acústicos tan distintos como los próximos a grandes viales, por ejemplo, Castellana y Alcalá, en donde los niveles medidos por las estaciones próximas (Castellana y Escuelas Aguirre) han disminuido; y también en entornos residenciales como el de la estación de Vallecas».
Y destacan la reducción en 3,6 dB en la estación de Casa de Campo que, por su situación ajena a fuentes de ruido, se puede considerar como un indicador del nivel de ruido de fondo de la ciudad.
No obstante, aún nueve estaciones superan los 65 dB límites que marca la OMS. Son las de paseo de Recoletos (67,8), glorieta de Carlos V (69,1), Plaza de España(65,7), plaza del Doctor Marañón (69,9), Escuelas Aguirre (67,2), Ramón y Cajal(68,2), Santa Eugenia (65,6), Cuatro Vientos (66,4) y Plaza de Castilla (65,3).
Desde el Gobierno municipal se felicitan por la disminución del ruido en aquellos ámbitos de la ciudad en los que se ha reducido en gran medida el tráfico rodado, como en los distritos que componen la almendra central. Así, en el distrito Centro ha bajado el volumen del ruido en todos los tipos de viales, menos en calles como Atocha, paseo de Recoletos, Hortaleza y San Bernardo.
Pero pese a las mejoras experimentadas, los vecinos de Madrid siguen sufriendo «mucho mucho ruido», que cantaba Joaquín Sabina. «Ruido enloquecido, ruido intolerable, ruido incomprendido, ruido de frenazos, ruido sin sentido, ruido de arañazos. Ruido, ruido, ruido».

Por distritos

Centro: Disminución del número de personas expuestas al ruido del tráfico, especialmente durante la noche. Reducción generalizada en todos los tipos de viales, exceptuando calles como Atocha, paseo de Recoletos, Hortaleza y San Bernardo.
Arganzuela: Reducción generalizada en todos los viales, salvo en el tramo de la M-30 cercano al parque de Tierno Galván, un tramo de la calle Santa María de la Cabeza y la calle Embajadores.
Retiro: Disminución del nivel de ruido, sobre todo en el periodo nocturno. Reducción generalizada en todos los viales, excepto en las calles O?Donnell, Ibiza o Narváez.
Salamanca: Reducción generalizada en todos los tipos de viales, a excepción de calles como Diego de León, Conde de Peñalver y Alcalá.
Chamartín: Reducción en los viales de tipo residencial, así como en los grandes viales (M-30 y Paseo de la Castellana), mientras que se mantienen los niveles acústicos en los viales de distribución del distrito.
Tetuán: El número de personas expuestas aumenta durante el periodo diurno, se mantiene en el vespertino y se reduce en el periodo nocturno. Ligera reducción en los viales de tipo residencial, mientras que se incrementan en algunas calles de distribución, como Bravo Murillo y Avenida de Asturias.
Chamberí: Reducción generalizada, salvo en un tramo del Paseo de la Castellana, en la calle San Bernardo y en la calle Vallehermoso.
Fuencarral-El Pardo: Se observa una reducción del número de personas expuestas durante el día y la noche, mientras que se mantiene en el periodo de tarde. No baja el ruido en la M-607 ni en la avenida Cardenal Herrera Oria.
Moncloa-Aravaca: Reducción generalizada, a excepción de los grandes viales como son la A-6 (desde la M-30 hasta la M-40), la M-500 (desde la A.6 hasta la intersección con la M-503) y la M-503.
Latina: Reducción en todos los tipos de viales menos la M-40.
Carabanchel: Reducción generalizada, salvo en la M-40, la A-42 y la calle Vía Lusitana.
Usera: Leve reducción en todos los viales, exceptuando la A-42, la Avenida de Córdoba, la Avenida de Andalucía, la A-4 y la M-40.
Puente de Vallecas: Se reduce la población expuesta durante el día y la tarde pero se incrementa la afectada en periodo nocturno. El análisis no muestra variación en la mayoría de los tipos de viales, excepto en los de distribución del distrito y los grandes ejes, como en el tramo de la M-30 y la M-40 y el tramo de la M-40 entre la avenida de Entrevías y la A-3, en los que han aumentado los niveles de ruido.
Moratalaz: Reducción en todos los tipos de viales menos en la A-3
Ciudad Lineal: Reducción en todos los viales, exceptuando la calle Arturo Soria, donde los niveles de ruido registrados son similares a los de 2011.
Hortaleza: Reducción en todos los tipos de viales, especialmente en aquellos grandes como los tramos de la M-40 y la M-11 que lo recorren, lo que acentúa la reducción acústica en periodos nocturnos.
Villaverde: Reducción en todos los tipos de viales, especialmente en los grandes viales como los tramos de la M-45, la A-42, la A-4 y la Avenida de Andalucía.
Villa de Vallecas: La consolidación de los nuevos desarrollos, así como su disposición alejada de los viales más importantes hace que su población afectada sea muy baja.
Vicálvaro: Su disposición alejada de los viales más importantes, así como la reducción de vehículos que circulan por los mismos (la M-23, la M-45 y la A-3) hace que tenga muy poca población expuesta al ruido del tráfico.
San Blas-Canillejas: Reducción en todos los tipos de viales, especialmente en la A-2.
Barajas: Reducción en el número de personas expuestas en todos los periodos del día, sobre todo durante la noche. Cabe destacar la bajada en la A-2, la M-11, la M-12 y la M-13
* El mapa del Ayuntamiento mide los niveles de ruido del tráfico rodado que circula por la red viaria urbana y el de las infraestructuras ferroviarias que registran una circulación inferior a 30.000 trenes al año. No incluye el resto de infraestructuras cuya actividad repercute en el medio ambiente del municipio, como el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas o tramos de grandes ejes viarios que no son de competencia municipal
Fuente: El Mundo



No hay comentarios:

Publicar un comentario