domingo, 6 de mayo de 2018

44 inmuebles municipales que nadie usa

Colegios, locales o el antiguo Parque de Desinfección engrosan la lista de edificios vacíos del Ayuntamiento de Madrid


Edificación municipal sin uso ubicada en la calle Rodríguez Espinosa, 13, en el distrito de Vallecas.  EL PAÍS

J.A. AUNIÓN
Madrid 6 mAY 2018

En una ciudad como Madrid, con 3,23 millones de habitantes y su enorme abanico de necesidades, el Ayuntamiento tiene 44 inmuebles sin uso asignado, según el inventario de 2017 publicado en su página de Datos Abiertos, lo que supone cinco más que en 2014. Los portavoces municipales explican que se trata de apenas el 3,4% de los 1.277 inmuebles inscritos en el catálogo, que la gestión no es sencilla —muchas veces en el barrio que necesita dotaciones no hay ninguno y se queda libre donde ya están cubiertas las necesidades— y que en ocasiones es difícil buscarles un uso, porque “no reúnen las condiciones necesarias para implantar servicios municipales”. Por ejemplo, con los pisos, locales o plazas de garaje que el Ayuntamiento se acaba quedando en pago por deudas acumuladas.

Sin embargo, el hecho es que hay situaciones que se enquistan y van acumulando años de abandono sin que el Consistorio encuentre una solución. Es lo que ocurre con los pabellones de la Casa de Campo que llevan sin uso, en algún caso, varias décadas. Están hoy en manos de la empresa pública Madrid Destino, que busca alternativas para una zona muy degradada del espacio verde, dando prioridad a los edificios en peor estado y a necesidades: “El pabellón Bancadas pasará a ser gestionado en este año 2018 por el Área de Cultura y Deportes”, dice el Consistorio. Lo cierto es, en todo caso, que una vez paralizado el plan de rehabilitación para la zona del anterior Gobierno del PP, el actual de Ahora Madrid no termina de sacar adelante uno nuevo.

Ocho años lleva también vacío el edificio de Puente de Vallecas que se levantó como Casa de Baños en los años cincuenta y más tarde pasó a ser sede —y lo fue durante varias décadas— del Parque de Desinfección. Ese centenario departamento municipal, encargado en su día de masivas campañas de despiojamiento de la población y que a principios de este siglo pasó a ser la sección de Control de Vectores del departamento de Servicios Veterinarios, guardaba todavía durante los años noventa en el edificio de Puente de Vallecas los fumigadores y todos los artilugios con los que mantenían a raya las plagas de insectos o de ratas. Ahora, tras el paso de una ONG quebrada, el edificio espera desde 2010 un nuevo uso. El Ayuntamiento está valorando demolerlo para instalar allí una biblioteca.

El cambio de uso de un inmueble municipal a veces es directo y muy rápido, y a veces se retrasa porque requiere informes de otros departamentos o, incluso, que lo apruebe el pleno municipal. En otros casos, incluso, que lo hagan otras administraciones, como ocurre con una escuela de adultos en Aluche, vacía desde 2010, que la Comunidad de Madrid mantiene reservada por si vuelve a hacer falta en la zona esa infraestructura educativa.

Lo mismo sucede con el colegio Henry Dunant de Las Águilas (Carabanchel), que, según los vecinos, ha estado más tiempo cerrado que en uso desde que, a mediados de los noventa, el centro —entonces llamado Luz del Valle— se fusionó con otro del barrio para crear cerca de allí el colegio Manuel Bartolomé Cossío. La última vez que se utilizó fue entre 2008 y 2012 para un proyecto de integración educativa de la Cruz Roja con niños del poblado chabolista de El Gallinero. En este caso, el Ayuntamiento ha pedido el cambio de uso a la Comunidad, pero no le ha sido concedido.

El Ayuntamiento destaca asimismo sus esfuerzos para poner a trabajar todos los inmuebles, disminuyendo los alquileres externos —que han pasado de 80 en 2011 a 40 en 2015, y a 27 actualmente, con un ahorro de 23 millones de euros— y cediendo cuando se puede locales a colectivos vecinales. Y, cuando no hay edificios municipales libres en un barrio con necesidades, llegando a acuerdos con otras administraciones, como la central, que ha cedido recientemente la antigua comisaría de San Blas a asociaciones del barrio.

fUENTE: EL pAIS




No hay comentarios:

Publicar un comentario