miércoles, 9 de mayo de 2018

Arce adjudicó dos contratos de 92.852 euros a la asociación de una integrante de su candidatura en las primarias de Ahora Madrid

ROBERTO BÉCARES
Madrid, 10 MAY 2010

La concejala Rommy Arce, durante una reciente feria sobre economía social. S. ENRÍQUEZ

El Ayuntamiento de Madrid, en concreto la Concejalía del distrito de Usera, dirigida por la concejala Rommy Arce, adjudicó entre 2016 y 2017 dos contratos a la Red Cimas, Observatorio Internacional de Ciudadanía y Medio Ambiente Sostenible, por valor de 92.852 euros. Una de las integrantes de Cimas es Carmen Espinar, que fue candidata a las primarias de Ahora Madrid en 2015 con la candidatura Madrid en Movimento, precisamente la lista donde iba la propia Arce.

Al igual que Arce, Espinar, activista en movimientos sociales desde hace más de treinta años y experta en procesos participativos, fue impulsora de Ganemos, de la que fue miembro del comité electoral coordinador. Asimismo, fue integrante también del Comité Electoral de las primarias en Ahora Madrid para elegir a los vocales vecinos y en la actualidad ocupa el cargo -sin remuneración- de vicepresidenta del foro local de Fuencarral.
La primera de las adjudicaciones, en octubre de 2016, fue un contrato menor otorgado por la Concejalía a Cimas para llevar a cabo un «Proceso de Participación de la restauración de la Iglesia Maris Stella». El importe del contrato ascendía a 19.481 euros, tal y como se desprende del perfil del contratante del Consistorio madrileño.
Regulados por Ley, los contratos menores se utilizan de forma recurrente por las administraciones para saltarse la burocracia de los concursos cuando el importe no supera los 50.000 euros cuando se trata de contratos de obras, o a 15.000 euros, cuando se trata de contratos de suministro o de servicios, ya que se agilizan los plazos. El procedimiento consiste en pedir tres ofertas a sendas empresas especializadas y concedérselo al mejor presupuesto. En este caso, según fuentes municipales, se pidieron cuatro ofertas, y la de Cimas fue la mejor de ellas.
El contrato se enmarca dentro del proceso participativo abierto a los vecinos para decidir el nuevo uso que tendría la citada iglesia, más conocida como la iglesia rota, por los daños sufridos durante la Guerra Civil.
Tras el proceso participativo de Cimas, desarrollado entre octubre y diciembre de 2016 y en el que se organizaron más de una veintena de talleres y jornadas entre asociaciones, colectivos y escolares, se decidió que la iglesia se rehabilitara para ser un centro comunitario medioambiental.
La segunda de las adjudicaciones se realizó en julio de 2017, cuando Cimas ganó un concurso público para llevar a cabo la Dinamización y apoyo en materia de participación ciudadana en el distrito de Usera por un importe de 73.011 euros.
El concurso se componía de dos lotes, y Cimas fue ganadora del primero de ellos tras un procedimiento abierto en el que concurrió con otras tres asociaciones y entidades: Vivero de Iniciativas Ciudadanas, Siete Estrellas Educación y Ocio y Proactiva Formación.
Según consta en el expediente de contratación, Cimas obtuvo «el máximo de puntuación tanto en los criterios no valorables en cifras y porcentajes como en la oferta económica, siendo por tanto el licitador que presenta la oferta más ventajosa».
De acuerdo a su página web, Cimas es un grupo de profesionales del área de las ciencias sociales, personas formadas en distintas disciplinas «comprometidas activamente con nuestro entorno social y político, en el que intervenimos con criterios de diversidad, inclusividad, creatividad y cooperación».
La red ha realizado desde hace más de 20 años trabajos y colaboraciones para decenas de administraciones y organismos nacionales e internacionales de diverso color político. De hecho, ha realizado varios trabajos para el Ayuntamiento de Madrid en épocas de gobierno popular.
En contacto ayer con este periódico, Espinar aseguró que no ha participado ni ha trabajado ni ha tenido ninguna relación con los dos proyectos adjudicados por el Distrito de Usera porque decidió «no trabajar para el Ayuntamiento de Madrid» por su implicación en las primarias de Ahora Madrid.
«En cosas que hace Cimas en Madrid no participo en nada», afirmó Espinar, que aseguró que últimamente ha realizado trabajos sobre presupuestos participativos, de los que es especialista, para el Ayuntamiento de Las Rozas (PP) y de Arganda del Rey (PSOE).
Sobre los citados proyectos de Usera, Espinar señaló que sí sabía que los estaban realizando compañeros suyos, «pero nosotros funcionamos de manera autónoma».
«Sé que han trabajado ahí, esto es una asociación de profesionales, cada cual se mueve para conseguir trabajo», señala Espinar, que en el primer trimestre del año, como experta en presupuestos participativos, ha dado dos cursos de formación continúa en la Universidad Complutense.
Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario