domingo, 6 de mayo de 2018

El alquiler vacacional resta más de 5.000 viviendas en el centro de Madrid

MARTA LEY
6 MAY 2018

Un joven pasea con su maleta por el Barrio de las Letras. Fotografía de diciembre de 2017. BERNARDO DIAZ

Hasta 53.803 turistas podría acoger la capital sólo con las plazas que en enero publicitaba Airbnb en un total de 16.313 viviendas, según los datos extraídos de Inside Airbnb. A esta foto fija se suman los datos del proyecto colaborativo DataHippo, lanzados en abril, que apuntan una cifra más elevada: 63.518 plazas en 19.655 anuncios recopilados en distintas fechas, desde finales de 2017 hasta este mes. El análisis muestra que Airbnb acapara el 80% de la oferta de alquiler vacacional en la ciudad, muy por encima de Homeaway. La capacidad en plazas hoteleras en la capital asciende a 83.416, según datos del Instituto Nacional de Estadística.

En el distrito Centro, que copa la oferta, había en enero 8.474 viviendas anuncias, de las cuales 6.386 se alquilaban completas. Restando aquellos anuncios que no tuvieron ninguna valoración en todo 2017 y por tanto podrían estar inactivos, son 5.240 los hogares que el alquiler vacacional resta al mercado en el distrito. Alojados en casas y teniendo en cuenta todos los anuncios, cabrían 23 turistas por cada 100 vecinos. En el barrio de Sol, el ratio se eleva a casi 66 por cada 100. Le siguen Cortes (Huertas y Barrio de las Letras), Palacio, Justicia (Chueca), Universidad (Malasaña) y Embajadores. Sin contar las viviendas vacías, que según el último censo de 2011 ascendían a 11.200, el 20% del total de las plazas en las casas, sumando el número de habitantes y de capacidad de Airbnb, estaría dedicado al alquiler vacacional.
"Lo que molesta no son los turistas, sino la especulación", apuntaba Luis Alonso, miembro de la plataforma vecinal "Lavapiés, ¿dónde vas?", en la sesión sobre la turistificación organizada en Medialab Prado el viernes 21 de abril. Precisamente en Lavapiés, perteneciente a Embajadores, se acumula gran parte de la oferta de pisos turísticos de ese barrio, que por su amplia extensión y mayor número de viviendas y vecinos, arroja una tasa de "presión" más baja que otros, pero que en podría ser más alta en la zona. Embajadores es, también, el barrio que más población pierde desde 2010: más de 4.000 vecinos han abandonado sus hogares, que hoy pueden ser ocupados por turistas.
El sociólogo Jorge Gil, que investiga Airbnb, apunta que "en ninguna ciudad del mundo hay tanta concentración de Airbnb en un solo distrito como en Madrid". Según su análisis de los datos de Inside Airbnb, el panorama "está controlado por empresas especializadas y grandes propietarios de vivienda. Un 75% de los usuarios tienen una única oferta, pero sólo representan el 45% del mercado".
Coincide que los barrios con mayor presión turística están entre aquellos con el precio del metro cuadrado más alto de la capital, entre 18 y 21 euros, según el análisis de datos de Idealista extraídos con la herramienta Idealisto. El centro nunca fue barato, pero el metro cuadrado es hoy más caro en Lavapiés que en Almagro.
Si se tienen en cuenta las plazas hoteleras, los vecinos del centro ya señalaban en enero que hay una plaza para turistas por cada dos habitantes. Una investigación realizada para analizar el fenómeno en la ciudad de Barcelona mostró que en determinadas zonas la proporción era de uno a uno en la ciudad condal. Sin contar con los hoteles, en el distrito habría plazas para un turista por cada cuatro vecinos.

Sin presupuesto para la inspección de las viviendas turísticas

Puerta a puerta. Es el procedimiento por el cual el Ayuntamiento de Madrid tendría que comprobar si el uso de una vivienda es residencial o turístico. En enero había en la capital más de 16.000 anuncios en Airbnb, 3.000 más que el pasado agosto. De estos, sólo algo más de 1.000, indican tener licencia de explotación como Vivienda de Uso Turístico (VUT) o Apartamento Turístico (AT), siguiendo la información que los propios anfitriones proporcionan a la plataforma. Al margen de que la información puede ser falsa, dado que la plataforma no la verifica, que tengan licencia tampoco implica que cumplan con la normativa de la Comunidad de Madrid. El resto, cerca 15.000 viviendas, podrían no estar siquiera registradas.
La Consejería de Turismo de la Comunidad de Madrid cifra en 8.018 las licencias concedidas en toda la provincia, la mayoría concentradas en la capital, por lo que estima que "debe haber unas 7.000 en el limbo". En los últimos meses, el número de licencias concedidas se ha incrementado "significativamente", añaden en conversación telefónica.
El Ayuntamiento, no conforme con el borrador que la Comunidad presentó para modificar la regulación existente y al que la Unión Europea dio luz verde para su tramitación en febrero, anunció una moratoria para impedir en el centro el cambio de uso residencial a terciario en las licencias urbanísticas, para las que sí tiene competencia. Ya en diciembre había anunciado que comenzaría a limitar el alquiler vacacional con licencia de uso residencial a 90 días al año. Si este límite se supera, se obligaría el cese de la actividad y se exigiría una licencia de uso terciario, de momento suspendidas. También el Ayuntamiento iba a crear un censo de viviendas turísticas que, de momento, no ha hecho público.
"Diez técnicos, 4 jurídicos y 8 auxiliares administrativos" es el refuerzo que el ayuntamiento prevé contratar durante seis meses, de junio a diciembre de 2018, para "suplir las carencias" que el consistorio denuncia en la regulación sectorial en materia de turismo, en alusión a la "inacción" que perciben por parte de la Comunidad.
Desde la Comunidad, indican que todas las denuncias que llegan son tramitadas: "Desde julio de 2014 hasta diciembre de 2017 se han recibido 361 denuncias relacionadas con las viviendas de uso turístico". El año pasado, de 14 expedientes sancionadores abiertos dos terminaron en sanción. Y en lo que va de año, han sido cuatro las sanciones interpuestas por la Comunidad. "El grueso de las actuaciones se hace a partir de denuncias", explican en la Consejería, sin especificar cifras del número de actuaciones que el organismo puede hacer de oficio.
El 62% de esos 15.000 anuncios que no indican poseer licencia alguna, ofrece una disponibilidad de más de 90 días al año. No significa esto que necesariamente esa proporción supere el límite o que el resto de anuncios no hayan sido reservados durante más días. Se trata, sin embargo, de una bandera roja: es más probable que, en estos casos, el anfitrión no haga uso residencial de la casa sino que su actividad sea más similar a la de un uso hotelero.
Sin embargo, de las 9.255 viviendas que serían, por tanto, más sospechosas, el 21% no tienen ninguna valoración de los usuarios en todo 2017. Estas valoraciones no son obligatorias, pero sí habituales. La falta de feedback sería en este caso indicativo de poca actividad. Así, se puede hablar de 7.287 anuncios activos y con alta disponibilidad a principios de este año en Madrid, de los cuales el 66% son de apartamentos completos. El ayuntamiento no ha facilitado una cifra del número de viviendas que estiman que podrían incumplir la normativa.
"Los bares y terrazas están en la vía pública y es extremadamente complicado vigilar que cumplen la normativa. Cuando se habla de viviendas, es todavía mucho más complicado", comentaba el delegado de Economía y Hacienda y concejal presidente del distrito Centro, Jorge García Castaño, en la sesión sobre la turistificación del 21 de abril. "La estrategia parte de la identificación de los casos más flagrantes, como los edificios cuya totalidad o práctica totalidad de la vivienda está destinada a un uso turístico, que han sido ya señalados por los vecinos", añadía.
Hoy, son 314 los expedientes en tramitación, y desde diciembre de 2017 el ayuntamiento ha empezado a visitar puerta a puerta las viviendas o apartamentos turísticos. En 103 casos, se ha podido comprobar el uso turístico no declarado y se ha tramitado el cese de la actividad. En más de cuatro meses, se ha dictado el cese de actividad de 28 unidades.
Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario