viernes, 25 de mayo de 2018

La Feria del Libro en MadridMadriz. Nada oficial. Puro placer.

La Feria del Libro en MadridMadriz. Nada oficial. Puro placer.






     


MORERA
(Marian Giménez)


SIRENA
No tiene recuerdos del mar
Pero su materia está regada de algas y delfines,
Algunas veces cree ver atisbos azules en sus ojos
Entonces ella se siente agua. Es agua.
Perdió al hombre, perdió a la hija
Errática fue cruzando sus propias fronteras
No tenía edad, pero avanzaba,
Del azul al verde, de la arena al barco.
Su vieja eternidad se plegaba en sus cabellos,
Reconocidos por los tiburones.
Tan sólo recibía un saludo con sus colas.
Era intocable.
Sentía aquella sangre salada
Recorrerla una y otra vez, eran los latidos y los ritmos de la vida
Acompañándola siempre en la ternura.
Buscando el amor en un todo, completo
No entendía de separaciones ni de tendencias.
¿Pero cuál es su recuerdo?
Las gaviotas rodean su cuerpo y tiran de ella
Van coronando con perlas su cabeza.
Por las tardes el sol la ha llamado otras veces,
Ella se baña en la ola y en el sol
Y comprende que ha llegado su momento.
Retorna a la Madre, retorna a la cueva,
Donde se oyen los ecos de las caracolas
Contra las piedras
Es allí donde se acerca el pasado,
Aquello es el mar contenido en toda su fuerza,
Allí pactó con la Diosa, también pagó el precio.
Se desprendió de corales y arrecifes
Abandonó su cola y se sumergió en tierra firme
Para comprobar que realmente estaba viva.
El tiempo se agota, llega el inicio del agua.
Su retorno, su vuelta.
Los ojos de la Diosa se cierran.


HUESOS
De claveles rojos, amarillos y morados
Se entrelazan tus huesos
La aurora visita cada amanecer
Los barrancos siniestros
Las cunetas anónimas
Las calaveras sin nombre
La memoria es entonces materia bajo la tierra
La bota
El zapato
Y la mortífera bala.
Invoco al viento para escucharte
Y las paredes hablan
Me cuentan tu historia
Que era un día de mercado
Que ibas con tu hija
Y del cielo, aquellos pajarracos soltaron la muerte.
Que te organizabas
Que soñabas con la libertad
Que tus reuniones eran clandestinas
Que te pudrías en la cárcel
Que te robaron a tu bebé
Que te mataron de hambre y de miseria

¡QUE NO PASARÁN!
















No hay comentarios:

Publicar un comentario