jueves, 21 de junio de 2018

La Quinta de Torre Arias de Madrid queda protegida pero sin usos definidos

ISABEL F. LANTIGUA
20 JUN 2018

Quinta de Torre Arias. E.M.

"Ha ido la cosa despacito, como canta Luis Fonsi", le ha espetado la edil del PSOE, Mercedes González, al delegado del Área de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, en relación al Plan Especial para la protección de la Quinta Torre Arias, que este miércoles, dos años y medio después de que se aprobara en Junta de Gobierno, ha pasado por Comisión y ya sólo queda el último trámite del Pleno.

Lo que hace este plan es proteger la finca, situada en el distrito de San Blas-Canillejas, para que sea de todos los madrileños y no para la Universidad de Navarra (privada), que era para lo que se iba a dedicar según el plan elaborado por el anterior Gobierno del PP, un proyecto que no salió adelante porque se paró en los tribunales.
"Es un buen paso, recoge todo lo que habían reivindicado los vecinos, pero falta un Plan de usos, porque ¿qué se va a hacer con la finca?", ha preguntado González, una duda compartida por el resto de la oposición. Teme la edil que si hay cambio en el Consistorio, todo esto quede como "un cascarón vacío" pues "no va a dar tiempo a dejarlo listo en esta legislatura y si viene otro Gobierno se puede revertir".
El Plan que ha quedado aprobado en Comisión establece "la conservación del carácter integral de este espacio en su doble vertiente de finca de recreo y explotación agropecuaria" y completa "la catalogación del patrimonio histórico, incorporando el jardín, elementos singulares, edificios y arbolado". También, según ha informado el Consistorio en una nota, "establece el destino del ámbito para usos dotacionales de uso público y dispone la gestión pública del ámbito, que asumirá el Ayuntamiento de Madrid".
En total, se protegen 13 edificios históricos y se catalogan como edificios singulares el propio palacio de la Quinta, construido a finales del siglo XVI, junto a las caballerizas, la casa de guardas, los invernaderos y las porquerizas, entre otros, mientras que la casa de los jardineros y el matadero recibe una protección estructural. También establece una protección específica del grado volumétrico para determinados edificios de escaso valor y en mal estado, pero interesantes por su relación con el pasado agropecuario de la quinta, como es la casa de las patatas o la vaquería.

"Es un día muy importante para todos los vecinos de San Blas, que han luchado mucho para que no se privatizara este espacio", ha afirmado la concejala presidenta del distrito, Marta Gómez Lahoz, que ha invitado a todos los madrileños a visitar Torre Arias.
Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario