lunes, 4 de junio de 2018

Los salones de juego hacen caja en la periferia de Madrid

LUIS F. DURÁN
4 JUN 2018


La Comunidad de Madrid vive un boom en materia de juego y apuestas. A fecha del pasado 15 de mayo había en la región 385 salones dedicados al juego y a las apuestas deportivas frente a los 328 de 2016, los 295 de 2015 o los 270 de 2014, un crecimiento continuado del 42,5% que se concentra en la capital, donde hay 212 del total.
Estos 385 salones de juegos disponen de un córner donde se hacen apuestas deportivas presenciales. Pero además, también hay 34 bingos en la capital y cuatro casinos con una zona para apostar. Y a ellos hay que añadir 190 negocios específicos de apuestas deportivas en la región, frente a los 153 que se contabilizaban a finales de 2016. En total, son 606 locales frente a los 304 de 2013: prácticamente el doble.

Desde la patronal del sector Anesar (Asociación Española de Empresarios de Salones de Juego y Recreativos) consideran que este esplendor del negocio es un reflejo de lo que demanda la sociedad. «Somos un sector en crecimiento, serio y responsable y con una regulación súper estricta», indican.
Para la Comunidad de Madrid, competente en la autorización de estos locales, «las salas de juego han crecido fundamentalmente por la introducción de las apuestas como nueva modalidad de juego». Con todo, señalan desde la Consejería de Economía y Hacienda que «Madrid está por debajo de la media en número de salones por 100.000 habitantes: 5,06, un punto por debajo de la media y muy inferior a Murcia (19,62), Andalucía (8,35) o País Vasco (8,21).
El mayor auge de este tipo de negocios de juego y apuestas deportivas se ha producido durante los últimos cuatro años en los distritos periféricos de la capital. Según los datos estadísticos de la Comunidad, en San Blas-Canillejas se ha producido un crecimiento del 500% en el periodo comprendido entre 2014 y 2017. Es el distrito donde más han crecido y en parte se debe a la llegada del Atlético de Madrid a su nuevo estadio, el Wanda Metropolitano. «Un campo así ejerce de imán para este tipo de actividades», señalan.
Otro distrito del extrarradio como es Vicálvaro también experimentó una fuerte subida, con un aumento del 200%, Latina con un 120% más y Villaverde con un incremento del 100%.
La zona de la capital con más salones de juego donde también se puede apostar a diferentes deportes es el distrito Centro. Cuenta con 29 establecimientos. Le siguen en número Puente de Vallecas con 20, Chamberí con 19, Tetuán con 17, Carabanchel con 16 y Salamanca con 14. Por contra, los distritos con menos actividad en este capítulo son Hortaleza con un local, Barajas con dos, Vicálvaro con tres y Villaverde con cuatro.

La Comunidad de Madrid realizó el año pasado 668 inspecciones en salones de juego y se abrieron 101 procedimientos sancionadores, 33 de ellos por presencia de menores en los locales. Eso significa que casi en el 30% de los salones de juego se han descubierto anomalías que han acarreado la apertura de los expedientes sancionadores.

"Con la juventud obrera no se juega"

Hace dos semanas, en el barrio de Moratalaz aparecieron varias pintadas amenazantes en la puerta de varios de estos salones de juego recién abiertos en la zona de La Lonja. «Con Moratalaz no se juega. Fuera del barrio, primer aviso», «Su riqueza, tu ruina», «Fuera del barrio, primer aviso», «Con la juventud obrera no se juega», decían los escritos hechos con aerosoles en los cierres y las fachadas de las casas de apuestas.
Estas pintadas, que nadie se atribuía, coincidieron en el contexto de una campaña lanzada por el colectivo Moratalaz Despierta contra el aumento de salas de apuestas en el distrito. En concreto, se abrieron cuatro en menos de 500 metros cuadrados. «Así amanecen las casas de apuestas de Moratalaz ante el aumento brutal de este tipo de negocios en los barrios humildes y que son una lacra para la clase obrera en general, y para la juventud en particular», apuntaba el colectivo antisistema Distrito 14. «Mientras se han cerrado comercios por todo el distrito, las casas de apuestas han aumentado entre 2013 y 2017 un 66%, y este año está prevista la apertura de dos más, hasta llegar a siete», señalaban desde este grupo.
Desde la patronal se defienden de estas acusaciones y niegan que aumenten la actividad del juego en determinados barrios. «Hay un crecimiento general y no hay una tendencia a llevar estos salones a zonas más humildes».
La Comunidad de Madrid de momento no se ha planteado regular la implantación territorial de las salas y mantiene también que los datos demuestran que «no se concentran estos establecimientos en zonas más desfavorecidas». Con todo, en Madrid, a diferencia de otras comunidades autónomas, no hay limitaciones por distancia entre los locales de apuestas. Se permite que haya locales juntos en Madrid y en la misma calle cuando, por ejemplo, en Baleares o el País Vasco, deben de tener 500 metros de separación entre uno y otro local.
Además, Hacienda recuerda que la normativa del juego contempla «medidas en materia de juego responsable, estableciendo obligaciones como la de situar en lugar visible del local un cartel indicando que la práctica abusiva de juegos y apuestas puede producir ludopatía».

Alcalá de Henares y Móstoles, a la cabeza

En cuanto a la Comunidad de Madrid, los municipios con más salones de juego son Alcalá de Henares y Móstoles, con 14 establecimientos cada uno. A continuación se sitúan Leganés con 13, Torrejón de Ardoz con 12, Fuenlabrada con 12, y Alcorcón con 10.
Los salones de juego pueden abrir en la Comunidad desde las 10 de la mañana hasta las 00.30 horas. Los fines de semana y vísperas de festivo pueden prolongar su actividad hasta las 01.00 horas. Gran parte de estos locales también disponen de una barra para servir bebidas.
Estos negocios componen uno de los sectores más castigados por los atracos. Sólo en 2016 se produjeron 45 atracos en ellos. De hecho, la Policía Nacional mantiene activa una operación denominada Salón para tratar de controlar a las bandas dedicadas a este tipo de fechorías.
Por otro lado, el negocio del juego es uno de los que más tributa en la región. Basta como muestra que en la actualidad hay 20.000 máquinas tragaperras en la región. Cada uno de estos artilugios paga unos 3.000 euros de tasa anual. Sólo por la apertura de un establecimiento se pide una fianza inicial de 36.000 euros y la licencia municipal correspondiente.
Fuente: El Mundo


No hay comentarios:

Publicar un comentario