jueves, 14 de junio de 2018

Un nuevo escenario

JAIME CEDRÚN
Secretario General de CCOO Madrid
Un nuevo escenario
14 JUN 2018

Tras la victoria de la moción de censura - legal, legítima y constitucional- votada hace pocos días, se ha generado un nuevo escenario político en nuestro país. A este nuevo decorado hay que añadir, como elemento principal, el acercamiento de posiciones entre sindicatos de clase y patronal en el acuerdo sobre negociación colectiva. Así, atendiendo al binomio presión / negociación, y con la esperanza de ver que se abre una oportunidad, CCOO y UGT hemos desconvocado la movilización prevista para el próximo 16 de junio.
No cabe duda que el nuevo Ejecutivo conformado por Pedro Sánchez ha generado positivas expectativas. Tal como asegura una resolución de la Confederación Sindical de CCOO se trata de un Gobierno “de perfil alto y acreditada solvencia política y profesional, además de poseer una importante presencia de mujeres, la mayor de la reciente historia democrática de este país”.
Es, pues, el momento de recuperar y reforzar los derechos sociales y laborales que el PP ha venido atacando permanentemente con la recesión económica como excusa en la mayoría de los casos. En esa senda tendrá especial relevancia armar un nuevo modelo de relaciones laborales en el país. Un modelo diferente no sólo al preconizado por las reformas laborales de 2010 y 2012, sino también distinto al existente en 2009. Vivimos en 2018 y el futuro apunta ya nuevas realidades laborales.
Es posible, por urgente y relevante, impedir desde la ley que los convenios de empresa empeoren los salarios de los convenios sectoriales. También se pueden alentar relaciones laborales justas como no solo obliguen a las empresas multiservicios a que apliquen los convenios del sector correspondiente, sino para impedir su propia presencia cuando solo se pretenda abaratar y precariedad el empleo. Se pueden aplicar recetas que eviten el paro, la precariedad y al tiempo creen empleo estable.
Urge tomar medidas para combatir la siniestralidad laboral. Sólo en Madrid se registraron en mayo 7.576 accidentes laborales, siete de ellos mortales, cinco más que hace un año. Así, por ejemplo, se puede incrementar la plantilla de la Inspección de Trabajo o que la Fiscalía General de Estado refuerce la Fiscalía de siniestralidad de Madrid y dotarla con los recursos humanos necesarios.
Del mismo modo que se pueden tomar medidas para los ingresos de la Seguridad Social y que nunca más las subidas de las pensiones estén expuestas a ventoleras ultraliberales.
A nadie se le escapa que más allá del discurso esperanzador del nuevo presidente del Gobierno, las dificultades van a ser muchas teniendo en cuenta la composición de la Cámara. También por ello hay que apelar a la responsabilidad de los grupos políticospara que eviten ese tradicional tacticismo partidista que contraviene el interés general.
Nadie con una visión progresista de la vida puede ver con buenos ojos los Presupuestos Generales del Estado para 2018, que casualmente lograron sus últimos apoyos el día antes de que fuera publicada la sentencia del caso Gürtel, gota que ha colmado el vaso para aguantar el Gobierno de Rajoy.
La emergencia política que vivimos hace presagiar, pues, pocos cambios en la política económica en el corto plazo, por lo que el objetivo es presionar e influir en los presupuestos de 2019 y empujar una política fiscal más expansiva y más igualitaria. Para las Comisiones Obreras, la prioridad está en las pensiones, la recuperación de la calidad de los servicios públicos, la dotación suficiente para las políticas de empleo que afronten el reto de la digitalización de la economía y las necesidades de cualificación permanente.
Se puede presionar e influir para acometer políticas cívicas y sociales; se puede abrir la ventana de la libertad de expresión y derogar la ley Mordaza, o modificar el Código Penal y evitar que se siga imputando a sindicalistas por ejercer el derecho de huelga. Se puede ahondar en la revolución feminista y dar soluciones a la tragedia de las personas que buscan refugio huyendo delegadxs terror y el hambre.
Con todo, quizá lo fundamental sea regenerar la vida política de este país embarrada por el Partido Popular. Y es que en España hay contabilizados ciento noventa y cuatro casos de corrupción en los que está involucrado el PP, con medio millar de personas imputadas. En la Comunidad de Madrid ascienden a veintisiete casos y setenta y dos imputados.
Hay motivos para el optimismo, pero tantas veces se ha frustrado, que estaremos sumamente vigilantes.

Fuente: madridiario

No hay comentarios:

Publicar un comentario