viernes, 19 de octubre de 2018

Padres de un colegio de Leganés reclaman la retirada del amianto

SERGIO CIUDAD
19 OCT 2018

Un padre coloca una pancarta en la valla que rodea el colegio Luis de Góngora ÁNGEL NAVARRETE

La AMPA (Asociación de padres y madres de alumnos) del CEIP Luis de Góngora, ubicado en Leganés, ha exigido en reiteradas ocasiones a la Dirección de Área Territorial de Madrid Sur la eliminación del amianto de varias partes del centro de enseñanza. En concreto se encuentra en las cubiertas del edificio principal y el gimnasio.
No es el único colegio afectado en el municipio: CEIP Gerardo Diego, CP Federico García Lorca y CP Pío Baroja también poseen este material en alguna de sus estructuras. Todos ellos fueron construidos durante los años 70 y 80, en la época del auge del amianto. Aunque desde la Consejería de Educación afirman que no existe riesgo para la salud en ninguno de los cuatro.
No obstante los padres del Luis de Góngora continuarán pidiendo la eliminacióndel asbesto. La lucha para conseguir su sustitución comenzó el mes de junio cuando varios medios dieron la noticia de la presencia de este componente en varios colegios públicos de la zona.
"Desde el centro no sabían decirnos el alcance del problema, entonces pedimos al Área Territorial Sur (DAT) una explicación para saber si existía algún riesgo para los niños e intentar solucionar el problema cuanto antes", afirma Belén Sánchez, representante de la AMPA del colegio afectado.
A la presencia del amianto se le suma además el notable deterioro que sufren las instalaciones del centro. El gimnasio es lo más afectado y actualmente permanece cerrado. La directora, Almudena Gil, ha confirmado la clausura por precaución y a petición de los padres. Llevan años pidiendo una rehabilitación completa del edificio, que presenta deficiencias como goteras, placas del techo sueltas, agujeros, humedades y suelo en mal estado.

Sin noticias sobre el problema

El curso académico terminó sin que los padres pudieran reunirse con nadie y sin saber exactamente lo que ocurría con este peligroso material. Pensaban que durante el verano el tema quedaría solucionado, pero en septiembre se encontraron con que nadie había contestado a la dirección del colegio los mensajes que se habían mandado tanto a Inspección como a la propia Dirección de Área Territorial. Fue entonces cuando comenzaron las reivindicaciones.
"A principios del mes pasado estuvimos recogiendo firmas, fuimos a la sede de la DAT para pedir una reunión con el director e incluso hemos presentado reclamaciones tanto individuales como colectivas para que el problema del amianto se solucione de una vez" comentaba la representante de los padres.
Finalmente consiguieron que la Consejería de Educación enviara a un técnico para realizar las mediciones pertinentes.
El informe de la Dirección de Infraestructuras y Servicios y llevado a cabo por la empresa SGS identificaba la "presencia de amianto en las cubiertas del edificio principal y gimnasio". Sin embargo se especifica que el material "está en buenas condiciones, no es friable (no se desmenuza) y el riesgo es muy bajo", por lo que "no hay riesgo de exposición".
El mismo informe remite que según la ley actual su uso sigue estando permitidohasta el "fin de la vida útil", por lo que "no se requiere la retirada al no presentar daños". Como medida preventiva se establece un plan de gestión y control de riesgo que abarca una supervisión periódica y medición ambiental hasta el momento del fin de la vida útil.
Desde la Consejería han aclarado que no existe contacto directo, en estos casos se da una orden de prioridad dependiendo del riesgo que pueda conllevar para la salud de los alumnos. Pero al ser ese posible riesgo catalogado como muy bajo, de momento no tienen pensado sustituir el material.

Piden la eliminación aunque no suponga un peligro

Tanto desde la AMPA como la dirección no se sienten conformes con esta medida. Aparte del miedo de los progenitores a que sus hijos sean expuestos a este producto, no han sido informados de forma específica sobre cuáles van a ser los planes de gestión y cómo afectará al desarrollo de las clases en el momento en el que se retire el asbesto. Por ello exigen la retirada lo más brevemente posible y en un período que afecte mínimamente al desarrollo normal del curso.
Tras varias reuniones, los padres y madres han acordado la paralización de clases para poder realizar movilizaciones, la primera de ellas tendrá lugar ante la sede del Área Territorial Sur de Madrid el día 9 de noviembre. Se desconoce por ahora si el personal docente secundará esta protesta, pero desde la dirección del colegio afirman que se sienten en "sintonía" y apoyan la demanda de la AMPA.
"No vamos a parar hasta que retiren el amianto" comentaba una de las madres. Se trata de un material potencialmente cancerígeno, que aunque se encuentra en buen estado, deja intranquilos a los padres de los 410 menores que actualmente asisten a clase en el Luis de Góngora.
Fuente: El País

No hay comentarios:

Publicar un comentario