domingo, 18 de noviembre de 2018

GESTIÓN POLÍTICA Y GESTIÓN DE LA COMUNICACIÓN POLÍTICA: NADA IMPORTA SI NO SALE EN LA TELE


Hace no muchos años se inauguró la Asamblea de Madrid en Vallecas. Era la metáfora de la igualdad, de la dignificación de una zona de la ciudad históricamente degradada. Una jeringuilla frente a una librería a 200 escasos metros de la Asamblea de Madrid es símbolo de que “nada ocurre”, es la metáfora de hoy: si no es noticia, no es un problema.

Que existe un repunte en la adicción a esta droga es una verdad a voces. Que la ludopatía se está llevando muchas vidas de personas jóvenes es ya un dato estremecedor. Que, en ambos casos, estas adicciones se están cebando en hijos/as de clases trabajadoras es casualmente otra realidad.

La responsabilidad política se mide en minutos en el telediario y en hashtag.

La principal calle del Distrito de Vallecas, a escasos metros del edificio donde se elaboran las leyes contiene uno de los volúmenes mayores de casas de juego de Europa.

Mientras tanto, se juzga, multa y condena a esos/as jóvenes que beben en la calle o que sencillamente está ahí, incluso en la acera de enfrente donde están aquellos/as que pueden consumir alcohol de manera legal en una terraza. No es apología del consumo, es otra metáfora de que es un plus ser joven y estar en la calle para tener que documentarse. Todos y todas como presuntos delincuentes, así se les enseña a encararse a su futuro. Nadie ni nada que aborde este gran problema que nos asusta, como una película de terror, porque sencillamente son nuestros/as hijos/as.

¿Dónde están esas medidas coordinadas? ¿Dónde un Plan de Choque, prevención e intervención? ¿Dónde un programa amplio de intervención en adicciones? ¿Ha calculado alguien cuánto dinero se están gastando las clases trabajadoras en acabar con las adicciones de sus hijos/as? ¿Qué hace el Ayuntamiento de Madrid para impedir la proliferación de salas de juego? ¿Por qué la Comunidad de Madrid mantiene ése silencio como si no fuera con ella?


Curiosamente, mientras se denunciaba esta situación y se formulaban estas preguntas, alguna cuenta avispada de Twitter informaba de la competencia autonómica. Si no es el problema del Ayuntamiento, el Ayuntamiento nada hace.

Crucemos los dedos y solidaricémonos con las víctimas y sus familias. Finalicemos este artículo con otra metáfora:

IS NOT JOB





No hay comentarios:

Publicar un comentario